Fútbol

La Razón (Edición Impresa) / Lorenzo Carri

00:03 / 25 de febrero de 2013

El trágico episodio de Oruro, de tanta repercusión internacional, es otro capítulo de uno de los tantos males que aflige, especialmente, al fútbol sudamericano, y por lo tanto al nuestro.

Empecemos por decir que la Confederación Sudamericana reaccionó tarde porque apenas un año atrás aprobó un código disciplinario y nombró una comisión especial para casos como éste.

Entretanto, y desde hace mucho tiempo, los medios de comunicación, especialmente la televisión que tiene cámaras y tiempo disponibles antes de los partidos, se prodigan en el esfuerzo de mostrar y alabar el “colorido, el pintoresco, el impresionante espectáculo de las tribunas”, especialmente en cotejos nocturnos, y entonces otros hinchas, de otros lugares, intentan superar lo visto en la Tv. Y cuando en tribunas repletas se manejan elementos pirotécnicos, algunos realmente peligrosos, no puede sorprender que haya heridos (fatalidad dijo el presidente de Corinthians) o algo más triste en fiestas como Año Nuevo o la noche de San Juan.

Siguen pendientes algunas preguntas en nuestro fútbol:

¿Se efectúa el suficiente control policial en las puertas de ingreso? Si es así… ¿de dónde salen tantos cohetes, petardos y elementos peligrosos?¿Los clubes se mantienen al margen de los principales grupos de hinchas? ¿No ayudan, no aportan, no solventan nada?

Las respuestas no resucitarán al infortunado Kevin, pero nos ayudarán a ser un poco más sinceros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia