Fútbol

El pueblo atigrado se lo merece

Alegría Recuerdo con nitidez la apoteosis de la hinchada   cada vez que el equipo salta al gramado de Miraflores

Celebración de jugadores

Celebración de jugadores

La Razón / Julio Peñaloza - La Paz

02:56 / 10 de diciembre de 2012

Hace 40 días que se fue de este mundo la más atípica y maravillosa futbolera que haya podido conocer.  Se llamaba Daisy Bretel Yutronic y acudió junto a mi padre al Hernando Siles en 1963 mientras llevaba en su vientre a mi hermano Marco. Transcurridos los años, mamá dejó de ir a la cancha, pero jamás se desconectó de nuestra devoción familiar por el Tigre, ahora primer tricampeón de la Liga del Fútbol Boliviano, ya que jamás dejaba de ofrecernos su pálpito para cada partido con una altísima probabilidad de acierto.

Tuve la felicidad de acompañarla cotidianamente el último año de su vida y como su casa está en un piso 17 de la avenida Busch, cuando se juegan partidos nocturnos, las luces del estadio de Miraflores encandilan el departamento y se pueden diferenciar las rumorosas olas verbales cuando hay “peligro de gol” y cuando alguna de las hinchadas celebra uno. Para añadirle clima festivo, Daisy tenía un receptor de radio muy cerca suyo, que sólo encendía para confirmar las pifiadas o los goles anotados mejor si eran del Tigre.

Es en este ambiente que esos condimentos, constantes en mi casa, han dejado de ser tales porque nuestra queridísima y entrañable adivinadora ha partido y por ello la mezcla de sensaciones me aturde en alguna medida: Paciencia y resignación, mamá estaría feliz, en primer lugar por papá y luego por nosotros, sus hijos, por el empate conseguido contra Real Potosí que le permite a The Strongest festejar un tercer torneo consecutivo que lo habilita para jugar las siguientes versiones de Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

A la hora en que tecleo estas líneas, los estronguistas de La Paz están movilizados, celebrando por el centro de la ciudad y otros muchos suben al aeropuerto de la ciudad de El Alto para recibir ondeando banderas y vivando al Tigre al equipo que tiene previsto arribar alrededor de las 21:00. Mientras tanto, miro desde la ventana la curva sur oscurecida por la hora, pero recuerdo con nitidez la apoteosis de la hinchada cada vez que el equipo, encabezado por Pablo Daniel Escobar, salta a la grama de Miraflores y constato nuevamente que el fútbol es un elemento constitutivo de nuestras identidades colectivas e individuales, que ser hincha de uno u otro cuadro está vinculado a unas características distintivas y al sentido lúdico de confrontación que lo hace más emocionante, en tanto recordamos siempre con mayor fruición los éxitos frente el adversario histórico con el que se jugará el domingo 16 de diciembre para cerrar el campeonato y luego dar la vuelta olímpica. Mejor regalo de cumpleaños que ése, imposible.

Nunca hubiera imaginado que la tristeza y la nostalgia pudieran convivir sin entorpecerse con la felicidad y la algarabía, y es esa mezcla de sentimientos la que me tiene algo desconcertado y ahora más convencido que antes acerca de las fuentes de energía con las que nos alimentamos a diario, en mi caso durante cinco décadas, de las que hoy tengo agolpados miles de maravillosos recuerdos, entre los que atesoro el “The Strongest levanta tu corazón” que pronunciara nuestro presidente eterno, Rafael Mendoza, cuando inauguraba el estadio de Achumani hace más de tres décadas.

Hoy la conexión entre los hinchas y el equipo es fortísima. Y por ello es bueno y necesario que el fútbol esté provocando una algarabía del pueblo atigrado que esta vez tuvo a su equipo sentando supremacía en el torneo liguero casi de principio a fin. Con la obtención de este título retorno a los recuerdos más remotos de mi infancia, incluida esa fiesta de mi quinto cumpleaños cuando boté de mi casa a todos los chicos que osaron afirmar que eran hinchas del Bolívar y mamá tuvo que abrir la puerta, previo regaño a su hijito mayor. ¡Salud TRIgre!

A lo Tigre, pero sin sufrir como (casi) siempre

Eduardo Villegas ha dado una lección continua e ininterrumpida de profesionalismo al frente de la dirección técnica de The Strongest. Conocedor de las claves del fútbol desde la perspectiva de su impacto social, ha declarado lo que debía y ha sabido hacer silencio en el momento preciso. ▶▶▶Nunca una palabra demás, siempre protegiendo la intimidad del vestuario, tirando buena onda a la hinchada, el cochabambino ha logrado su segundo campeonato al hilo y seguramente ya empieza a dibujar las necesidades para consolidar un excelente grupo que desterró la joda como rasgo predominante, para convertirse en un equipo donde la solidaridad y el apoyo entre unos y otros se nota a la legua. ▶▶▶Esta tónica le ha permitido al Tigre sufrir mucho menos, y no tener que someterse a las crispaciones propias del equipo sufridor,  provisto de empuje y espíritu de lucha. Hoy los atigrados pueden pensar seriamente que cuentan con un equipo provisto de una clara propuesta futbolística.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia