Fútbol

Una victoria para ilusionar

La selección cerró el año con un triunfo sobre Venezuela. Hubo pasajes en los que el juego de conjunto fue bueno, pero también mostró falencias defensivas 

El segundo. Damián Lizio empieza a festejar su gol, el segundo de Bolivia. El arquero Hernández no pudo llegar al balón.

El segundo. Damián Lizio empieza a festejar su gol, el segundo de Bolivia. El arquero Hernández no pudo llegar al balón. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

02:33 / 19 de noviembre de 2014

Una buena imagen dejó la selección nacional anoche en el estadio Hernando Siles, porque en gran parte del partido ofreció fútbol dinámico y el 3-2 frente a Venezuela, aparte de ser justo, sirve para creer en que se pueden hacer mejores cosas cuando llegue la competición oficial.

El amistoso tuvo ritmo. Bolivia intentó llevarse por delante al rival en los primeros minutos, aunque una vez que dejó de apretar, Venezuela comenzó a mostrarse y demostró ser un adversario peligroso, que además sacó provecho a las licencias defensivas del cuadro boliviano.

Quedó demostrado que la velocidad por las bandas es el arma principal cuando se juega en casa, ahí Bolivia no se cansó de atacar tanto por derecha como por izquierda, y el esfuerzo tuvo su premio al final. Damián Lizio con sus gambetas y velocidad se convirtió en el motor del ataque boliviano, aunque sus constantes llegadas no pudieron ser bien culminadas por Saucedo y Ramallo, sobre quienes cayó una marca férrea.

Después de 20 minutos de ser asediada, la vinotinto mostró sus cualidades, por ejemplo Seijas aprovechó la falta de coordinación en la marca nacional y desde unos 20 metros mandó un remate, haciendo que la pelota pegara en el travesaño.

Aunque el dominio fue del local, Venezuela abrió la cuenta en una jugada de tiro libre: Arango mandó el balón directo al arco y en el camino Wilker Ángel, de cabeza, cambió el destino y sorprendió a Romel Quiñónez a los 38 minutos. Menos mal que rápido llegó el empate (40’), fue cuando Lizio mandó un centro de tiro de esquina que el capitán Ronald Raldes envió al arco con un cabezazo inatajable.

Bolivia volvió a llevar la iniciativa en el inicio del segundo tiempo y encontró temprano el segundo gol. Hurtado encaró por derecha y puso la pelota en el área para que Lizio, el mejor jugador de la cancha, lo desviara con la cabeza para el 2-1, a los 7 minutos de la reanudación.

Hasta los 25’ la selección mostró buen juego con toques de primera y velocidad, pero falló en el último toque. En cambio Venezuela atacó poco y fue efectiva, González apareció sorpresivamente por la derecha y con un bombazo estableció el 2-2. Otra virtud de Bolivia fue no rendirse y el golazo que marcó Juan Carlos Arce así lo testimonió: recibió la pelota de Leonel Morales, avanzó unos metros y de derecha sacó el remate que venció al adelantado Hernández para el 3-2 final (41’).

La figura - Damián Lizio

Hábil y veloz con la pelota, fue el mejor de la cancha. Se entendió a la perfección con Juan Carlos Arce y Leonel Morales.

El árbitro - bien

El chileno Eduardo Gamboa dirigió sin problemas, no se dejó sorprender con los ‘piscinazos’ de algunos jugadores en el área.

Los datos

Anulado

Carlos Saucedo anotó a los 33 minutos para Bolivia, pero lo hizo en posición adelantada y su tanto fue bien invalidado.

Bajo

Alejandro Chumacero no rindió de acuerdo con sus antecedentes y fue reemplazado al inicio del segundo tiempo por Damir Miranda.

Con ganas

Martin Smedberg-Dalence no jugó y la gente no pudo ver en acción al sueco boliviano. Néstor Clausen apostó por dos conocidos como Chávez y Vaca.

Por fin un triunfo, tras sequía de 14 partidos

Ramiro Siles

El golazo de Juan Carlos Arce, a los 41 minutos del segundo tiempo, acabó con una seguidilla de 14 partidos sin triunfos de la selección boliviana de fútbol.  Hace un año y nueve meses, en febrero de 2013, Bolivia había derrotado a Haití 2-1 en Santa Cruz, en un partido amistoso. Desde entonces no volvió a ganar —sufrió ocho derrotas y empató seis veces—, hasta que anoche por fin lo hizo (3-2) sobre la selección venezolana en otro encuentro de preparación.

En La Paz, la Verde volvió al triunfo después de dos años y un mes. Ya parecía lejana la goleada sobre Uruguay (4-1), lograda el 16 de octubre de 2012. Luego de ese partido protagonizó tres empates seguidos en el Siles, todos con el mismo resultado (1-1) por las eliminatorias mundialistas Brasil 2014, frente a Argentina, Venezuela y Ecuador. De paso, Bolivia no le ganaba a Venezuela hace cinco partidos (tres derrotas y dos empates).

Un doble estreno goleador

Gol de Raldes

Ronald Raldes es el jugador en actividad con más partidos luciendo la camiseta de la selección nacional —poco a poco va camino a los 100—, pero el de anoche fue uno especial para él, porque anotó su primer gol para la Verde desde que debutó hace 13 años justo ante Venezuela.

Gol de Lizio

Damián Lizio (argentino, naturalizado boliviano) jugó su segundo partido oficial con Bolivia (el primero fue ante Chile) y anoche convirtió su primer gol (no se toma en cuenta el cotejo que jugó frente a la Selección sub-23 de Brasil, en el que también marcó un tanto).

Uno sí, otro no

Parte del público que fue anoche al estadio Siles lo hizo por ver en especial a dos jugadores: Marcelo Martins y el sueco-boliviano Martin Smedberg-Dalence. El  delantero —ídolo de la afición— ingresó en el segundo tiempo; en cambio, el mediocampista no salió del banco de suplentes.

Óscar Dorado Vega: Se acordó de algo bueno: el triunfo

Es importante que la selección nacional haya terminado el año ganando. Y vaya que pasó tiempo para que ello ocurriera. Venezuela ya no es la de antaño (a la que Bolivia goleó en varias oportunidades) —eso está muy claro— y se plantó como seguramente lo hará en la próxima clasificatoria mundialista: agrupada en su campo y dispuesta al contragolpe rápido. Encontró la apertura en una casi insólita acción a balón parado y, más tarde, se las ingenió para empatar parcialmente, gracias a un contragolpe punzante.

Bolivia —en esta ocasión dirigida interinamente por Néstor Clausen— siempre propuso e hizo el gasto. Manejó el balón. Lo tocó con intenciones claras, pero enredó demasiado el camino final hacia el arco contrario. Burocratizó, en los metros decisivos, el expediente de ataque y es uno de los matices a corregirse. Tiene en Damián Lizio a un jugador distinto, que no solo marcó un gol, sino que participó en el que convirtió Raldes.

Ofreció el equipo eventualmente albo (jugó de blanco, a diferencia de su tradicional camiseta verde) actitud para revertir el marcador, virtud que cabe ser reconocida. Sintió, como es lógico, el impacto, pero se recuperó pronto, como la circunstancia lo aconsejaba.

Los jugadores laterales (sobre todo Hurtado) pasaron sin temores a campo contrario, por lo general con rapidez; Miranda aportó una tónica diferente al medio campo de la segunda parte, Saucedo no convirtió, pero no se quedó por voluntad y Martins ratificó que constituye un referente de área al que cabe aprovechar. Arce, por su lado, firmó el triunfo al despachar un gran remate de media distancia. Vimos en el estadio Siles un partido parejo que mejoró mucho en el segundo lapso, cuando se soltaron las amarras.

Es hora de comenzar, sin más demoras, la preparación para asistir a la Copa América Chile 2015. La base futbolística está. Sin embargo, ha que trabajarla. Dotarla de identidad. Y para eso es menester contar con un DT oficial porque la época de interinatos debió culminar indefectiblemente anoche.

Óscar Dorado Vega es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia