Fútbol

Seleccionadores, ¿a cuál mejor o a cuál peor?

Revisadas las estadísticas, la última campaña que condujo precisamente Baldivieso y la del argentino Jorge Habegger, en su segunda vez como DT, fueron las que menos éxitos lograron en la fría suma de resultados en partidos oficiales.

Los entrenadores de la selección boliviana de 1996 a 2016.

Los entrenadores de la selección boliviana de 1996 a 2016.

La Razón Digital / Rodolfo Aliaga / La Paz

14:42 / 19 de julio de 2016

Concluida la corta gestión de Julio César Baldivieso, quien duró 10 meses al mando de la selección boliviana, suman 14 los entrenadores titulares que asumieron esa responsabilidad tomando en cuenta los últimos 20 años, tiempo después de la notable campaña entre 1993 y 1994, que llevó a Bolivia al Mundial de Estados Unidos.

Revisadas las estadísticas, la última campaña que condujo precisamente Baldivieso y la del argentino Jorge Habegger, en su segunda vez como DT, fueron las que menos éxitos lograron en la fría suma de resultados en partidos oficiales, mientras que la del español Antonio López fue la mejor si se toma en cuenta la cantidad de partidos, aunque mejor porcentaje tiene Carlos Trucco, en apenas dos cotejos.

Habegger acumuló solo un punto en tres compromisos en las eliminatorias rumbo al Mundial de Japón-Corea del Sur 2002, mientras que Baldivieso sumó tres unidades en nueve encuentros (seis por eliminatorias para Rusia 2018 y tres en la Copa América Centenario en EEUU).

En estas últimas dos décadas el técnico que cosechó mejores resultados fue el español Antonio López, quien llegó al país como ayudante de Xabier Azkargorta para las eliminatorias al Mundial de Estados Unidos 1994. El cordobés dirigió 19 encuentros ya como DT de la Verde, sumando nueve victorias y dos empates en el marco de las clasificatorias al Mundial de Francia 1998 y la Copa América de 1997 que Bolivia organizó y obtuvo el segundo lugar, acumulando un total de 29 puntos.

Baldivieso dirigió nueve cotejos y su balance de tres puntos ganados es gracias a los conseguidos ante Venezuela por la tercera fecha de las clasificatorias (4-2).

Entretanto, Habegger estuvo al frente del seleccionado en tres compromisos correspondientes a las eliminatorias al Mundial de Japón-Corea del Sur 2002 y solo consiguió un empate ante Chile en Santiago por la fecha 14. Cayó goleado ante Paraguay y Ecuador, en ambos casos por 5 a 1, el último de esos encuentros en La Paz, que derivó en su inmediata destitución.

Sin embargo, cabe mencionar que el estratega rioplatense tuvo una mejor cruzada en su primer ciclo (1989) en el que estuvo muy cerca de llevar a Bolivia al Mundial de Italia 1990. En esa empresa sumó nueve puntos y no pudo clasificar a la selección a esa cita ecuménica por diferencia de gol; Uruguay se erigió con ese cupo mundialista.

El primer entrenador en esta etapa (1996-2016) fue el montenegrino Dusan Draskovic, quien asumió en 1995 y comandó en tres cotejos a Bolivia en las eliminatorias al Mundial de Francia 1998. Alcanzó cuatro puntos merced a una victoria ante Venezuela (6 a 1) y un empate con Perú (0 a 0); fue despedido y en su lugar asumió López.

Después del español llegó el argentino Héctor Veira, quien arribó al país con la premisa de llevar a Bolivia a un nuevo Mundial y promocionar nuevos valores. Venía con los pergaminos de dirigir a clubes de renombre en Argentina (River Plate, Boca Juniors y San Lorenzo de Almagro) y en su palmarés figuraba el haber obtenido una Copa Libertadores de América y una Copa Intercontinental con River.

Pero Veira duró solo seis cotejos y no llegó a disputar un solo partido de eliminatorias, solo dirigió en la Copa América de Paraguay 1999 y la Copa Confederaciones de México el mismo año.

En ese lapso consiguió cuatro empates, dos por la Copa América (ante Paraguay y Japón) y dos por la de Confederaciones frente a Egipto y Arabia Saudita), llevándose como saldo esos cuatro puntos.

Entonces llegó el turno de Carlos Aragonés, un reconocido exfutbolista boliviano, quien había conformado los cuerpos técnicos de Azkargorta en 1993 y el Mundial de 1994, el de Draskovic y el de Antonio López. Además había dirigido a la selección boliviana Sub-20 en 1995.

Carlos Aragonés tomó las riendas del equipo poco antes del debut ante Uruguay en las eliminatorias rumbo a Japón-Corea del Sur 2002.

La campaña del profesional boliviano tuvo como saldo 3 victorias, 4 empates y 9 derrotas en 16 partidos durante las clasificatorias a ese Mundial y la Copa América de Colombia en 2001.

Después asumió funciones Jorge Habegger y luego de la salida del argentino arribó el exarquero de la selección en el Mundial de Estados Unidos 1994, Carlos Leonel Trucco, bajo su mando Bolivia no supo de derrotas en partidos oficiales. Le ganó a Brasil (3 a 1) y empató con Perú (1 a 1), ambos cotejos por las eliminatorias a la cita mundial asiática.

Pese a los buenos resultados por los que su porcentaje es mayor, Trucco no continuó como DT, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que tenía como presidente a Wálter Castedo, decidió recurrir a la experiencia del uruguayo naturalizado chileno Nelson Acosta para encarar el nuevo proceso desde 2003.

Con Acosta, que había clasificado a Chile al Mundial de Francia 1998, Bolivia disputó cinco partidos de carácter oficial, todos por las eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006.

Ganó un cotejo, a Colombia (4 a 0), y perdió cuatro: con Uruguay (5 a 0), Argentina (3 a 0), Venezuela (2 a 1) y Chile (2 a 0).

Para la sexta jornada del certamen clasificatorio la FBF contrató al experimentado director técnico nacional Ramiro Blacut, una de las glorias del sudamericano de 1963 y quien ya había dirigido al equipo nacional en anteriores competiciones.

Blacut estuvo al frente en nueve encuentros por las eliminatorias y la Copa América de Perú en 2004. En este último certamen sumó una sola unidad (empate 2 a 2 con Perú), mientras que por la primera competencia salió ganador en dos cotejos, igualó en dos ocasiones y cayó en los restantes tres. En total acumuló nueve puntos.

Ovidio Messa fue el elegido para reemplazar a Blacut y encarar el resto de las eliminatorias. El DT boliviano llegaba con buenos augurios de renovación; consagrado como uno de los mejores futbolistas del país durante su trayectoria profesional, venía con el antecedente de haber dirigido algunos clubes ligueros y de apoyar al cuerpo técnico de Héctor Veira; también estuvo al frente de algunas selecciones juveniles.

Messa en la selección mayor dirigió siete juegos con una victoria (3 a 1 a Venezuela), un empate (1 a 1 con Brasil) y cinco derrotas (con Argentina, Chile, Paraguay, Ecuador y Perú); el saldo fue de cuatro unidades.

Las eliminatorias a Sudáfrica 2010 se encararon con nuevo responsable técnico, Erwin Sánchez, otro exintegrante de la selección que clasificó al Mundial de EEUU 1994. Sánchez fue el primero, desde Azkargorta, en dirigir todo el campeonato eliminatorio. Además comandó al equipo en la Copa América de Venezuela 2007.

En total fueron 21 cotejos con cuatro victorias (a Paraguay, Perú, Argentina y Brasil), cinco empates y 12 derrotas, lo que significó 17 puntos.

Otro exmundialista, Gustavo Domingo Quinteros, asumió el reto de llevar a Bolivia a su segundo mundial. La FBF lo designó para afrontar las eliminatorias rumbo a Brasil 2014 y la Copa América de Argentina en 2011.

La hinchada nacional se motivó con la asunción de Quinteros, quien venía con el antecedente de consagrarse campeón boliviano con Blooming, Bolívar y Oriente Petrolero entre 2008 y 2010; pero la historia del seleccionado tricolor no fue diferente.

El argentino naturalizado boliviano manejó los destinos de la Verde en nueve encuentros (tres de ellos por Copa América).

Acumuló cinco puntos, por un triunfo (a Paraguay 3 a 1), dos empates (ambos con Argentina) y seis derrotas.

Dejó su cargo, por mutuo acuerdo con la FBF, luego de la sexta fecha de eliminatorias, y su lugar fue ocupado por el histórico Xabier Azkargorta.Con el vasco Bolivia disputó 10 partidos oficiales, todos por el camino a Brasil 2014.

Le ganó a Uruguay (4 a 1), empató con Perú, Argentina, Venezuela, Ecuador y nuevamente con los incaicos, pero sufrió cuatro derrotas (con Ecuador, Colombia, Chile y Paraguay).

De cara a la Copa América de Chile 2015, Bolivia volvió a cambiar de entrenador. El exgolero Mauricio Soria se hizo cargo. En el torneo internacional dirigió cuatro compromisos con un saldo de una victoria (3 a 2 a Ecuador), un empate (0 a 0 con México) y dos derrotas (5 a 0 con Chile y 3 a 1 con Perú).

Pese a clasificar al combinado nacional a una segunda fase después de 18 años (la última había sido en 1997 cuando llegó a la final que perdió con Brasil) fue destituido por dificultades con la dirigencia.

Antes del inicio de las eliminatorias a Rusia 2018, Julio César Baldivieso fue designado seleccionador para hacer frente este certamen y la Copa América Centenario en Estados Unidos.

Cabe mencionar que durante estos 20 años hubo cinco interinatos: Vladimir Soria (un partido amistoso en 2002), el uruguayo Wálter Cata Roque (un encuentro amistoso en 2003), el argentino Dalcio Giovanoli (un amistoso en 2010), el nacional Eduardo Villegas (tres amistosos en 2010) y el también argentino Néstor Clausen (dirigió otro en 2014).

(De izq. a der) Dalcio Giovanoli, Vladimir Soria, Wálter Roque, Eduardo Villegas y Néstor Clausen.

En casi 20 años, 19 entrenadores (tomando en cuenta los interinos) pasaron por la selección nacional para afrontar seis eliminatorias, siete Copas América y una Copa América Centenario.

(19-07-2016)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia