Internacional

Garay es la única duda de Martino para la final

En el once ideal de Martino, el veterano Martín Demichelis, de 34 años, podría dar paso de nuevo a Garay, como sucedió en la semifinal de Concepción, donde Argentina venció a Paraguay (6-1).

Ezequiel Garay, pieza defensiva de Argentina. Foto: Internet

Ezequiel Garay, pieza defensiva de Argentina. Foto: Internet

La Razón Digital / EFE / Santiago de Chile

13:57 / 02 de julio de 2015

Ezequiel Garay, aquejado de molestias estomacales que le impidieron estar en la semifinal del martes, es la única duda del seleccionador argentino, Gerardo Martino, para la final de la Copa América de este sábado ante Chile.

En el once ideal de Martino, el veterano Martín Demichelis, de 34 años, podría dar paso de nuevo a Garay, como sucedió en la semifinal de Concepción, donde Argentina venció a Paraguay (6-1).

El central titular junto a Nicolás Otamendi fue el único en ausentarse de la práctica del miércoles y se teme que las molestias gástricas puedan haberle debilitado físicamente.

Martino aprecia de Garay su poder en el juego aéreo, su capacidad en salir al corte, las pocas faltas que comete (cuatro en otros tantos partidos) y su acierto en el balón parado.

Además, en la tanda de penaltis en los cuartos de final frente a Colombia, el central del Zenit ruso convirtió el segundo para su selección.

Ezequiel Garay, que inició su carrera en Europa en el Racing de Santander español, cuenta con pasos por el Real Madrid, donde llegó a ser titular en el temporada 2009-2010, y el Benfica portugués, club en el que más creció como futbolista.

Al margen de la cuestión de Garay, el seleccionador argentino no tiene dudas para la final frente a Chile en el Estadio Nacional de Santiago.

Martino asentó su once de gala a partir del segundo encuentro de la Copa América, en el triunfo ante Uruguay (1-0) en el que fijó una línea de cuatro con Pablo Zabaleta en el lateral derecho, que suplió a Facundo Roncaglia; Nico Otamendi y Garay como centrales y Marcos Rojo en la banda izquierda.

En el centro del campo sentó a Éver Banega, quien, como Roncaglia, había sido titular en el debut ante Paraguay (2-2), y colocó a Lucas Biglia en su lugar para dar más consistencia al funcionamiento del conjunto.

El medio del Lazio se complementó con Javier Mascherano y liberó de algunas responsabilidades defensivas al creativo Javier Pastore, cuya semifinal ante Paraguay fue muy aplaudida.

Pastore, un centrocampista de excepcional visión de juego, pero poco despliegue físico, se ha ido compenetrando con Lionel Messi a medida que ha avanzado el torneo. El mejor ejemplo, el 6-1 ante Paraguay. 'El Flaco', asistido por Messi, sumó el segundo y dio otros dos.

También ha mejorado Ángel di María justo cuando se le comenzaba a cuestionar.

La sociedad Messi-Pastore le sirvió para impulsar su capacidad de desborde por velocidad y técnica. Sumó dos de los seis goles contra los guaraníes y asistió a Sergio Agüero en el sexto.

Ese doblete y asistencia igualan un hito conseguido por Rivaldo en 1999, cuando Brasil goleó a Uruguay en la final de la Copa América con dos goles y una asistencia del talentoso brasileño.

A pesar de solo haber anotado un tanto, de penalti frente a Paraguay (2-2), la influencia de Messi en la selección es capital.

En la semifinal, intervino en los seis goles directa o indirectamente, con tres asistencias de gol.

Un poco más desconectado del colectivo está Sergio Agüero, quien, sin embargo, muestra unas estadísticas de auténtico matador. En cuatro encuentros acumula tres goles.

En el estadio Nacional de Santiago, tendrá un objetivo personal, batir la marca del actual artillero de la competencia, el chileno Eduardo Vargas, que tiene cuatro tantos en su haber.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia