Fútbol

El peor puede ser el mejor

Siempre se dice que el ganador es el mejor. ¿Lo es River en esta edición de la Copa? Hay algunas cosas que hacen dudar.

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:24 / 03 de agosto de 2015

Diecinueve años después, River Plate está jugando su quinta final de la Copa Libertadores y tras el empate (0-0) en la ida, disputada en Monterrey la semana pasada ante el mexicano Tigres, acaricia su tercera corona del torneo más importante de clubes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), a falta del lance de vuelta, pasado mañana en el Monumental de Buenos Aires.

Siempre se dice que el ganador es el mejor. ¿Lo es River en esta edición de la Copa? Hay algunas cosas que hacen dudar. Nadie olvida que comenzó su andadura en una llave en la que era favorito y logró clasificarse entrando por la ventana, gracias al “salvavidas” que le lanzó su rival de ahora, el conjunto azteca.

Si Tigres no vencía (4-5) al Juan Áurich peruano en Chiclayo, en el cierre del grupo, River no hubiera alcanzado el pase a octavos de final. No lo merecía, además, en una llave que comenzó perdiendo con el boliviano San José, que en buenas cuentas fue al único que le pudo derrotar en Buenos Aires.

El cuadro millonario fue el peor de los 16 clasificados y como último le tocó enfrentarse al mejor, su rival de toda la vida, Boca Juniors. Y esa serie de octavos no terminó como debía: River ganó en su casa 1 a 0 y el partido de vuelta, interrumpido tras el descanso, no terminó. En mesa, la Conmebol otorgó el triunfo a River, luego de que sus jugadores fueran atacados con líquidos tóxicos cuando saltaban a la cancha de La Bombonera para el segundo tiempo, estaban 0 a 0. El xeneize fue descalificado.

El gran mérito para estar a tiro de ganar otra corona fue haber sorteado al brasileño Cruzeiro mediante una magnífica reacción: perdió en Buenos Aires (0-1) pero ganó en Belo Horizonte. Luego, en semifinales, el paraguayo Guaraní no fue un gran escollo.

River tiene algunas cosas con las que puede justificar el hecho de estar a tiro de llevarse el título: su técnico, Marcelo Gallardo, que lo hizo renacer. Aquella fase de cuartos, cuando no se cayó tras perder como local y demostró su gen ganador como visitante. Algunas individualidades, entre ellas el delantero Lucas Alario. Y no hay duda que para ser campeón nunca cae mal una cuota de suerte —a veces una bien grande— que el de la banda roja la tuvo, justo ayudado por Tigres.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia