Fútbol

Andaveris, sin fecha de caducidad

A sus 38 años, el delantero lleva 21 en el fútbol profesional y no tiene en mente dejar las canchas.

Augusto Andaveris con la casaca de Real Potosí, su actual equipo. Foto: Archivo

Augusto Andaveris con la casaca de Real Potosí, su actual equipo. Foto: Archivo

La Razón Digital / Rafael Sempértegui / La Paz

13:28 / 09 de agosto de 2017

Por su cabeza no pasa la palabra retiro. Lleva dos décadas y algo más jugando sin pausa a nivel profesional, tiempo en que lució la camiseta de 12 clubes diferentes, disputó un montón de partidos nacionales y muchos internacionales. Así, Augusto Andaveris sigue firme como un ‘colo’ —un árbol de su pueblo Chicaloma que no se doblega—.

“No, no, para nada. Gracias a Dios estoy bien, sin dolencias, corro igual, mismas ganas, más maduro. Creo que no tengo fecha de caducidad (risas). Veremos hasta dónde vamos. Dios dirá, solo Él sabe, pero por el momento ni se me pasó por la cabeza”, responde ante la consulta sobre su retiro.

En septiembre próximo cumplirá 21 años de futbolista profesional: debutó en 1996, cuando Municipal superó a Chaco Petrolero por 1-0 por el certamen liguero de entonces.

Mientras Carlos Saucedo ya dijo que se jubilará en San José y todo apunta a que Pablo Escobar se despedirá en The Strongest, Andaveris sigue con los ánimos firmes, aunque admite que cada vez está más cerca su partida del fútbol.

“Tampoco voy a decir que estoy para cinco años más, la verdad no me puse a pensar en eso. Al margen de ello, pienso que demuestro que puedo dar más en las prácticas y en los partidos”, asegura.

Cuando empezó su carrera  —rememora— enfrentó a algunos contemporáneos como Darwin Peña —quien sigue actualmente jugando— y a Nicolás Suárez, ya retirado no hace mucho.

En Municipal, Andaveris jugó al lado del exmediocampista paceño Enrique Gutiérrez, quien iba camino de salida. Años después le tocó compartir equipo, en La Paz Fútbol Club con el hijo de su anterior compañero, Helmuth Gutiérrez, actual integrante de Oriente Petrolero.

“Entreno a la par de los jóvenes, no me lesioné gravemente, me cuido y alimento bien y tengo una vida tranquila. Todo eso me sirve”.

Sobrino del legendario y fornido defensa atigrado de los 70, Luis Iriondo, Andaveris mantiene en su memoria su debut liguero a sus 17 años con la camiseta granate en el estadio Luis Lastra, en la zona de Sopocachi, donde jugó bastantes partidos y uno de sus primeros goles lo hizo ante el popular The Strongest.

“Este partido y ese gol los tengo marcados, fueron en el Lastra; también le marqué a Guabirá, recuerdo esos mis primeros goles, aunque luego descendimos, que fue lo triste aquella vez”.

Confiesa que no pensaba llegar a dos décadas de actividad, pero ahora que lo ha logrado se siente muy feliz por toda esa carrera, en la que defendió camisetas tanto de equipos chicos como grandes.

“No sé, no puedo hablar de un solo equipo. Creo que en cada club tuve buenos momentos, porque siempre me entregué de corazón y lo hice con profesionalismo. Con Bolívar gané títulos, jugué Copa Libertadores, Sudamericana; con San José sentí el cariño de la hinchada, igual en Potosí y en el oriente también. Estoy contento por la carrera que hice”, asegura.

Entre sus goles recuerda algunos en especial, como una media tijera contra Blooming cuando jugaba en Oriente, en el estadio Tahuichi Aguilera.

Andaveris es una especie de ‘trotamundo’: en Bolivia jugó en 10 clubes: Municipal, Bolívar, Iberoamericana, La Paz FC, Nacional Potosí, Aurora, Oriente, Wilstermann, San José y Blooming, en varios de ellos repitió actuación.

“Siempre fui feliz en todos los equipos que me abrieron la puerta. Regresé a Real Potosí y no me canso de agradecer a Dios, primero porque me da la vida y luego porque sigo en el fútbol activo”.

A Real llegó una nueva dirigencia, con ganas de sacar adelante al club: “ojalá que entre todos lo podamos lograr”.

Él aún quiere pelear el título, clasificar a un torneo internacional y jugar en el mejor de los niveles.

“En Potosí siempre me trataron bien, puede ser porque la gente ve que me entrego al máximo sin pensar en otra cosa que no sea la de llegar bien a los partidos”.

A sus 38 años este yungueño goleador, incansable en la cancha, no piensa en el retiro: “Es que Dios siempre me bendijo y solo Él dirá”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia