Internacional

Jules Bianchi está ‘muy, muy grave’, pero estable

Vuelve la polémica sobre la seguridad en las pruebas de Fórmula Uno

Francés. El piloto Jules Bianchi saluda en Suzuka antes de la carrera en la que sufrió un grave accidente.

Francés. El piloto Jules Bianchi saluda en Suzuka antes de la carrera en la que sufrió un grave accidente. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Yokkaichi (Japón)

03:31 / 07 de octubre de 2014

El estado de salud del piloto Jules Bianchi, accidentado el domingo en el Gran Premio de Japón de Fórmula Uno, es “crítico, pero estable”, informó ayer un portavoz de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ante el hospital de Yokkaichi, donde está ingresado el francés.

“Compréndanlo bien, es muy, muy grave (su estado de salud)”, declaró Matteo Bonciani, muy emocionado por su estrecha relación con Bianchi, ante los periodistas que están reunidos alrededor del hospital.

El término “estable”, que tiene un verdadero sentido médico, debe interpretarse en este caso como una falta de evolución del estado de salud del piloto, tanto en un sentido como en otro, ya que Bonciani, que no es médico, no dio más precisiones.

El portavoz de la FIA realizó estas breves declaraciones por petición expresa de los padres de Jules, Philippe y Christine Bianchi, poco después de que llegaran al hospital procedentes de Niza, la ciudad natal del piloto.

Bonciani sí confirmó que hoy llegará al mediodía Nicolas Todt, agente de Bianchi, y sobre todo, el profesor Gérard Saillant, cofundador junto a Jean Todt, actual presidente de la FIA y padre de Nicolas, del Instituto del Cerebro y de la Médula Espinal (ICM, por sus siglas en francés). Fundado en 2005, este instituto es un centro pionero de investigación sobre enfermedades neurológicas y psiquiátricas, así como de paraplejias.

Bianchi, de 25 años y piloto de la escudería Marussia de Fórmula Uno desde 2013, se encuentra en estado muy grave tras el accidente que sufrió el domingo, al chocar contra una grúa que retiraba otro monoplaza. El eterno debate sobre la seguridad en el deporte del motor volvió al primer plano tras el dramático accidente y en especial sobre el mantenimiento de la hora de la carrera, pese a que se sabía que llovería.

La carrera en Suzuka estaba prevista para coincidir con el despertar de los aficionados de la Fórmula Uno en Europa y no se pudo modificar, pese a que las previsiones meteorológicas apuntaban a esa hora fuertes lluvias por el paso del tifón Phanfone.

Los intereses televisivos parecen una razón más plausible para explicar el rechazo al cambio de horario, más que la preocupación por los espectadores japoneses, que podrían haber avanzado su llegada al circuito si hubiesen sido alertados la víspera.

Una vez completadas 40 vueltas a Suzuka, el 75% de la distancia total de la prueba, con el inglés Lewis Hamilton liderando la carrera tras superar a su compañero alemán en Mercedes Nico Rosberg en el vigésimo noveno giro, si se hubiese detenido la carrera no hubiese cambiado casi nada al resultado final.

El dato

Un ‘error’

El cuatro veces campeón del mundo de Fórmula Uno, Alain Prost, denunció ayer “un verdadero error” a nivel organizativo en el Gran Premio de Japón que generó el accidente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia