Internacional

Alonso saca tajada de una torrencial lluvia

Fórmula Uno El piloto español fue el ganador del segundo Gran Premio del año, donde el mexicano Pérez hizo historia

Era un diluvio, los coches se fueron saliendo de la pista y los comisarios decidieron paralizar la carrera. Cuando se reanudó fue otra cosa.

Era un diluvio, los coches se fueron saliendo de la pista y los comisarios decidieron paralizar la carrera. Cuando se reanudó fue otra cosa.

AFP / Sepang (Malasia)

00:01 / 26 de marzo de 2012

El español Fernando Alonso (Ferrari) ganó ayer, domingo, el Gran Premio de Malasia de Fórmula 1, el segundo de la temporada 2012, superando al mexicano Sergio Pérez (Sauber) y al británico Lewis Hamilton (McLaren), en la carrera disputada en el circuito de Sepang.

Tras salir del octavo lugar de la parrilla, Alonso supo aprovechar la interrupción de la carrera durante casi una hora a causa de la lluvia y se puso en cabeza tras cambiar los neumáticos. El dos veces campeón del mundo español consiguió así su primera victoria en un Gran Premio, desde el de Gran Bretaña en julio de 2011; mientras que 'Checo' Pérez hizo historia para su país con su segundo puesto.

Alonso supo resistir a la presión constante del joven piloto mexicano de 22 años que logró una carrera casi perfecta hasta que, cuando estaba a sólo medio segundo del español, cometió un pequeño error de pilotaje que le impidió cumplir su sueño de ganar su primer Gran Premio.

Para el asturiano la de ayer fue la victoria número 28 en un Gran Premio de su carrera (incluyendo tres en Sepang en 2005, 2007 y 2012) y para Pérez el primer podio en su segunda temporada en Fórmula Uno.

El otro piloto de McLaren, Jenson Button, quien también salía de la primera línea, se quedó muy rezagado tras un pequeño choque con el indio Narain Karthikeyan (HRT) y terminó finalmente en décimo cuarto lugar, por lo que se quedará sin sumar puntos, igual que el alemán Sebastian Vettel (Red Bull), dos veces campeón del mundo, que terminó undécimo.

 La carrera tuvo que ser detenida durante una hora al final de la octava vuelta, cuando los comisarios sacaron la bandera roja a causa de una gran tormenta que cayó sobre el circuito de Sepang. Después de la interrupción vino lo mejor del Gran Premio.

Lewis lideraba antes de la pausa

Vuelta ocho

Antes de pararse la carrera por lluvia, Lewis Hamilton (McLaren), era el líder por delante de su compañero Jenson Button. Pérez era tercero.

Seguridad

El coche de seguridad salió por primera vez en la séptima vuelta, en una carrera que empezó bajo la lluvia.

Instrucciones

Cuando Sergio Pérez acechaba a Fernando Alonso en las últimas vueltas, hubo una instrucción de su box: que se conforme con el segundo lugar, que no dejara escapar esos puntos.

‘Increíble’

El italiano Stefano Domenicali, jefe de equipo de Ferrari, manifestó que la victoria de Alonso fue “increíble y totalmente inesperada, pero eso no la hace menos maravillosa".

Neumáticos

Todos los monoplazas reanudaron la carrera usando de forma obligatoria neumáticos de lluvia extrema. Después de varios giros, la lluvia desapareció y la pista quedó seca.

Quinto lugar

Alonso, con su victoria de ayer en Malasia, suma ya 28, lo que deshace el empate que mantenía con Sir Jackie Stewart en la quinta plaza, que ahora ocupa en solitario.

Los más ganadores

Michael Schumacher con sus 91 victorias es el piloto que más ganó en la historia de la F-1, luego se ubican Alain Prost (51), Ayrton Senna (41) y Nigel Mansell (31).

Otro mexicano aparece 41 años después

Sergio ‘Checo’ Pérez se tituló ayer como piloto de Fórmula Uno, y será el 25 de marzo de 2012, la primera fecha histórica en la larga carrera de este chico tapatío que con una amplia sonrisa, aún no acertaba a dimensionar la calidad de su hazaña, cuando inocentemente dedicaba el triunfo a su recién fallecida mascota Frida.

Pérez Mendoza rompió una sequía de 41 años y subió a un podio de la Fórmula 1 como por primera vez lo había hecho su compatriota, el inolvidable Pedro Rodríguez de la Vega, en Holanda en 1971.

En aquella ocasión Rodríguez de la Vega, hizo vibrar a los mexicanos cuando de manera coincidencial subió al podio en el segundo lugar, tras una carrera pasada por agua y detrás de una Ferrari, justo como en esta ocasión lo hizo Pérez Mendoza.

Este domingo se llamó Pérez - Lorenzo Carri

Sí, es cierto. Fernando Alonso ganó la carrera en Malasia con una Ferrari que hasta el sábado parecía andar con muletas. Largó octavo, ya estaba quinto cuando se detuvo la prueba por la lluvia intensa, le sacó el jugo a la pista mojada, anduvo muy fuerte cuando los demás perdían terreno y soportó el embate del Sauber que le pisaba los talones.

Es cierto también que los McLaren se toparon con todas las dificultades posibles; es verdad que no apareció Red Bull —salvo el cuarto lugar de Webber— y que desapareció Mercedes después de tanto alboroto en los días previos. Todo eso es cierto.

Pero Malasia tuvo un héroe, latinoamericano, mexicano para más datos, Sergio Pérez (22 años cumplidos el 26 de enero). Después de mucho tiempo, y gracias a este muchacho asistimos a un final apasionante, aunque su despiste, cuando estaba a décimas de Alonso, impidió un desenlace que pudo ser histórico.

Alonso fue el ganador, después de muchos meses —Gran Bretaña, julio de 2011— pero Pérez fue la sensación, y su coche, ese Sauber que logró el mejor puesto de su historia, que suma más de doscientos Grandes Premios, tuvo un rendimiento increíble.

No fue segundo por casualidad. Durante muchas vueltas batió el récord de vuelta. Una décima de distracción (o de excesivo entusiasmo) le impidió ganar. La lluvia cambió la historia de la segunda competencia del año. Ahí comenzó la otra carrera, cuando el español Alonso se encontró en su elemento —el piso más que húmedo— y los McLaren empezaron a padecer. Ahí comenzamos a vivir una carrera como la que siempre soñamos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia