Fútbol

La suerte juega - Julio Peñaloza Bretel

La Razón / La Paz

03:24 / 27 de abril de 2012

Travesaños y parantes son parte del rectángulo verde. Juegan a favor o en contra,  pero forman parte de las incidencias de cualquier partido de fútbol, así como pueden hacerlo las malas decisiones arbitrales que eventualmente inciden en el resultado final. La suerte puede ponerse a favor un día y liquidar un sueño la próxima vez,  como le sucedió a Messi que por asegurar su ejecución de penal la puso fuerte, alto y al centro… y pegó en el larguero para que Barcelona le dijera adiós a la Champions League  o como le sucedió a Jhasmani Campos que disparó, pegó en el palo y el rebote en la espalda del arquero del Santos permitió a Bolívar la apertura del marcador.

Cada vez que empiezan a hacer de las suyas los cultores del facilismo, los lugares comunes y las conclusiones apresuradas, hago lo posible por volver a mirar las imágenes de cada partido a fin de constatar cuánto de cierto y cuánto de disparate hay en afirmaciones como “el Barcelona ha cumplido un ciclo, comienza a transitar la parte descendente de la curva con su eliminación de la Champions”. Y aquí me pregunto, qué partido vieron los lectores que basan sus apreciaciones finales en el resultado, esos que abundan como plagas en la televisión y distorsionan las cosas.

El Barça puso contra las cuerdas al Chelsea. Jugó con la incisividad de siempre y la precisión técnica de sus creativos para avanzar lo más cerca posible de la meta contraria, perdiendo un penal en el travesaño y un remate al poste, ambas acciones malogradas a cargo de Messi  que pudieron ser definitivas para haber generado otro resultado. Los ingleses, cual si de equipo italiano se tratara, aguantaron, y entre su capacidad de destruir la propuesta culé más la falta de puntería para definir de los locales  —y la suerte de los palos—, encontraron en un par de perfectos contraataques, las ocasiones propicias para anotar e inscribirse en la final que deberán disputar en el Allianz Arena de Múnich el próximo 19 de mayo contra el Bayern de Múnich. En resumen, el Barça jugó con la misma categoría de siempre, ceñido a su ideario, pero las contingencias del juego, incluido el azar, dieron lugar a un resultado que no refleja el despliegue expuesto por los protagonistas del partido.

Hago esta introducción para decir que no es fácilmente encontrable la visión de la que soy invariable militante machacando siempre con que es siempre bueno separar la calidad del juego del resultado final,  y esto a propósito del magro triunfo de Bolívar frente al Santos en el que volvieron a ponerse en evidencia las limitaciones de una academia muy esforzada por encontrar un patrón de juego, pero tremendamente limitada por su propia plantilla, tanto en defensa como en ataque.

Tiro libre ejecutado por Jhasmany Campos, palo, rebote en la espalda del arquero Rafael, gol.  Momento inicial con apertura tempranera del marcador en la suerte-mala suerte separada por fracciones de segundo, pues el poste salva al Santos, pero al pegar el balón en la espalda del meta luego de estrellarse en el parante, se introduce en el arco. Santos queda salvado por el palo, y a continuación condenado por el rebote que a su vez se convierte en intervención de la fortuna para que Bolívar selle el 1-0.

Bolívar es un equipo que tiene enormísimas limitaciones y dos de ellas —su falta de prestancia para defender y su persistente falta de profundidad— han sido compensadas hasta ahora por la afinada puntería de media distancia y la buena preparación de pizarrón para convertir un par de cabezazos en armas definitorias, acciones en las que sobresalieron hasta ahora, en esta versión de Copa Libertadores, Lorgio Álvarez, Wálter Flores, de manera más rotunda Jhasmany  Campos, y en los balones aéreos Edemir Rodríguez y Pablo Frontini. 

Retornado a media máquina Ferreira para salir nuevamente lesionado y Cantero poco asistido para perfilarse dentro el área frente a los rivales, a los celestes no les queda otro camino que compensar la falta de variantes de llegada, con los zapatazos fuera del área, y las ejecuciones a balón detenido,  dejando claro que esa pretendida elaboración del juego a partir del toque es sofocada no sólo por la labor defensiva de los adversarios, sino por sus propias carencias de explosión y cambio de ritmo para establecer la ventaja que se necesita en torneos internacionales en los que se hace urgente ganar por dos o más goles de diferencia.

Lo interesante de este panorama es que con todas esas limitaciones que hacen de Bolívar uno más de los equipos sudamericanos con presencia internacional, y teniendo al último campeón, Santos, al frente, viaja al Brasil con muy buenas posibilidades de avanzar a cuartos de final si nos atenemos a que su principal referente, Neymar, se deja absorber por el malabarismo antes que por el juego colectivo y si bien hay diferencias en lo que concierne a calidad individual, el ardor de cada pugna iguala las cosas hacia abajo como quedó demostrado el miércoles por la noche en el Hernando Siles, con el antecedente de la muy dificultosa victoria obtenida contra The Strongest en su estadio de Vila Belmiro (2-0) la semana pasada.

Ha tenido suerte Bolívar frente al Santos y los celestes saben hacer buen uso de lo accidental y fortuito. Para jugar como visitantes sabemos que salen mentalizados a plantarse en la cancha con la misma vocación que cuando deben hacer respetar su localía, y ése será a la larga el principal aporte de su técnico, Ángel Guillermo Hoyos, que con este trabajo de mentalización ha logrado que el equipo pueda imponerse frente al Junior de Barranquilla en la fase de grupos y empatar frente a la ‘U’ Católica de Chile. Pero si a la suerte no se la ayuda procurando mayor rigor en la marca  y mayor vuelo para atacar, estaremos otra vez ante resultado conocido. Pasar a una nueva fase luego de doce años, ya es un logro; conseguir llegar a cuartos de final eliminando a los brasileños, ya serían palabras mayores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia