Internacional

España está otra vez en la final

La lotería de los penales le favoreció al campeón, que derrotó 4-2 a Portugal y Ronaldo

Decisivo. El remate de Cesc Fábregas supera la resistencia del arquero Rui Patricio y le da a España el boleto hacia la final de la Eurocopa 2012.

Decisivo. El remate de Cesc Fábregas supera la resistencia del arquero Rui Patricio y le da a España el boleto hacia la final de la Eurocopa 2012.

AFP / Donetsk

02:04 / 28 de junio de 2012

España se impuso a Portugal por penales (4-2) en semifinales de la Eurocopa después de que el tiempo reglamentario y la prolongación terminaran en empate (0-0), ayer en Donetsk (Ucrania), y ahora buscará su segundo título continental consecutivo.

Cesc Fábregas, quien ya había marcado el último penal en cuartos de final contra Italia en la Eurocopa 2008, fue el encargado de anotar el que catapultó a España esta vez a la final del domingo en Kiev, contra el ganador del duelo Alemania-Italia.

En caso de conseguir el triunfo, España se convertiría en el primer equipo en la historia que consigue el triplete Eurocopa-Mundial-Eurocopa de forma consecutiva. Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Sergio Ramos y Cesc Fábregas fueron quienes anotaron los penales, después de que el especialista Xabi Alonso fallara el primero.

En Portugal, Cristiano Ronaldo, que debería haber lanzado el último de su selección, no llegó a tirar, ya que los fallos de Joao Moutinho, con parada de Iker Casillas, y Bruno Alves, que lanzó al travesaño, hicieron posible la victoria de España. Pepe y Nani fueron los anotadores lusos.

De esta forma, Portugal, que había caído ante España en octavos de final del Mundial-2010, por 1-0, no pudo tomarse la revancha. España estuvo desconocida en los primeros 90 minutos y despertó en la prolongación, sobre todo con las incursiones por las bandas de los ingresados Jesús Navas y Pedro Rodríguez, que dieron más profundidad.  Sus mejores oportunidades se dieron en los 30 minutos añadidos.

España pudo hilvanar su primera jugada de peligro en el minuto 9, gracias a una genialidad de Jordi Alba y Andrés Iniesta por la izquierda, que terminó con un remate de Álvaro Arbeloa, que se fue alto por muy poco. La segunda ocasión española apareció en el minuto 29, cuando el balón le llegó a Iniesta y su disparo pasó cerca del larguero.

El director técnico Del Bosque, viendo que España no encontraba huecos ni ocasiones de gol, decidió dar entrada a Fábregas en lugar de un invisible Negredo (minuto 53) y a Jesús Navas en el puesto de David Silva (59), buscando profundidad por la banda derecha.

Fue Portugal, sin embargo, la que gozó de la última oportunidad en el último minuto, con un contragolpe conducido por Raúl Meireles, que cedió a la izquierda a Cristiano Ronaldo, que en buena posición de disparo remató muy alto, el goleador no podía creer la situación que había despilfarrado en la última acción

La entrada de Pedro fue un revulsivo, ya que España multiplicó las jugadas de peligro por la banda izquierda y en una de ellas, en el minuto 103, Iniesta se encontró en posición ideal para rematar, sin embargo, el meta Rui Patricio hizo la mejor parada del partido.

En el minuto 113, España tuvo otra clara ocasión con un contragolpe, en que Pedro corría solo hacia la portería de Rui Patricio, tras un buen pase de Cesc, pero el canario quiso recortar a los defensas que venían en carrera detrás de él y perdió el balón. España, mejor en la prolongación que su rival, tuvo que esperar a los penales para ganar y volver a una final continental.

Los datos

Se aleja

El deseo de Ronaldo de ganar el Balón de Oro de la FIFA se diluye tras la derrota de ayer.

Se reivindicó

Sergio Ramos anotó un penal y se sacó la espina del que falló para el Madrid contra Bayern en la Liga de Campeones.

Suerte

El arquero Iker Casillas dijo que con los penales le tocó vivir una nueva alegría.

¿Se hizo justicia? - Lorenzo Carri

Se clasificó España en un cotejo monótono —pero un manjar para los que quieren aprender algo más sobre la manera de frustrar al rival— y no es posible hablar de justicia o injusticia.

Ha progresado el elenco de Paulo Bento y ha perdido decisión el conjunto de Del Bosque. Uno creció y el otro parece estancado. Uno no pudo conectarse con Cristiano y el otro depositó casi todas sus esperanzas en un Andrés Iniesta siempre diferente pero no infalible. Uno y otro fueron menos ambiciosos (o muy maniatados) de lo que se espera en una semifinal.

Se condenaron mutuamente a los penales y quiso la ironía de la lista que la gran esperanza portuguesa (Cristiano Ronaldo) no llegara a rematar y la cámara lo encontró mirando la pantalla y desahogando su furia. Como tantas veces se ha escrito, fue un cotejo con más ruido que nueces.

Estuvo molesto el equipo español en el primer tiempo (un banco de prueba, marcador en blanco) porque la presión arriba le quitó posesión de la pelota; y pareció satisfecho el elenco portugués, aunque fue inferior en remates a los arcos, escasos por ambas partes.

España resultó un plantel incompleto, porque Negredo fue borrado del mapa y Arbeloa carece de imaginación cuando pasa la mitad de la cancha. A diferencia de Portugal, que con Cristiano Ronaldo arriba, es un permanente “viene el lobo”.

Llegó algo más Portugal en el segundo periodo (se perdió el triunfo casi sobre la hora), y España trató de equilibrar con Cesc y Navas las salidas de los agotados Silva y Xavi. Pero todo siguió igual, y en la media hora suplementaria pareció que España buscaba con mayor afán la victoria —el arquero portugués Rui Patricio logró la atajada del cotejo ante una acción de Iniesta— mientras Portugal se dejaba llevar hacia los insufribles penales.

Ya saben ustedes que los españoles ganaron por cuatro a dos en esa angustiosa definición (que empezó con dos penales atajados) y se instalaron en una final (¿con Italia, con Alemania?) que será más dura y tal vez menos aburrida que lo visto ayer en Donetsk.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

La otra mirada de la Euro

Estatua

Diego Armando Maradona dijo que Cristiano Ronaldo y Leonel Messi son los mejores jugadores del mundo, y pidió que al portugués le hagan un monumento en Lisboa.

Exhibicionista

Tim Oleary es el hincha que el domingo se desnudó en la tribuna queriendo distraer al italiano Diamanti cuando iba a rematar un penal. No le sirvió e Inglaterra perdió.

1,3 millones de espectadores concurrieron a los partidos del torneo hasta los cuartos de final. El promedio es de 45.435 asistentes por encuentro, informó la UEFA.

Se disculpa

El francés Samir Nasri se disculpó en Twitter por su actitud durante el campeonato. En esa red social, el futbolista escribió fuertes críticas en contra de periodistas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia