Fútbol

De portero a gerente

Fernández José Carlo fue uno de los mejores goleros en el país. Su nueva función es la de gerente deportivo.

José Carlo Fernández en su oficina de BAISA SRL, la faceta que vive hoy, diferente a su carrera como arquero.

José Carlo Fernández en su oficina de BAISA SRL, la faceta que vive hoy, diferente a su carrera como arquero. Foto: Miguel Carrasco

La Razón / Jaime Ayllón

02:38 / 25 de junio de 2012

La gerencia deportiva es un cargo relativamente nuevo en el fútbol boliviano. Fue implementada hace años copiando —casi siempre mal— a otros países. Hoy, pocos clubes de la Liga se animan a darle importancia a esa figura cada vez más necesaria. Oriente, con Carlos Aragonés, y Bolívar, con José Carlo Fernández, son dos de ellos.

¿Qué hace un gerente deportivo? “Soy el nexo —responde el Gato Fernández— entre dirigentes, cuerpo técnico y plantel de jugadores. Soy la persona que debe solucionar los problemas que se vayan a presentar en algún momento”.

Fernández fue uno de los buenos guardametas del fútbol boliviano: aparte de actuar en el ámbito liguero y de integrar la selección nacional, también jugó en bastantes clubes del exterior.

Para él, el cambio de jugador a gerente fue rápido. Decidió dejar la práctica activa y poco después ya tenía un nuevo trabajo.

“Apareció don Marcelo Claure (presidente de BAISA SRL) que me abrió las puertas, conversamos y de inmediato asumí, así que no sentí el hecho de estar alejado de las canchas. Cuando me retiré, a los tres días ya estaba trabajando, así que no tuve tiempo para extrañar lo que era asistir a un entrenamiento, a un partido, a una competencia. Ahora sigo de cerca todos los campeonatos”.

Como gerente deportivo, en Bolívar ha asumido un importante rol, sobre todo para la contratación de entrenadores y futbolistas. Es quien inicia los contactos y encamina las negociaciones. Una vez hecho ese trabajo, el resto es de los dirigentes.

“La experiencia de haber jugado en tantos países ayuda mucho, gracias a ello tengo contactos, conexiones y amistades que me permiten hablar con mucha gente y dar a veces sugerencias o, en muchos casos, como el que me sucedió recién con el actual entrenador Miguel Ángel Portugal, tener alguna relación, porque a él lo conocí en 2000 cuando era el técnico del Córdoba español y yo, un jugador de ese club”.

En la tarea específica de Fernández también debe haber una dosis de su iniciativa para poner sugerencias sobre la mesa. Eso no quiere decir que sea el hombre clave para contratar.

“Yo traigo la información, la planteo al directorio, a don Guido Loayza, a Marcelo Claure, al comité de fútbol. El señor Loayza, con tantos años de experiencia, tiene a veces otros contactos y entre todos hacemos una valoración y se determina los pasos a seguir en materia de refuerzos. Lo bueno es que la opinión de todos es tomada en cuenta y, al final, quien define es Marcelo Claure”.

En estos tiempos, tareas de esa naturaleza van de la mano con la tecnología. Sin ella no se podría contar con el material necesario a la velocidad requerida.

“No solamente videos se pueden llegar a observar, la internet es vital para hacer los contactos, sacar datos y conocer todo; sin embargo, lo mejor que uno tiene como herramienta es el contacto directo, es la manera de saber con quién estás tratando, su conducta, su forma de trabajar, detalles que son importantes porque en fútbol no solamente es ingresar a un terreno de juego y disputar un partido, también uno tiene que conocer a la persona para ver si puede adaptarse rápido a las exigencias que se le van a imponer”.

Contratar no es fácil. Hay una serie de detalles. La idea, por supuesto, es no equivocarse. Sin embargo, el margen de error existe, puede ser grande o pequeño, pero es inevitable.

“Como en todo el error existe porque somos seres humanos, mucho más en un medio como el nuestro. Por ejemplo, un futbolista puede tener antecedentes de que en determinado torneo convirtió 30 goles, pero puede que aquí no haga nada de eso porque no se adapta al medio y eso provoca que no responda a las exigencias. Tomar una decisión también implica riesgo y para no cometer errores o minimizar el porcentaje, hay que analizar bastante o a veces aplicar el adagio de que es mejor un conocido que alguien por conocer, por más que tenga una gran hoja de vida”.

Fernández considera que la gerencia deportiva de a poco irá entrando en el fútbol boliviano. El hecho de que Oriente y Bolívar hayan dado ese paso ya es un buen comienzo.

“Creo que ahora también se dio la posibilidad en Blooming, pero desde mi punto de vista este cargo tiene que desempeñarlo alguien que jugó, que conoce el fútbol desde adentro, que tuvo mundo y recorrió otros escenarios. Algunos piensan que por ser amigo de los jugadores es bien fácil; no es así, también tiene su lado complicado y difícil,  porque a veces (los futbolistas) te exigen más, entonces hay que saber diferenciar entre la amistad y el trabajo”.

En otros países la gerencia deportiva es toda una profesión. Pasa, también, por una buena preparación en las aulas, al margen de las vivencias en la cancha.

Fernández tiene algo de todo eso. “Jugar en varios países tuvo réditos a nivel personal. En Estados Unidos egresé de la carrera de Economía y Marketing, en Chile  hice el curso de Gerencia Deportiva y actualmente sigo preparándome haciendo un masterado en el Instituto Johan Cruff, en

España, buscando aprender más no solamente en teoría sino en la práctica”.

El Gato dice que el anterior técnico celeste, Ángel Guillermo Hoyos, le dejó una gran enseñanza en la práctica, por la forma de trabajar, “y ahora lo tengo a Miguel Ángel Portugal, que desempeñó esta función (la de gerente deportivo) en Real Madrid, entonces también con él  asimilaré nuevos conceptos”.

Un salto en su vida

Arquero

José Carlo Fernández nació en Santa Cruz de la Sierra, el 24 de enero de 1971. Como guardameta jugó en Bolivia, Colombia, Estados Unidos, España, Chile, Perú y Venezuela.

Gerente

Después de retirarse del fútbol, asumió la gerencia deportiva de Bolívar. En Estados Unidos, egresó de la carrera de Economía y Marketing; en Chile, hizo el curso de Gerencia Deportiva.

Hizo una buena carrera en el fútbol

José Carlo Fernández se retiró del fútbol cuando tenía 39 años. “Lo hice vistiendo la camiseta de Oriente, en mi último partido atajé un penal, ganamos el título y ahí, sin pensarlo dos veces, consideré que era el momento justo para dejar la práctica activa y así lo hice”.

Fue un producto de la Academia Tahuichi. Jugó en Oriente, Destroyers, Blooming, Bolívar y Universitario, en el país. En el exterior, Veracruz (México), Córdoba (España), Revolution (MLS Estados Unidos), Independiente Santa Fe y Deportivo Cali (Colombia), Universidad y Melipilla (Chile), José Gálvez (Perú) y Deportivo Italia (Venezuela).

“Fue una carrera perfecta, la verdad es que no le puedo pedir más a Dios, a la vida y al fútbol”.

A diferencia de otros exfutbolistas, no se animó a ser director técnico o preparador de arqueros. “No hubiera funcionado, lo mío estaba orientado a la gerencia deportiva, ya que me gusta estar en contacto con el jugador, me gusta llevarme bien con todos; es verdad que uno no es monedita de oro para brillar ante todos, pero considero que soy una persona que no tengo resentimiento con nada, soy abierto, me gusta escuchar, asimilar mis errores y si es necesario disculparme, lo hago; soy un cruceño que vino a tierra paceña, a un club paceño, y me siento feliz además por el respaldo que me da la dirigencia celeste y la hinchada de Bolívar”.

José Carlo Fernández está al día con el club y su nuevo trabajo. Sigue haciendo fútbol, aunque de otra manera. Y quiere ser tan exitoso como lo fue custodiando el arco.

“Siento que tengo mi estrella, me siento conforme por lo que hice en el fútbol, me fue bien y ahora quiero seguir aportando, sumar y aprender nuevas cosas en esta función”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia