Fútbol

De tal palo, tal astilla

San José tiene en su primer plantel a los hijos de su técnico y de su asistente. Es el único caso que se registra en el fútbol profesional boliviano

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

00:00 / 07 de octubre de 2013

Hay historias de padres técnicos e hijos jugadores cobijados bajo el techo de un mismo club; pero en  San José el caso es singular porque tanto Marcos Ferrufino, el entrenador; como su asistente de campo, Mario Parrado, tienen a sus descendientes en el primer plantel. En el país, por lo menos, es el único caso. Además los cuatro protagonistas de esta historia son orureños al servicio del club, donde los mayores estuvieron   también como futbolistas.

Ahora se escribe otro capítulo, en este caso con los hijos de ambos también como actores.

Douglas Ferrufino y Mario Parrado Alánez juegan en el mismo sector que lo hacían sus progenitores, el primero es zaguero central, y el segundo es mediocampista de marca.

Los dos fueron titulares en el partido de hace una semana en La Paz contra Bolívar y tuvieron una buena actuación. El sábado también estuvieron entre los 11 iniciales frente a Aurora.

“Somos parte de una bonita coincidencia, porque nunca antes supe de una situación similar”, señala Marcos Ferrufino.

Para evitar susceptibilidades en la hinchada pide aclarar que cuando su hijo Douglas vino a pasar un periodo de prueba el técnico era Víctor Hugo Andrada, quien le dio el visto bueno para que se quedara y debutara en el fútbol profesional con esa camiseta de la “V” azul.

“De mí sacó la actitud y la garra, pero también he visto que tiene la capacidad de salir jugando, cualidad que pocos centrales tienen”, apunta Marcos.

“Para jugar en el medio campo hay que ser responsable y correr mucho; yo lo hacía y veo que él también lo hace. Me sentí muy feliz al verlo responder de la mejor manera en un partido tan importante como el que se jugó en La Paz contra Bolívar, eso quiere decir que está avanzando”, señala Parrado padre.

La historia comenzó en 2006, cuando Marcos Ferrufino llegó al club como asistente técnico de Vladimir Soria. En el equipo de trabajo —al mando de los juveniles— ya estaba Mario Parrado, quien hoy se ha convertido en la mano derecha del DT.

“Formamos un buen cuerpo técnico, clasificamos al equipo a torneos internacionales y ahora no nos vamos a rendir, pelearemos por ganar el título del torneo Apertura”, según Ferrufino.

Parrado jugó nueve años en el club y formó parte del exitoso equipo que se clasificó a la Copa Libertadores de América en dos ocasiones, a comienzos de la década de los 90. Fue un referente, pues incluso le tocó lucir el cintillo de capitán de esos planteles plagados de estrellas.

“Trabajamos con seriedad por el club y por Oruro. Hoy queremos darle una alegría para que a fin de año la afición que nos apoya celebre”, dice Parrado padre.

San José se ha anotado en la lucha por el título y los cuatro pretenden aportar con lo suyo para hacer realidad ese deseo.

Los chicos quieren ser campeones y llegar a la Verde

Los jóvenes Ferrufino y Parrado saben lo que han hecho sus padres en el fútbol, Marcos sobre todo en Bolívar y Mario en San José. Sin embargo, también quieren hacer su propia historia y el primer objetivo que tienen es ser campeones con el conjunto que hoy integran para luego llegar a la selección boliviana.

“Mi padre me enseñó que cada uno se gana el puesto y lo hace trabajando en la semana. Soy uno más en el vestuario porque hemos separado bien el tema familiar del futbolístico. Además, sueño con la selección, con vestir esa camiseta y para eso estoy aprendiendo y trabajando con gran esfuerzo. Sé que algún día voy a llegar ahí”, señala Douglas Ferrufino.

Mario Parrado Junior no vio jugar a su papá, pues nació cuando él estaba en la última parte de su carrera deportiva. “Pero viendo fotografías, videos y lo que me contaron tengo referencias de lo que hizo mi padre en el club. Los cintillos de capitán de su época los tiene en casa y esa es una motivación para seguir”, señala. 

En el camarín también les gastan bromas, pero no ha pasado de eso. Sus compañeros de equipo los han apoyado para que en la cancha no carguen sobre sus espaldas la presión de ser los hijos de los entrenadores.

Con 20 años cumplidos el sábado, Parrado se hizo el desafío de llegar a la Verde para demostrar allí sus condiciones. “Uno siempre se traza objetivos grandes en el fútbol y uno de ellos es jugar por el país”.

Los cuatro orureños al servicio del santo

El técnico

Marcos Rodolfo Ferrufino nació el 25 de abril de 1962. Fue jugador y ahora es entrenador.

El asistente

Mario Parrado Gutiérrez nació el 12 de febrero de 1963. Fue durante años futbolista santo.

El zaguero

Douglas Rodolfo Ferrufino Rojas nació el 18 de diciembre de 1991. Se de-sempeña en la última línea.

El volante

Mario Leonardi Parrado Alánez estuvo de cumpleaños el sábado. Nació el 5  de octubre de 1993 (año en que Bolivia se clasificó al Mundial). Es mediocampista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia