Fútbol

‘En estos 16 meses quiero sentar una base’

Xabier Azkargorta -  El Bigotón dice que tiene una deuda con Bolivia

Asegura que aún no es el DT de Bolivia, pero habla como si ya lo fuera. Está entusiasmado con volver a dirigir.

Asegura que aún no es el DT de Bolivia, pero habla como si ya lo fuera. Está entusiasmado con volver a dirigir.

La Razón / J.A. / La Paz

03:26 / 06 de julio de 2012

“No creo que falte tanto”, dijo Xabier Azkargorta al confirmar que está muy cerca de ser el próximo seleccionador nacional. Se trata “sólo de algunos ajustes económicos que se están negociando”, agregó. El vasco fue figura noticiosa ayer en el país. Su imagen apareció en varios canales y también se lo escuchó en diversas radioemisoras. No es para menos, porque se trata de un emblemático hombre de fútbol que está a punto de volver al sitio que ocupó hace casi 20 años.

— ¿Por qué se lanza a esta nueva aventura?

— Porque hay un plan de trabajo. Porque no puedo pensar sólo en lo que pasó hace años y no en lo que podría pasar, esa sería una postura excesivamente egoísta y cobarde. Lo quiero hacer porque tengo una deuda con este país, aunque también sé que por ahí me estrello con mi deuda.

— ¿Es decir que no tiene miedo a que su prestigio se vaya por la borda?

— Amigos personales me hacen cuestionamientos en sentido de que perdería mi prestigio, todo lo que he ganado, pero por esa lógica este país estaría parado. Si todos vivimos de lo hecho hace 18 años no es justo. En segundo lugar, esta posibilidad de 16 meses de trabajo, hasta que acabe la eliminatoria, no será para concentrar el equipo, jugar y ya está, pues hay un plan con muchas cosas más.

— ¿Qué cosas se pueden hacer?

— Sin perder de vista la posibilidad de clasificar al Mundial de Brasil, lo que quiero es sentar una base para que después de esos 16 meses se pueda dar continuidad a ese trabajo. No me quedaría contento si clasifico a Brasil y después tengo que esperar otros 20 años para volver a clasificar. Prefiero no ir al Mundial que viene, pero tener chance de ir a los tres siguientes.

— ¿Qué deuda tiene con Bolivia?

— Es el cariño de la gente, de los niños que ni existían en aquel momento (cuando dirigió a la selección por primera vez) y hoy te saludan y te quieren conocer. Es la necesidad de un país por alguien y quieren que ese alguien sea yo. Rajarse por comodidad o por un supuesto prestigio, que igual creo que lo puedo perder si es que no hago bien mi trabajo, sería de una persona muy cobarde, de un egoísta. Ahora bien: lo que también me parece muy de cobardes, muy de egoístas, es que están haciendo un planteamiento como si yo fuera un hombre carísimo, que no lo soy.

— Pero la Federación tiene un ‘techo’ y usted pide algo más…

— Lo que pido es un salario justo. Cuando uno tiene un trabajo, tiene un salario. Cuando uno trabaja, tiene derecho a un dinero. Pero tampoco, por el cariño que le tengo a este país, me voy a regalar. Pero no quiero hablar más de la plata, porque a todo el mundo le interesa hablar de la plata de un entrenador, pero de la plata de otra gente nadie dice nada.

— ¿Usted cree que Bolivia puede clasificarse aún al Mundial?

— Estamos a mitad del recorrido, obviamente hay una situación que son los cuatro puntos después de siete partidos. No hay duda de que se empieza con un hándicap, pero si no podemos decir que nos vamos a clasificar, tampoco nadie puede asegurar que no lo vamos a hacer. Quién me garantiza, mirando los números, que ya estamos fuera cuando todavía queda mucho por jugar.

— ¿A qué apunta su proyecto?

— En primer lugar, estoy convencido de que no se puede hacer un buen trabajo con la selección si no hay una buena relación con la Liga. Es decir la base de una selección en cualquier país del mundo es la Liga y sus clubes. Por la obligación FIFA, los clubes deben prestar a los jugadores seis días antes de cada partido; a partir de ahí si la Liga presta más días a la selección, bienvenido sea. Pero la mejor manera de preparar una selección es que los jugadores que sean de la selección compitan en una Liga bien trabajada, bien organizada y no con episodios vergonzosos como la anterior temporada en la que un equipo presentó un equipo de juveniles. Así que hay que apoyar a la Liga para que sea fuerte. Qué mejor preparación que los jugadores que irán a Ecuador participen de clásicos, en una lucha espectacular. Jugadores que estuvieron compitiendo en una apasionante final entre San José, Oriente y The Strongest jugaron contra Paraguay y curiosamente ganaron el partido. Recalco: la Liga es la mejor competición que hay.

— ¡En qué lugar está el fútbol boliviano hoy?

— En un lugar en el que el cuarto puesto de clasificación todavía está alcanzable. Y si nos toca, vamos a tratar de hacer un buen trabajo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia