Internacional

Brasil siente respeto, no temor

El anfitrión de la Confederaciones y el campeón del mundo jugarán mañana la final

Anfitrión. Brasil entrenándose para la final de mañana. El equipo sudamericano recibirá a España.

Anfitrión. Brasil entrenándose para la final de mañana. El equipo sudamericano recibirá a España. AFP.

AFP / Río de Janeiro

00:02 / 29 de junio de 2013

Respeto sí, temor no: es la consigna del anfitrión Brasil con su inspirado Neymar de cara a la esperada final de la Copa FIFA Confederaciones, en la que se medirá mañana (18.00, hora boliviana) al campeón mundial España en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

“Van a estar en el campo grandes jugadores. Será un gran partido y espero poder salir sonriendo, feliz y campeón con mi equipo”, dijo ayer en una rueda de prensa el garoto de 21 años, recién fichado por el FC Barcelona.

“Ellos (los españoles) tienen grandes jugadores, igual que nosotros. Vamos a estar preparados y seguros, no tenemos nada que temerle a España, va a ser un gran juego, todo jugador es feliz de disputar un partido así”, aseguró, por su parte, Luiz Gustavo, mediocampista del Bayern de Múnich.

El pentacampeón “canarinho” buscará su cuarto título del torneo de campeones, segundo consecutivo, en un “gran duelo” entre “dos selecciones que vienen haciendo historia”, consideró Neymar, el “10” del renovado equipo del seleccionador Luiz Felipe Scolari.

Brasil llegó con el favoritismo propio de su camiseta, pero en medio de una racha de malos resultados que ponía en duda su desempeño en la competencia. Pero en sus cuatro partidos lleva un récord perfecto de cuatro victorias. La última de ellas, frente a Uruguay en semifinales en el que venció por 2-1 en Belo Horizonte en un partido difícil.

La hinchada carioca sólo vería a su seleçao jugar si llegaba a la final. España, por su parte, pudo sellar su boleto a la final en el Maracaná en la tanda de penales frente a Italia, el jueves.  

Sobre el resultado del domingo, Neymar no quiere dar un marcador, pero apuesta en una victoria para Brasil. “Vamos a jugar por nuestra familia, amigos y principalmente por la nación brasileña. Es eso lo que estará pasando por nuestra cabeza, la de estar defendiendo al país”, indicó el crack, que ha sido pieza fundamental de la selección con tres golazos en el torneo.

Neymar jugará ante sus nuevos compañeros

La final podría suponer el tercer torneo consecutivo de los españoles, que encadenaron el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012. Antes habían ganado la Eurocopa 2008 pero fallaron en la Copa Confederaciones que se disputó en Sudáfrica en 2009.

Brasil por su parte ganó las últimas dos ediciones. Tiene en total tres títulos (1997, 2005 y 2009). “Son dos selecciones de una tradición e historia muy grande. España con sus estrellas, Brasil con las suyas”, dijo Neymar, que enfrentará a varios de sus compañeros en el Barça.

“Va a ser un placer enorme encontrarme con mis futuros compañeros de club. Será una honra jugar contra ellos”, siguió el “10”. El estilo “tiqui taca” que practica el cuadro español, con el que monopoliza la posesión del balón, será un reto para Brasil, que presionará desde el minuto 1 con el apoyo de la hinchada.

El Maracaná motiva a los españoles

En los últimos cinco años España ha ganado un mundial en Johannesburgo, una Eurocopa en Kiev y otra en Viena, escenarios respetables pero que no tienen el lustre del estadio Maracaná de Río de Janeiro donde se medirá a Brasil en la final de la Copa.  

“Me parece fantástico que mis jugadores mantengan ese sueño de niños que es enfrentarse a Brasil en Maracaná. La emoción está garantizada”, explicó el técnico español Vicente del Bosque. “¡Boom! Estamos en la final. Jugaremos ante Brasil en Maracaná. ¿Qué más queréis?”, dijo en su cuenta de twitter el defensa central español Gerard Piqué.

España se ganó el derecho a jugar ahí gracias a una muy trabajada victoria ante Italia en semifinales. El partido acabó 0-0 tras el tiempo reglamentario y la prolongación y se decidió en los penales (7-6). El nuevo jugador del Manchester City, el sevillano Jesús Navas, marcó el penal decisivo.

“Va a ser un partido emocionante. Había el deseo de una final Brasil-España y es una final bonita de jugar”, dijo el arquero Íker Casillas, designado mejor jugador del partido ante Italia. “Jugar la final ante Brasil en Maracaná es una motivación importantísima”, dijo a la prensa, por su parte, Juan Mata, el volante del Chelsea inglés. España viajó ayer de Fortaleza  a Río de Janeiro y, siguiendo el patrón durante la Confederaciones, cumplió un entrenamiento anoche.

La otra cara de la copa

Su primer gol de penal

Sergio Busquets marcó el primer penal de su carrera. Fue en la definición del partido España-Italia. Contó que es tal su inexperiencia que fue la segunda vez que disparó desde los 12 pasos, y que falló en la primera.

Un zaguero en ataque

El jueves, en la semifinal ante Italia, Vicente del Bosque, DT español, sorprendió con su último cambio: puso a Javi Martínez como delantero centro en vez de Fernando Torres. Es que el jugador es habitual zaguero.

4 triunfos consecutivos logró Brasil para llegar a la final de la Copa Confederaciones: tres en primera ronda y uno en semifinal. España ganó tres y empató uno (luego se impuso en penales).

‘Sin vandalismo’

El astro brasileño Neymar apoyó nuevamente ayer las masivas movilizaciones de los últimos días en Brasil. “Todos apoyamos las manifestaciones, mientras sean sin violencia, sin vandalismo”, dijo el futbolista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia