Internacional

Londres-2012, un éxito organizativo en el que debería inspirarse Rio

Y el buen ambiente no sólo reinó en las sedes de competición, sino también en el parque olímpico y en las calles cuando había competiciones como el ciclismo, el triatlón, la marcha o el maratón.

La Razón Digital / AFP, Claudia Rahola / Londres

17:59 / 12 de agosto de 2012

Los Juegos Olímpicos de Londres que se cierran este domingo han sido un éxito a nivel deportivo y, a pesar de los temores iniciales, también organizativo, por lo que Rio-2016, que recibe ahora el testigo, debería utilizarlos como inspiración.

"Los Juegos de Londres han sido fabulosos, extraordinarios", comentó en su última rueda de prensa el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, sin aventurarse a comparar con ediciones anteriores.

Sus palabras coinciden con la opinión mayoritaria sobre unos Juegos en los que, salvo la polémica de los primeros días sobre el gran número de asientos vacíos en los estadios, han transcurrido sin mayores problemas.

El tan temido caos de los transportes, en cuya mejoría el gobierno había invertido 6.500 millones de libras (10.200 millones de dólares, 8.300 millones de euros) no se materializó.

Londinenses y visitantes tuvieron que hacer frente a una red sobrecargada y a interrupciones puntuales, pero éstas fueron siempre de corta duración.

Tampoco en materia de seguridad se concretó el desastre anunciado después de que días antes de los Juegos hubiera que movilizar de urgencia a 4.700 soldados suplementarios debido a la incapacidad de una empresa de seguridad privada subcontratada de facilitar todo el personal que había prometido.

El gobierno había previsto el mayor dispositivo de seguridad desde la Segunda Guerra Mundial, con unos 40.000 efectivos, para prevenir cualquier eventualidad en esta ciudad que ya sufrió en 2005 el azote del terrorismo islámico y que hace un año enfrentó varios días de disturbios civiles.

Pero la capital británica no pareció nunca un búnker, y en varios controles de seguridad, los militares de los primeros días -más sonrientes que amenazadores- fueron sustituidos por guardias de seguridad privados.

La palma de la simpatía, sin embargo, se la llevaron los 70.000 voluntarios movilizados para todo tipo de tareas.

Ni siquiera la lluvia, omnipresente durante los tres meses previos a los Juegos, enturbió el espectáculo.

Los británicos, que en los meses previos habían expresado frustración por la complejidad del proceso de venta de entradas que el COI ya ha prometido reexaminar, respondieron presente.

El gran número de asientos vacíos en los estadios en los primeros días de competición, debido según los organizadores a la ausencia de miembros "acreditados" de la familia olímpica, se colmó rápidamente.

Y el buen ambiente no sólo reinó en las sedes de competición, sino también en el parque olímpico y en las calles cuando había competiciones como el ciclismo, el triatlón, la marcha o el maratón.

El resto del tiempo, el corazón de la capital británica estuvo más vacío que de costumbre, lo que lleva a los expertos a pensar que los Juegos, que costaron 9.300 millones de libras (14.600 millones de dólares, 12.000 millones de euros) al contribuyente, no serán el milagro esperado para reanimar a una economía británica en recesión, al menos a corto plazo.

Lo que no impidió que el primer ministro británico David Cameron declarara satisfecho este domingo: "No sólo hemos entregado los Juegos, hemos brillado".

Las hazañas deportivas contribuyeron al éxito de esta edición.

El nadador estadounidense Michael Phelps, que se convirtió en el atleta más laureado de toda la historia de los Juegos Olímpicos, y el jamaicano Usain Bolt, que revalidó un triplete inédito en la velocidad, no defraudaron.

Pero Londres 2012 dejó otras hazañas como el récord mundial de 800 metros del keniano David Rudisha o el doblete del británico Mo Farah en 5.000 y 10.000m.

Dentro de cuatro años, le tocará el turno a Rio. Durante su visita a Londres al principio de los Juegos, la presidenta de Brasil, Rousseff declaró que los Juegos de 2016 eran un "desafío" para su país, y que había venido a "aprender".

Además de los retos que presenta la ciudad brasileña en materia de seguridad y de transporte, los brasileños tendrán que esforzarse para emular a unos antriones que en "sus" Juegos lograron uno de los mejores resultados de su historia olímpica, terminando terceros del medallero con 29 oros (65 medallas).

Brasil, que con 17 medallas (3 de oro) logró una cosecha ligeramente mejor que la de Pekín, se ha marcado como objetivo terminar en Rio entre los 10 primeros, con unos 30 metales.

"El trabajo para 2016 ya ha empezado. Trabajamos conjuntamente con las federaciones y con el ministerio de deporte para ofrecer la mejores condiciones a nuestros atletas", declaró el presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Nuzman, a cuatro años de la cita carioca.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia