Internacional

Una ‘Euro’ plana que puede ganar Alemania

Recta final Quedan en carrera cuatro selecciones. Alemania y España son favoritas, Portugal e Italia quieren sorprender.

La Razón

01:52 / 25 de junio de 2012

Organizados hasta la exacerbación, clínicamente puros, sincronizados desde la venta de cerveza hasta la forma en que encubren sus deficiencias arbitrales, televisivamente perfectos, los europeos montan sus shows futbolísticos con una notable vocación por hacer del espectáculo un producto perfectamente marketeado para que cada quién se sienta a gusto con el pedazo —o los fragmentos— que le toque espectar. Desde esa perspectiva, desde el “todo programado” la Eurocopa es una linda competición, pero la pregunta sudamericana formulada a la paceña es ineludiblemente: ¿Esito sería todo?

Resulta paradójico y hasta inaceptable para los anticristianos: No se puede poner en entredicho una primera constatación que sitúa a Ronaldo en la meseta a la que ningún otro futbolista de este torneo podrá llegar. Juega corriendo, corre jugando, cabecea bien en puertas propia para salvar y ajena para anotar, se mueve con una astucia incomparable por el frente de ataque, puede llegar bien perfilado lo mismo por izquierda que por derecha con dominio absoluto del balón y es lo que hace de Portugal el equipo que más nos ha entretenido en este campeonato, y que haría historia venciendo a la insoportablemente perfecta España, que de tan precisa que es ya nos tiene aburridos porque aunque Iniesta es lo más cercano al talento imprevisible, se encuentra un peldaño más abajo del Peter Pan del fútbol, Lionel Messi, e incluso del propio Ronaldo.

España hace honor a la importancia del juego colectivo, poniendo en el primer lugar de la escala de sus prioridades, el juego al toque como argumento para tejer triunfos, y esto no es metáfora, porque si algo hacen los comandados por Del Bosque es enhebrar pacientemente algo así como telas de araña para terminar acestando los golpes decisivos que la vulnerabilidad del rival les pueda permitir. Lo mismo Alemania que es rotunda para plantarse en la cancha con Schweinsteiger y Ozil dirigiendo la sinfónica ofensiva, pero sin el vuelo de aquellas grandes versiones germanas que tuvieron figuras como Beckenbauer, Rummenigge o Matthäus.   

Una sorpresa que nos saca de la somnolencia inducida por rendimientos previsibles es la que ayer nos ha ofrecido Italia que jugó a todo, menos a la italiana, para buscar desde el primer minuto la portería inglesa en procura del triunfo. Su seleccionador, Cesare Prandelli, tiene imagen de maduro y sereno, luego de que hiciera declaraciones resignadas ante la probabilidad de la no participación italiana en esta Eurocopa debido a la trama de partidos amañados que hacen del Calcio el torneo más corrupto del planeta.  

Los italianos que comenzaron poniendo en problemas a España en su debut (1-1) propusieron un partido francamente ofensivo en el que debieron llevarse la victoria en los 90 minutos reglamentarios, con Cassano y Ballotelli llegando en varias oportunidades para definir frente a Hart y con Pirlo metros más atrás organizando todos los movimientos de los “azzurri”. Menos dureza física y más predicamento por la pelota, es lo que profesa este equipo que como semifinalista es consciente del favoritismo de su rival Alemania.

Ronaldo le tiene más hambre a España que todos sus compañeros juntos y ese es un ingrediente que le agrega folklore a la previa de este partido en el que enfrentará con la misma vehemencia a sus compañeros del Madrid y a sus archirrivales del Barcelona, mientras que Alemania, luego de liquidar a Grecia  (4-1), llega para jugar frente a la Italia clasificada a través de los penales, como única selección ganadora de todos sus partidos.

Los dos encuentros semifinales van a ser durísimos y aunque los favoritismos ponen primero a Alemania y luego a España para llegar a la final del 1 de julio, sería saludable para el fútbol que se produzcan sorpresas. Mientras tanto me interesa mucho más lo que pueda suceder en la final que enfrentará a Boca Juniors y a Corinthians en Buenos Aires y Sao Paulo, equipos con profunda raigambre popular que nos recuerdan que el fútbol en el Sur se respira con una pasión incomparable.

El técnico italiano desdramatiza el fútbol

Tenía que llegar el momento: un director técnico de la selección italiana que rompiera el aprisionante molde del juego físico, de contraataque, resultadista y absolutamente utilitario. Es decir, todo lo que no debe ser el fútbol para personajes como Messi, que hace poco se ha estrellado contra los que buscan ganar como sea en desmedro del buen trato del balón.

▶▶▶

Cesare Prandelli sabe que el fútbol es menos importante que muchas otras cosas porque hace cinco años tuvo que cuidar a su convaleciente esposa, Manuela, que finalmente murió.

A partir de un momento tan difícil y doloroso en cualquier persona, todo lo demás —incluido el fútbol— pasa a formar parte de lo relativo.

▶▶▶

A diferencia de sus antecesores, aquellos que supieron construir la italianidad futbolística, Prandelli quiere un equipo con buen trato de pelota en primer lugar, antes que la táctica de la muralla defensiva. Se trata de muy saludables noticias para quienes militamos en la acera de enfrente, donde prima el fútbol ofensivo con mayores márgenes de riesgo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia