Internacional

Goles, alma, vida y corazón

Bolivia está cerca de los cuartos. Acertó en el primer tiempo y resistió en el segundo

Tercero. Marcelo Martins (9) convierte el gol de penal a favor de Bolivia.

Tercero. Marcelo Martins (9) convierte el gol de penal a favor de Bolivia. AFKA.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

04:44 / 16 de junio de 2015

Bolivia fue goles, alma, corazón y vida ayer frente a Ecuador. La Verde ganó un partido (3-2) —¡y qué partido!— después de 18 años en una Copa América, lo que ya es toda una hazaña, y quizás esos tres puntos sean los que le den la clasificación a la próxima fase, los cuartos de final, de Chile 2015. Por ahora está cerca, bastante cerca.

La Verde fue capaz de entender lo que necesitaba, no había otra que lograr una victoria; supo quererla y luego buscarla, y a eso salió desde el comienzo mismo del juego; y también supo sentir que esta era la oportunidad para devolverle la fe a la gente.

Logró construir un magnífico resultado en la primera parte (3-0). Y en la segunda, cuando el rival se le vino encima, derrochó todo: personalidad, fuerza hasta más no poder y ganas de no ser más de lo mismo, sino de cambiar la historia.

Después de haber ganado semejante batalla —porque hay que reconocer que Ecuador nunca se dio por vencido y hasta quizás no mereció lo que a la postre fue el resultado final, por lo que el mérito de Bolivia es mucho más grande—, no hay nada mejor que sentirse vivo. El equipo nacional lo está, no solo porque ha quedado cerca de pasar a la otra fase, sino y, sobre todo, porque en 90 minutos ha mostrado la valía de su fútbol, con mérito propio —nadie puede decir que fue cuestión de suerte o cosa parecida—, y habiendo hecho hasta aquí una Copa América que sorprende a todos, además en un grupo que se ha puesto bravo de verdad. Fue un partido que no dejó respirar. Ambos tiempos, impresionantes.

Bolivia tuvo una aparición apoteósica. Ni el rival ni nadie se la esperaba. Casi abre la cuenta al minuto con un disparo de tiro libre de Martin Smedberg Dalence, que exigió la estirada del arquero. No fue ningún espejismo, porque a los 4’ abrió la cuenta mediante un cabezazo del capitán Ronald Raldes tras un centro del mismo Smedberg.

No se quedó ahí. Rara selección boliviana que sale así y va por más. Ésta de Mauricio Soria lo hizo, metió presión arriba y le dio resultado cuando Ricardo Pedriel, a los 18’, “robó” la pelota, se la dio a Martins y éste, con gran visión, la puso cabalito para que Smedberg le pegara —con un muy buen disparo— para el 2-0. Ecuador no se quedó de brazos cruzados, se sintió golpeado y empezó a mostrar sus armas, a la vez que fue emergiendo la gran figura de Romel Quiñónez en la custodia del arco boliviano.

El golero de Bolívar tapó dos veces de manera notable antes de que a los 37’ se convirtiera en héroe —como ya lo hizo en la Copa Libertadores con su equipo— al atajar un penal —luego de una injusta sanción del árbitro, porque no hubo falta— a cargo de Enner Valencia.

Sí fue falta penal clarita la que pasados los 40 minutos le cometieron a Damián Lizio, y que a los 43’, Marcelo Martins cambió por gol con un magnífico disparo, fuerte e inatajable. Era un increíble 3-0. Casi todo le había salido bien a Bolivia.

La selección logró sobrevivir en la segunda parte. Sufrió al extremo, aunque valió la pena. Ecuador salió a querer cambiar la historia y a la larga el final fue dramático, porque hizo dos goles, el de Valencia a los 2 minutos y el de Miller Bolaños a los 36’.

Pero Quiñónez fue el abanderado de la resistencia boliviana. Tapó de forma notable varias definiciones de los ecuatorianos, aunque no fue él solo. Raldes, un magnífico Edward Zenteno; Alejandro Chumacero, Danny Bejarano, Smedberg. Mejor sería no nombrar a nadie y darles el aplauso a todos, porque no hubo ninguno que no pusiera eso del comienzo: alma, corazón y vida.

Los datos

Efectiva

Bolivia tuvo un muy alto porcentaje de efectividad en el primer tiempo. Contabilizando fríamente sus opciones de gol, tuvo cinco y metió tres.

Penales

El árbitro cobró dos penales: el a favor de Ecuador se lo inventó, porque no hubo falta. En el de Bolivia estuvo bien, pero además hubo una mano clarísima que la dejó pasar en el área ecuatoriana.

Muchas más

Ecuador tuvo unas ocho opciones de gol en todo el partido, incluido un travesaño. Solo hizo dos.

Clasificación

Chile y Bolivia, con cuatro puntos cada uno, tienen las mejores chances para avanzar; sin embargo, México, con dos, no está muerto. Cualquiera puede ganar el grupo o ser segundo. De paso, Ecuador aún puede aspirar a ser uno de los mejores terceros. Nada está dicho.

Un empate

Ganar o por lo menos empatar, el viernes ante Chile, sería suficiente para que Bolivia consiga la clasificación a la siguiente instancia. En ese caso, junto con su rival harían cinco puntos. También podría hacer cinco México, si vence a Ecuador. Pero ahí uno de ellos se aseguraría ser uno de los mejores terceros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia