Fútbol

‘La revancha’, el título del día después en 1978

Estas páginas transportan, con la redacción de Hoy Deportivo, a lo que fue el primer clásico

Jorge Lattini convierte el gol de la victoria para The Strongest.

Jorge Lattini convierte el gol de la victoria para The Strongest. Periódico Presencia.

La Razón (Edición Impresa) / Hoy Deportivo / La Paz

03:26 / 02 de mayo de 2016

The Strongest ganó el clásico del domingo y tuvo una doble revancha: contra mucho tiempo de hegemonía celeste, y contra un partido que en cierto momento se dio vuelta dramáticamente. Fue un clásico áspero, pero no sucio. Un cotejo intenso, aunque con pocos momentos de fútbol destacado.

The Strongest implantó su superioridad.  Bolívar optó por defender; marcar a presión, y contragolpear esporádicamente. Los atigrados hicieron más que su rival, y el clásico tuvo un nuevo dueño.

El partido

Primer tiempo nervioso, de mucha marca y sin goles. The Strongest asomó desde el principio con mayores posibilidades para convertir: al minuto y ante pase de Mezza, Lattini llegó con peligro. Las acciones de ese tipo se repetirían, aunque conviene anotar, en justicia, que nunca causaron estragos en la defensa celeste. La acción más riesgosa (27 minutos) nació en un largo pase de Bastida que Mezza cabeceó, desviado, cuando Arturo Galarza salía a tapar.

Pero la acción más clara de gol, tuvo lugar en el arco stronguista, porque Lugo, colocado muy lejos, ensayó un remate con pierna izquierda, y el balón dio en el poste.  En la segunda etapa, Bolívar pareció más resuelto durante los primeros minutos. Y un ataque de Lugo, con varias gambetas, terminó en falta clara de Concha Algarañaz (los atigrados protestaron mucho) y en penal para Bolívar.

Ricardo Troncone ejecutó y marcó el tanto. The Strongest supo asimilar el golpe y fue a buscar el empate. Lo consiguió tras un centro de Cañellas (por encima de Arturo Galarza) que cabeceó Mezza y la pelota rebotó en el poste. Bastida, a centímetros de la línea, logró la igualdad.

Fueron parejos y nerviosos los minutos siguientes, hasta que llegó el segundo y definitivo gol de los aurinegros. Bastida dio un pase fuerte a Lattini, éste (según confesión hidalga del jugador) intentó un pase al centro, pero su toque pasó por encima de Lima. Lattini reaccionó muy bien, y quedó solo ante Arturo Galarza para derrotarlo con un remate cruzado.

La victoria estaba escrita. La última oportunidad de Bolívar —una jugada muy bien hilvanada por Aragonés y Gallo— terminó con un remate del mediocampista que salió con el balón elevado. Y a otra cosa. A esperar la revancha del 5 de febrero.

La caída del invicto

Durante 2 años, 5 meses y 27 días, Bolívar no conoció la derrota como local en partidos oficiales. El notable récord finalizó al perder ante The Strongest en el clásico. Bolívar había sido derrotado por última vez el sábado 19 de julio de 1975, cuando jugando por el torneo paceño, lo venció Ferroviario 3-1. Desde aquel día, la Academia jugó 74 partidos, con 62 triunfos y 12 empates.

En ese lapso exitoso, los celestes marcaron 195 goles y soportaron 34 caídas de su valla. El tiempo del invicto ha finalizado, pero Bolívar escribió una página muy especial —y difícilmente igualable— en la historia del fútbol nacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia