Marcas

Los goles de San José tienen el sello Neumann

Recibió la pesada carga de llenar el vacío que dejó en San José Carlos Saucedo, quien se fue al Saprissa de Costa Rica, y hasta ahora está cumpliendo con lo que sabe, haciendo goles, algunos decisivos en la hasta ahora muy buena campaña del conjunto orureño.

Pasa por un buen momento en el club orureño, con su presencia goleadora se ha ganado un espacio y la capitanía del plantel que es candidato al título. Foto: Archivo.

Pasa por un buen momento en el club orureño, con su presencia goleadora se ha ganado un espacio y la capitanía del plantel que es candidato al título. Foto: Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

00:00 / 07 de abril de 2014

Recibió la pesada carga de llenar el vacío que dejó en San José Carlos Saucedo, quien se fue al Saprissa de Costa Rica, y hasta ahora está cumpliendo con lo que sabe, haciendo goles, algunos decisivos en la hasta ahora muy buena campaña del conjunto orureño.

El paraguayo Carlos Neumann se ha ganado, de esa manera, un espacio en San José, equipo que es candidato a ganar el torneo Clausura de la Liga.

Vino al fútbol boliviano al iniciarse el segundo semestre de 2012 para reforzar a Real Potosí, donde aportó con 20 goles durante una temporada. Sin embargo, su mejor versión la está mostrando en el cuadro orureño.

Su llegada se dio después de que hubo algunas diferencias con Real Potosí. Expresó su voluntad de cambio y luego de cortas pero intensas gestiones pudo ser presentado como refuerzo de San José. Al poco tiempo ya comenzó a sentir el cariño de la hinchada y supo de primera mano lo que el club significa para Oruro.

En junio del año pasado arregló con el Santo, aunque al comienzo no jugó mucho; encima, como estaba allí Carlos Saucedo lo ubicaban más en el medio campo que como delantero neto. Pero no se rindió y a fuerza de goles ahora la pasa mejor.

“Creo que el trabajo en el día a día le ayuda a uno a mejorar en esto del fútbol. Para un delantero es una obligación hacer goles, no hay otra, y tengo que estar muy agradecido con el técnico Julio César Baldivieso, quien me ha ayudado bastante, estoy pasando por un muy buen momento y al equipo también le está yendo bien”, dice Neumann.

En varios partidos hizo pareja en ataque con Saucedo hasta que el goleador tuvo que partir. Pero no solo le dejaron la misión de reemplazarlo, sino que también le entregaron la capitanía.

“Me trajeron cuando estaba el ‘Caballo’ —así le llaman a Saucedo—, todos sabemos que hizo muchos goles aquí. En Oruro la gente lo adora y yo sé que tengo que hacer lo mío. De a poco estoy ganando su cariño. El año pasado no estuve muy fino, pero era porque jugué un poco de volante, y mi puesto es de área”.

Cuenta que poco después de la partida del jugador símbolo del club, el aficionado al fútbol empezó a lanzar críticas por haberlo dejado partir. El grupo de jugadores sabía que Saucedo había marcado una época en el club. Sin embargo, toda la plantilla se reunió y sacó como conclusión que debía redoblar esfuerzos para que no se sintiera mucho la ausencia del goleador, y desde entonces los resultados están acompañando.

Cuando habla de la campaña de San José en el torneo Clausura no duda en señalar a Baldivieso como el principal artífice de este buen momento.

Además, la unidad entre dirigencia, cuerpo técnico y plantilla hace pensar que en Oruro se ha formado una familia en la que cada uno trata de cumplir a cabalidad con su rol dentro y fuera de los terrenos de juego.

De esa familia es el nuevo capitán y no escapa a la confianza que le entregaron.

“El apoyo que nos da el técnico Baldivieso es importante, los compañeros también me han respaldado al entregarme el cintillo de capitán y eso significa que tengo que trabajar el doble en procura de que los éxitos sigan llegando para el club”.

“Aquí la gente es muy exigente, detrás del equipo está toda una ciudad y el hincha te apoya, pero también te exige para que seas más. Te demuestra su sentimiento dentro y fuera de la cancha y nosotros tenemos que trabajar y rendir bien”.

Apodado en el fútbol como “Tanque” por la potencia física que tiene,  Neumann dice que hay el convencimiento de que San José seguirá en la ruta del triunfo y que va a dar batalla hasta el final por el premio mayor.

“Entrenando bien y jugando es la única receta para mejorar. En mi caso estoy cumpliendo con la obligación y estoy agradecido por este buen momento”.

‘San José no está para ser segundo en el torneo’

Un común denominador de San José en los últimos campeonatos ha sido resignarse a ver cómo otros clubes festejaron el título cuando el orureño llevaba las de ganar.

En el club no quieren que esa historia se vuelva a repetir, pues hay el convencimiento de que cuenta con una plantilla como para darle a Oruro otro título.

“El objetivo es jugar la Copa Libertadores de América, queremos dar la vuelta olímpica en este torneo y no ser segundos, ojalá que sigamos así, con este ritmo”, dice Neumann.

El Santo jugará en el segundo semestre la Copa Sudamericana de la Conmebol, desafío que lo quiere afrontar con tranquilidad para  hacer buena letra.

El goleador considera que no hay que descartar a nadie en la pelea por los primeros lugares, pero dice que se debe tener mucho cuidado con The Strongest, Real Potosí, Universitario y Bolívar, con quienes cree que el Santo va a pelear por el cetro.

“Vamos a dar batalla por obtener un premio, pero el objetivo es ser campeón. Eso por la dirigencia, el hincha y por nosotros mismos. Somos una familia y eso se debe mucho a lo que hizo el técnico (Julio Baldivieso) con sus mensajes y su propuesta de trabajo. Dios quiera que sigamos por este camino”.

Considera que no hay que preocuparse mucho por los adversarios, sino mirar todo lo que puede hacer San José y mejorar el rendimiento para no caerse en la recta final del campeonato.

La Virgen del Socavón y la de Caacupé

Dice que no es muy cabalero, pero en la previa de los partidos habla con su madre (Maura), su esposa (Zaira Sandoval) y sus hijos Carlos y Bastan Ariel, quienes están en Paraguay. También eleva una oración a la Virgen del Socavón, la patrona de Oruro, a la que todo el plantel invoca.

“La devoción en Oruro es como en Paraguay con la Virgen de Caacupé, rezamos también como si fuera una cábala”.

Una sonrisa fue la respuesta ante la consulta de que si la camiseta alterna de San José, la verde, trae al equipo buena suerte. “La estamos usando cada semana”, apunta.

Aunque no tiene a su familia con él, dice que está cómodo en Oruro. “San José me abrió una puerta grande”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia