Marcas

Un gol de Salinas pone fin al invicto de Bolívar

Equilibrado Fue un partido muy táctico, los dos marcaron y presionaron, y hubo pocas situaciones de gol

Gol de Blooming. El delantero Pablo Salinas remata ante el achique del guardameta Romel Quiñónez. Foto: Wara Vargas

Gol de Blooming. El delantero Pablo Salinas remata ante el achique del guardameta Romel Quiñónez. Foto: Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles

01:30 / 23 de febrero de 2015

El gol convertido por Pablo Salinas a los 19 minutos del primer tiempo hizo la diferencia en un partido cerradísimo, y con esa solitaria acción Blooming le ganó al líder Bolívar (1-0) y le quitó su invicto, anoche en el estadio Tahuichi Aguilera, en el cierre de la octava jornada del torneo Clausura de la Liga.

Fue un cotejo muy táctico, equilibrado, con pocos errores defensivos, de manera que por lo general las defensas se impusieron a las ofensivas, y por eso escasearon las opciones claras de gol. Las pocas que hubo fueron desperdiciadas.

A Blooming, local y por tanto el obligado a tomar la iniciativa, le costó superar las bien plantadas líneas que le propuso Bolívar de mitad de cancha para atrás.

Eso sí, aprovechó una jugada en la que la defensa del equipo paceño quedó malparada al retroceder, fue una corrida por la izquierda de Morales, un centro y la pivoteada de Bargas para que la pelota le cayera justo a Salinas, cuya experiencia hizo que definiera magníficamente ante la salida de Quiñónez.

Blooming —a sabiendas de que el rival tenía sus buenas armas— también se aplicó en la marca, “amarró” las salidas de la Academia y no le dejó jugar, siempre le encimó a su gente. De ahí hasta el final de la primera parte hubo una que otra llegada a ambos arcos, pero nada con claridad.

Bolívar tomó otro protagonismo al comienzo de la segunda parte y jugó minutos como para empatar: primero con Arce, cuyo disparo fue desviado por Suárez; y luego a través de Cabrera, cuyo cabezazo tras un córner increíblemente no terminó con la pelota en el fondo de la red. Fueron las más claras que tuvo la Academia dentro de lo poco que hizo en pos de conseguir la igualdad.

Ambos presionaron, el partido se hizo cerrado, a ratos con muchos roces, pero por lo general con el esférico lejos de los arcos.

Bolívar se topó con un adversario que le presionó como ningún otro lo hizo antes. Sin libertades, le costó llegar. Y por eso no pudo revertir aquel descuido del minuto 19’ que le llevó a perder su invicto en el Clausura.

Cordial saludo entre los DT

AmigosXabier Azkargorta y Erwin Sánchez, técnicos de Bolívar y Blooming, respectivamente, tuvieron un saludo cordial. Aunque reclamaron, en ningún momento del partido hubo tensiones entre integrantes de sus bancos. Primó el respeto.AmarillasLos roces fueron progresando, lo que llevó al árbitro José Jordán a frenarlos con tarjetas amarillas: el referí amonestó a 11 jugadores en total, cinco del equipo local y seis del visitante. Un empujón a Tenorio y un fuera de juego dejaron dudasXabier Azkargorta se fue de la cancha no sin antes reclamarle al árbitro José Jordán lo que él consideraba que en materia de jugadas perjudicaron a Bolívar. ¿Qué le dijo? Vaya uno a saber. Lo que sí es cierto es que por lo menos hubo cobros que dejaron ciertas dudas.  

En uno de ellos hubo un claro empujón de un zaguero contra el ecuatoriano Carlos Tenorio, que corría detrás de la pelota dentro del área con buena chance para generar peligro de gol, pero la falta lo desestabilizó y lo hizo caer. Era penal por el manotazo desde atrás que le metieron suficiente para ocasionarle un impulso que lo llevara a tierra, pero el árbitro consideró que no pasó nada.

Rato después, menos de diez minutos para el final, vino un pelotazo que encontró a Erwin Saavedra habilitado o por lo menos en la misma línea del último zaguero de Blooming, el mediocampista celeste tocó y Tenorio convirtió, pero el gol no fue convalidado por posición adelantada.

Azkargorta estuvo tranquilo en el primer tiempo, a pesar de que su equipo ya iba perdiendo; en el segundo se fue calentando, algo que ya es normal en él, quizás por considerar que lo cobros estaban mal realizados.

Gesticulando, con fuerte personalidad, el técnico de Bolívar se acercó al final a Jordán, quien solo lo escuchó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia