Fútbol

Con un peso y en un tren - Rubén D. Atahuichi

La Razón / La Paz

01:41 / 19 de marzo de 2012

Cómo habrá disfrutado la hinchada esas primeras glorias en 1955. Quizás coreando los nombres de los hermanos Humberto y Jacinto Murillo, y Juan Pedro y Silvano Valdivia o el recordado Armando Escóbar, baluartes de aquel San José de los llamados Húngaros bolivianos.

Esa euforia, repetida una y otra vez en el viejo césped del Oruro Royal, su eterno rival, había multiplicado voces y sentimientos de a miles, año a año y de cancha en cancha. Tres décadas después, en las lides de 1991 y 1992 (de los primeros subcampeonatos ligueros) esas emociones hicieron de la hinchada, si no la más grande, la más fiel del país.

▶▶▶ Eran tiempos con otros nombres, Valencia, Galarza o Rioja, en los que los seguidores hacían todo lo posible por seguir al club, con los últimos pesos y en los vagones de tren.

Desde los 90 de algarabías, no hay estadio en el que no falte una V azulada o decenas. Somos locales en todas las canchas, y cierto. Cuando el primer título llegó en 1995, con Cossío, Villegas, Paniagua, Alves o Campos, y el Cata Roque, una columna de miles acompañó en seis horas el cortejo desde Caracollo a Oruro.

▶▶▶ Pero la desazón no estuvo ausente, cuando en 1999 descendió ante Mariscal Braun, situación que, sin embargo, puso a prueba a los seguidores, que se instalaron un año entero en el fútbol de asociación.

Con dos títulos (1995 y 2007), ese Santo del hoy poco recordado minero Harry Keagan es uno de los grandes del fútbol nacional. Créanme por Dios y la Virgen del Socavón.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia