Fútbol

La victoria de la selección la festejaron pocos ayer en el Siles

Hubo alrededor de 15.000 hinchas menos que la semana pasada ante Chile.

La Razón / Marcos Bonilla / La Paz

03:01 / 10 de junio de 2012

La fiesta ayer en el Hernando Siles fue de pocos. Tras la derrota con Chile de la semana (0-2), la selección nacional había perdido bonos con los hinchas.  Poca gente le daba chances  frente a Paraguay, por eso prefirió quedarse en su casa o realizar otras actividades, antes de asistir al estadio; pero sucedió lo impensado para la mayoría: Bolivia superó a la albirroja y todo fue celebración en Miraflores.

Frente a Chile se vendieron 27.232 entradas y ayer solamente 7.633. Los que no fueron se lo perdieron. Los que sí —pocos en relación a los de la semana pasada— festejaron el triunfo boliviano, que permite mantener vivas las ilusiones de clasificación al Mundial de Brasil 2014.

La alegría no tuvo fin ayer en el Siles, muchos hinchas, sobre todo las damas, derramaron lágrimas de emoción al final. Festejaron con todo la victoria, la primera en un partido oficial desde que Gustavo Quinteros tomó el mando de la selección.

Las alegrías llegaron desde el inicio. En el minuto 9, Alcides Peña marcó el primero e hizo levantar de sus asientos a los espectadores. El  Bo bo, li li, via via… empezó a retumbar en las cuatro tribunas del escenario y se prolongó hasta que el uruguayo Roberto Silva dio por terminado el encuentro.

Desde ese momento y hasta el final el aliento fue permanente, el estribillo se escuchó constantemente. Los nombres de casi todos los futbolistas fueron coreados; aunque Pablo Escobar, autor de dos goles, se llevó la flor en ese sentido. “Escobar, Escobar…” gritaron los hinchas en reiteradas oportunidades.

La primera ovación, sin embargo, fue para Alejandro Chumacero, quien ayer jugó un buen partido y su desempeño fue premiado por el público.

Los tantos del Pájaro Escobar, a los 69’ y a los 79’, marcaron otras explosiones de júbilo en la fría tarde paceña. Sobre todo el último, pues prácticamente dejaba asegurada la victoria.

La felicidad de los bolivianos, que siete días antes se habían retirado cabizbajos y mascullando bronca, contrastó con la tristeza de los hinchas paraguayos, aproximadamente 400, que se apostaron en la parte baja de la tribuna de preferencia. El aliento fue mínimo, considerando que casi de entrada Bolivia se adelantó en el marcador.

Ayer los hinchas se fueron felices de la catedral del fútbol boliviano; también el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales, quien observó el partido acompañado de Álvaro García Linera, el vicepresidente, y otras autoridades nacionales. Lo primero que hizo fue exteriorizar su alegría.

“Estoy contento, muy contento”, dijo. Después manifestó que la victoria mantiene las chances de clasificación al Mundial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia