Fútbol

Una marca que cumple 35 años

De mayo a octubre de 1980, Petrolero de Cochabamba estuvo invicto durante 21 partidos

Arriba: Desde la izquierda, Valerio Martínez, Edwin Zeballos, Roberto Servián, Jorge Camacho, Alberto Navarro y Juan Carlos Aráoz. Abajo: Alberto Ayala, Alfredo Bravo, Alberto Acosta, Édgar Castillo y Augusto Guillén.

Arriba: Desde la izquierda, Valerio Martínez, Edwin Zeballos, Roberto Servián, Jorge Camacho, Alberto Navarro y Juan Carlos Aráoz. Abajo: Alberto Ayala, Alfredo Bravo, Alberto Acosta, Édgar Castillo y Augusto Guillén. Julio Mamani.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

01:13 / 20 de marzo de 2015

En 1980 el club Petrolero de Cochabamba estableció una marca de 21 partidos invicto en un torneo de la Liga. Han pasado 35 años desde entonces sin que se haya podido superar ese registro y será muy difícil que se lo pueda quebrar. Para superarlo bajo el actual formato de “todos contra todos” un equipo no debería perder ninguno de sus 22 partidos del torneo.

Todo comenzó el 15 de mayo de ese año con el empate a un gol por bando en el estadio Hernando Siles frente a Municipal y terminó el 26 de octubre con la caída en Cochabamba ante Wilstermann (3-2). Petrolero ganó en ese lapso nueve partidos y empató 12.

Eran tiempos en los que los torneos de la Liga eran disputados por 14 equipos, “todos contra todos”. El club refinero terminó en tercer lugar —el campeón fue Wilstermann después de 26 jornadas— y la tabla final de posiciones refleja que la caída frente al equipo aviador fue su única en todo ese certamen.

El entrenador de ese equipo era Luis Terán (cochabambino), quien tenía en sus filas a jugadores de la talla del chileno Alberto Ayala, el arquero paraguayo Roberto Servián, Jorge Camacho, Omar Delgadillo, Édgar Castillo y Augusto Guillén, entre otros. Petrolero fue fundador de la Liga y gran animador de los torneos en sus primeros años, no era considerado como uno de los “grandes”, pero daba batalla y le faltó muy poco para clasificarse a una Copa Libertadores.

“Fue el momento pico que alcanzamos con el club, esa bonita historia comenzó a planificarse dos años antes con Luis Terán como entrenador. Introdujo en ese entonces una revolución en el fútbol, mucha gente decía que estaba loco porque a los punteros los transformó en volantes laterales, como ahora. En ese equipo había un equilibrio entre ataque y defensa, para todos era importante atacar y defender”, cuenta Ayala, radicado en Arica (Chile).

Uno de los partidos más emotivos de esa racha fue el que protagonizaron el 12 de octubre, frente a Bolívar. Según el recuerdo del exdelantero, la Academia se imponía 1-4 en el estadio Félix Capriles, “pero el equipo tuvo un poder de reacción notable y logramos empatar 4-4. Jugábamos convencidos de que teníamos que hacer un gol más que ellos”.

Tanto tiempo después, Terán recuerda que si bien se trataba de un equipo considerado chico, sus jugadores se encargaban de hacerlo grande. “No nos daba miedo enfrentar a las figuras de entonces, teníamos lo nuestro, había un grupo unido. Tanto jóvenes como experimentados eran ganadores”.

El 26 de octubre de 1980, cuando se disputó la jornada 22 y a cuatro del final del certamen, Wilstermann puso fin a esa racha que hasta ahora no se ha logrado superar. De acuerdo con la crónica del diario Presencia, los goles para Petrolero fueron de Caballero y Velasco, mientras que para Wilster anotaron Enríquez, Navarro y René Melgar. El cotejo se jugó ante unos 25.000 espectadores en el estadio Félix Capriles y fue arbitrado por Jorge Antequera.

El suplemento deportivo de Hoy informaba entonces que “Petrolero perdió el invicto, pero estableció un récord liguero de 21 partidos sin perder con nueve triunfos, 12 empates y 30 puntos” (en ese entonces la victoria valía dos unidades y el empate una). Su buena campaña de ese año continuó después de la derrota contra Wilster: contra Stormers, Blooming, Real Santa Cruz y The Strongest salió vencedor.

“Cómo olvidar esa campaña, por el solo hecho de ganarle al Tigre 1-3 en la última fecha nos arrestaron a mí, a Alberto Ayala y Horacio Awad. Creo que el presidente de The Strongest (el exgeneral Roberto Quinteros) se molestó porque le ganamos a su equipo y nos hizo arrestar,  así que dormimos en la Policía”, matiza entre risas Terán. En la tabla de posiciones final, Petrolero quedó en la tercera posición con 38 unidades, producto de 13 triunfos, 12 empates y solamente una caída. Wilstermann fue campeón (con 46 puntos) y The Strongest fue segundo (39).

Los datos

Para superar

En el formato actual de la Liga, un equipo no debe perder ni un partido en las 22 jornadas.

El mismo año

La racha de Petrolero fue lograda en un mismo torneo, no entre un certamen y otro.

Desapareció

Un reporte del diario Los Tiempos afirmó que Petrolero jugó por última vez un torneo de Cochabamba en 1996.

Petrolero, el equipo panetón o carretillaAlberto Ayala recuerda que por la campaña de 1980 y de otros años a Petrolero le bautizaron los jugadores de la época como panetón o carretilla. “Hacíamos torneos interesantes, pero nos quedábamos con las ganas de salir campeones, los jugadores rivales nos gastaban bromas, nos pusieron los nombres de equipo panetón porque todos nos comían a fin de año; también el de carretilla, pues éramos de una sola rueda”, matiza Ayala, quien asegura que vivió una buena época en ese club.

Al hacer un recuento de lo vivido en 1980 con el invicto del equipo, menciona que todos aportaron para ese registro “que mucha gente no debe saber y otra seguramente ya se olvidó, pero está ahí”.

Cuenta que la propuesta táctica era 4-4-2, pero rápido señala que es solo nominal esa figura. “En el fútbol los sistemas numéricos no existen, manda la dinámica, sobre todo en el momento en que se tiene el balón. Guardando las distancias jugábamos muy parecido a los holandeses que habían deslumbrado en los Mundiales de Alemania ‘74 y Argentina ‘78”.

El equipo peleó contra los grandes del fútbol nacional y a muchos “les pintó la cara”. “Cada vez que debían encontrarse con nosotros sufrían, es que corríamos todo el partido, no los dejábamos jugar. Había hacia nosotros un respeto terrible”, señala. Como en la época no había tantas cámaras de televisión había mucho roce, mucho grito sin que nadie se diera cuenta de lo que pasaba.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia