Fútbol

¿Qué normas fueron vulneradas?

Ocho clubes eligieron el lunes un nuevo directorio. Según Jorge Decormis y Róger Bello, el procedimiento no es válido y presentaron una demanda

Posesión. Los dirigentes del Comité Ejecutivo de la Liga, del grupo opositor, juraron el lunes luego de la reunión llevada a cabo en Potosí.

Posesión. Los dirigentes del Comité Ejecutivo de la Liga, del grupo opositor, juraron el lunes luego de la reunión llevada a cabo en Potosí. AFKA.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

00:02 / 14 de noviembre de 2014

La elección de un directorio para la Liga, el lunes en Potosí, con el apoyo de ocho clubes, “es apócrifa”, debido a que “se utilizó un procedimiento que contraviene el Estatuto y otras normas tanto de esa institución como de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF)”.

Esos términos están incluidos en el documento presentado ante el Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) con las firmas del presidente y el secretario general de la Liga, Jorge Decormis y Roger Bello, respectivamente, mediante el cual esos miembros que se declaran “representantes legales” del Comité Ejecutivo han formalizado la denuncia contra un grupo de dirigentes por propiciar una reunión y una elección que no tienen validez.

El 6 de octubre, en Santa Cruz, el Consejo Superior de la Liga fijó la fecha y sede de las elecciones de directorio para el 10 de noviembre en Potosí. Antes de los diez días, seis clubes cursaron notas oficiales solicitando la postergación de la reunión. Y atendiendo las mismas, el Comité Ejecutivo comunicó la suspensión de la misma sin fecha, hasta después de la conclusión del torneo Apertura de la Liga.

Sin embargo, el lunes —en la fecha prevista— presidentes de cinco clubes y delegados de otros tres se reunieron en la Villa Imperial y eligieron a un nuevo directorio para la gestión 2014-2018, presidido por el dirigente de Wilstermann Fernando Humérez. Para Decormis y Bello, esa reunión ni siquiera fue convocada formalmente y su realización contraviene varias normas. En el documento al que tuvo acceso Señor Fútbol de La Razón se encuentra la explicación:

“De acuerdo al Art. 32 inc. e) del Estatuto de la Liga es facultad privativa del Comité Ejecutivo ‘convocar a reuniones ordinarias y extraordinarias de Consejo Superior’… (sic). Esta regla otorga facultad única al Comité Ejecutivo la prerrogativa de convocar a reuniones, no existiendo ningún otro organismo que pudiere atribuirse facultad de convocar y mucho menos de realizar reuniones de Consejo Superior”, señala el documento.

Según el mismo, a pesar de que la reunión estaba suspendida dos miembros del Comité Ejecutivo, los vicepresidentes Wálter Zuleta y Carlos Estrada, actuaron “en flagrante violación del Estatuto” y “se dieron a la tarea de incitar a varios clubes para hacerse presentes en Potosí, instalando una apócrifa sesión de Consejo Superior, sin dirección formal”.

La normativa indica que para un Consejo Superior “la convocatoria ‘se realizará con una antelación de diez (10) días a la fecha de su realización y será comunicada por escrito a sus afiliados, debiendo señalarse explícitamente el orden del día que será considerado…’ extremos que no se observaron en el procedimiento marginal seguido por quienes sin la existencia de convocatoria alguna, impulsaron una farsa con la instalación de un Consejo Superior y la elección de un Comité Ejecutivo completamente ilegal e ilegítimo, sin contar con una convocatoria escrita donde conste de manera clara y explícita en el orden del día, los puntos y hechos a considerarse”, por tanto “carecen de valor”.

Además, “el artículo 21 del Estatuto de la Liga señala: ‘Las reuniones del Consejo Superior serán presididas por el Presidente del Comité Ejecutivo, cuyos miembros no tendrán derecho a voto’… (sic). Por los antecedentes anotados, al margen de que esta irregular reunión no fue convocada por el Comité Ejecutivo, tampoco fue presidida por quien el Estatuto obliga, pues el Presidente no se hallaba en el recinto, y su ausencia se debió a que esta reunión no estaba planificada, convocada ni tenía perspectiva de realización”.

Según la denuncia, tampoco fue cumplido el artículo 15: “El Consejo Superior está constituido por el Comité Ejecutivo y los presidentes o representantes debidamente acreditados de los clubes afiliados” y “algunos de los clubes no acreditaron según esta norma, a sus delegados, según se desprende de la documentación adjunta” presentada ante el TJD.

Además, el Reglamento del Estatuto Orgánico de la FBF, en su artículo 14, inciso f), señala que es obligación de todo miembro de la FBF “hacer conocer oportunamente al titular la FBF la fecha, hora y orden del día de los Consejos Superiores de sus miembros”. El martes, el presidente de la FBF, Carlos Chávez, declaró que en ningún momento la federación recibió una nota oficial de la Liga que le comunicara la realización de un Consejo Superior el 10 de noviembre.

Validar ‘sería un antecedente nefasto’

Si se da validez a la reunión del lunes en Potosí y a las decisiones tomadas, sería “un antecedente nefasto” en contra de la institucionalidad liguera, según Jorge Decormis y Róger Bello. En el documento presentado ante el Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) de la Liga señalan que de ser así “en adelante ocho clubes reunidos podrán considerar que tienen suficiente quórum y asumirán decisiones por encima del Comité Ejecutivo”, además vulnerando “la normativa que rige la actividad de la entidad, poniendo en riesgo la existencia futura del ente liguero, dada esta irracional e inextensible actitud de insistir en una reunión absolutamente al margen de toda normativa, sentido común y respeto a los derechos institucionales y personales de los otros miembros de la Liga y de la propia FBF”.

Recuerdan que el artículo 8, inciso a) del Estatuto, señala: “Cumplir y hacer cumplir su propia normativa… Observar los principios de lealtad, integridad y buen comportamiento deportivo como expresión de la deportividad”.

Consideran que los actos del lunes “no solo son errores o excesos de actitud, sino que en función del art. 11 del Estatuto constituyen una suerte de violación grave del Estatuto o Reglamento de la Liga, sancionada con la pérdida de su condición de club afiliado, operada a través de las conductas marginales de sus representantes o dirigentes, que no han parado en mentir al precipitar una reunión apócrifa con la subsecuente elección de un nuevo Comité Ejecutivo, existiendo uno con ejercicio pleno de sus funciones”.

Denuncia es contra varios dirigentes

La denuncia del Comité Ejecutivo de la Liga es en contra de los dirigentes que —según Jorge Decormis y Róger Bello— “propiciaron la reunión del Consejo Superior de la entidad en Potosí, precipitando la elección ilegal de un Comité Ejecutivo”.

Los denunciados son Luis Fernando Humérez Ortiz, del club Wilstermann; Marco Antonio Ortega Berrios, de Real Potosí; Ludwing Arciénega, de Universitario de Pando; Róger Mamani, de Nacional Potosí; Gregorio Mamani Fernández, de San José; Óscar Hernández, de Nacional Potosí; Jorge Laguna, de Universitario de Sucre; Hormando Vaca Díez Jiménez, de Oriente Petrolero, y Guido Loayza Mariaca, de Bolívar, y los vicepresidentes del Comité Ejecutivo liguero, Wálter Zuleta y Carlos Estrada Salinas. Éstos “omitieron y soslayaron flagrantemente las reglas elementales y de inexcusable observancia y ejecución prevista para este tipo de eventos”.

Piden que se les “apertura el sumario deportivo que corresponde por la comisión de los ilícitos deportivos señalados, debiendo imprimirse el trámite procesal de rigor y en sentencia declarar probada la demanda en todas sus partes con la imposición de la sanción máxima prevista, debido a la trascendencia, daño y afectación que se ha hecho a la imagen, derechos e intereses del fútbol liguero en particular y de la Federación Boliviana de Fútbol en general”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia