Internacional

Ecuador juega y gana como nunca

Aumentó un 31% las veces que gana y redujo en un 24% las veces que pierde. Es uno de los casos de evolución más notables

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza / La Paz

01:27 / 16 de noviembre de 2015

Jugamos como nunca y perdimos como siempre”, era una vieja y amarga canción que tarareaba el pueblo futbolero ecuatoriano. Puede seguir entonándola, pero cambiando un verbo: el “perdimos” por “ganamos”. En verdad jamás había jugado tan bien Ecuador, que además se habituó a la victoria. Entre 1962 y 1994, disputó nueve eliminatorias el país de la mitad del mundo. En 38 partidos cosechó cinco triunfos (13%), 11 empates (29%) y 22 derrotas (58%). En las últimas seis clasificatorias (incluido el comienzo de ésta) suma 39 victorias (44%), 20 igualdades (22%) y 30 caídas (34%). Aumentó un 31% las veces que gana y redujo un 24% las que pierde.

Estamos, sin duda, ante uno de los casos de evolución futbolística más notables del mundo. Porque esa parábola ascendente se ha mantenido en el tiempo: abarca justo 20 años, los que van de la eliminatoria de 1998 a la de 2018. Y crece cada vez más su porcentaje de éxitos.

Eso, en los números. En el juego evolucionó notablemente más. A la personalidad, a la fuerza, al fabuloso biotipo físico, Ecuador le sigue sumando técnica, la que exhiben Miler Bolaños, Jefferson Montero, Christian Noboa, Antonio Valencia, Wálter Ayoví… Y desde la llegada de Gustavo Quinteros, estilo. Imaginamos el orgullo del hincha por este presente lleno de alegría y de fútbol asociado, de toque, de posesión, de ataque, de proponer siempre los partidos hacia adelante, de cuidar el balón en el traslado y la entrega. El mismo entusiasmo que sintieron Chile y Colombia en los últimos tiempos. Todos queremos ganar, para eso se participa, pero hay caminos más pintorescos que otros. Y más cortos. El buen fútbol es un atajo hacia la victoria. Y está relacionado con la emoción. Cuando se juega de ese modo, el éxito es una consecuencia natural. Cuando un futbolista hace un pase tan brillante como el de Noboa a Paredes (pase bochinesco), el gol se asoma solo. Por cierto, todos sabemos qué es el buen fútbol.

Una tarde en las tribunas del parque Franzini, estadio de Defensor Sporting, en Montevideo, Alberto Spencer nos confesaba su alegría por esta evolución que ya notaba. “Antes jugaban bien mis paisanos, sabían con la bola, perdían porque les faltaba esa garra, esa personalidad que debe acompañar al juego. Me daba una rabia…”, decía con patriótico dolor. Y no vio esto, Alberto…

AGRIO VINOTINTO. “La vinotinto perdió el rumbo”, “Sensación de retroceso”, “Noel Sanvicente no encuentra la fórmula”, “Bolivia pudo hacernos varios goles más”, son algunos de los lamentos de la prensa venezolana, que no termina de entender por qué el entrenador armó dos equipos e hizo una serie de experimentos ante Bolivia. Sin puntos en tres partidos, Sanvicente mismo reconoció estar “alarmado” por este pésimo comienzo eliminatorio. Ecuador puede aprovechar su propio envión y la caída de Venezuela, sobre todo las dudas que muestra su DT y el número desmesurado de jugadores utilizados. Una victoria en Puerto Ordaz compondría un cuadro histórico para Ecuador: 12 de 12.

ESTIMULANTE. El primer triunfo de Bolivia. No hay que mirar el nivel de Venezuela sino el propio. Interesantísimo Ramallo, de exquisita definición en el primer gol y con oportunismo de área en el segundo. Mostró pasta de goleador, como su padre, un rapidito que también definía bien. Si hay convicción, tiene argumentos Bolivia como para ganarle a Paraguay. Frente a los guaraníes la receta es no dejarse atropellar físicamente, aguantar firme, poner la pelota contra el piso y tocar, jugar fútbol. Hay que juntar a Chumacero, Lizio, Cardozo, Campos, todos los que saben. Tal vez resignar un delantero, pero juntar a los jugones. Así, el gol no se busca, se encuentra.

APENAS FARFÁN. Perú se estrenó con la victoria, pero seguramente sembró más inconformismo que alegría. Magra producción ante un Paraguay pobrísimo en jugadores y en juego. Jefferson Farfán se anotó con otro golazo, el 15º suyo en una eliminatoria (récord junto a Luis Suárez). Eso y punto. Pensamos: ¿cuántos goles tendría Farfán si no se hubiese perdido cantidades de partidos por lesión…? ¡Qué bien le pega a la pelota…!

¿ARGENTIGUAY O PARARGENTINA…? Para estas primeras tres fechas eliminatorias Ramón Díaz lleva convocados seis jugadores argentinos: Lucas Barrios, Raúl Bobadilla, Jonathan Fabbro, Jonathan Santana, Ortigoza y Hernán Villalba. ¿No es demasiado? Esto se da porque el fútbol paraguayo transita una etapa de escasez de nuevos talentos. Desde luego, si están habilitados para jugar significa que es legal. Incuestionable. Pero suele haber diferencias entre lo legal y lo legítimo. De los seis, solo dos juegan en Paraguay: Fabbro y Santana. Si un futbolista radica en otro país que no es el de su nacimiento y formación y ha jugado varios años en ese medio, es justo que pueda actuar como naturalizado. Esto es diferente: Barrios, Ortigoza, Bobadilla, Santana nacieron, se criaron, vivieron y se formaron como futbolistas en Argentina. Lucas reconoció que visitó por primera vez Asunción cuando fue a buscar el pasaporte antes de embarcarse para Sudáfrica 2010. Esto puede llevar a una desnaturalización de las competencias entre selecciones. ¿Qué pasa si, pensando en el Mundial 2022, Qatar contrata diez argentinos y diez brasileños, forma con ellos una selección importante y gana el Mundial…? ¿Es muy delirante pensarlo…? Dinero les sobra, jugadores propios les faltan. Tal vez se podría flexibilizar la ley y permitir solo tres naturalizados en campo.

ZAFÓ COLOMBIA. El mejor Chile de la historia (que lo es), no pudo con una Colombia que llegaba entre dudas y moretones, los que le había dejado Uruguay en el ring del Centenario. La roja no tuvo la lucidez ni la eficacia de otras noches; añoró a Charles Aránguiz, extrañó horrores a Marcelo Díaz, el mariscal que decide cómo se juega el partido. Una Colombia ruda, vestida de obrera, recuperó la verticalidad y el ánimo. “Empate justo”, reconoció Sampaoli. “Pudimos ganar”, dijo Pékerman, aprovechando la volada para anotarse algunos porotos de más. Es cierto que las estocadas colombianas tuvieron un aire de mayor peligrosidad (Muriel mediante), sin embargo la igualdad estuvo acorde al juego, a los méritos. Un gol y tres situaciones de riesgo para cada uno. Es justicia. Empate (1-1) que evitó una crisis en Colombia. Porque cuando a las críticas y a las dudas le sigue la derrota deviene la inestabilidad.

ARGENTINA, SIN MÍSTICA. Ahora Colombia recibirá a una Argentina sin mística, sin ángel… y sin Messi. En tres partidos sin él se notó todo lo malo que Lio habitualmente logra disimular con su genio. La gente le exige que gane él solo el Mundial y la Copa América. ¡Con este equipo de Martino…! Llegará a Barranquilla con siete bajas Argentina. La más baja, sin embargo, es la autoestima. No se ve que haya transmisión del técnico a los jugadores. Y cuando el entrenador no genera admiración o convencimiento en el futbolista, se apaga la llama de la ilusión por ganar, por demostrar. Se cumple con el compromiso, nada más. Las declaraciones dirán todo lo contrario, pero la realidad es que Argentina no juega bien. Y supera en las posiciones apenas a Venezuela. Es justo: ha jugado como para estar ahí.

EL PEOR INICIO. Es el peor arranque argentino en la historia de las eliminatorias. No obstante, el periodismo argentino no se muestra alarmado. “Falta mucho todavía”, dice. Tal vez cuando advierta la gravedad falte poco. Ecuador, Chile, Uruguay, Brasil, Colombia: esos cinco van a pelear los cupos. Uno debería caerse para que entre Argentina. Hoy, no lo vemos. El día “D” es en Barranquilla. Un pálpito: esta vez con declaraciones no se arregla.

¿ESTO ES BRASIL…? ¿SEGURO…? Lo de la Canarinha es tan inquietante que hasta se preocupan los no brasileños. Ni siquiera mereció el empate en el clásico (1-1). No atacó nunca, tiene un técnico que choca de frente con su historia, un fútbol timorato, juegan nombres desconocidos, Neymar casi no la tocó. Está un poquito mejor que Argentina en la tabla, pero en juego igual de mal.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia