Internacional

Neymar, ídolo y figura de Brasil, es el mejor de la Copa

Neymar se consagró como ídolo y figura de la selección brasileña, tras ser elegido ayer como el mejor jugador de la Copa Confederaciones 2013 con su juego cargado de genialidad y espectaculares jugadas.

La Razón (Edición impresa) / AFP/EFE / Río de Janeiro

00:31 / 01 de julio de 2013

AFP

Neymar se consagró como ídolo y figura de la selección brasileña, tras ser elegido ayer como el mejor jugador de la Copa Confederaciones 2013 con su juego cargado de genialidad y espectaculares jugadas.

Sonrisa de adolescente, zarcillos en las orejas y peinado excéntrico, el flamante atacante de 21 años, fichado por el FC Barcelona, se movió a sus anchas en áreas rivales y condujo a Brasil a su cuarto título de campeones.

Terminó el torneo con cuatro golazos y múltiples asistencias.

El joven crack ha dicho que su objetivo “no es ser el mejor del mundo, sino jugar en las mejores competencias del mundo” con el Barça y la selección.

Hábil y veloz, los dribles de Neymar son una especie de baile, que terminan humillando a los defensores. Aunque tiene, no obstante, una tendencia incorregible a caerse por nada para simular, con lo que se ganó el apodo de “cae cae”.

Con todo, Neymar se impuso rápidamente como el ícono de un Brasil huérfano de un gran artista desde que palidecieron Ronaldo, Ronaldinho o Robinho.

Llegó a la Copa Confederaciones estrenando la “10”, la camiseta de mayor peso en la amarelinha, y con un ayuno de nueve juegos sin anotar gol.

Pero el seleccionador Luiz Felipe Scolari nunca perdió las esperanzas en la joya y después de que su juego despuntara no dudó en llamarlo “genio” del campo, que calló, con sus magníficas jugadas, a sus críticos, que insistían que el crack no mostraba en la selección las grandes jugadas que lo consagraron en el Santos. El saldo: 23 goles en 38 partidos con la selección absoluta.

 Neymar, que llegará a España coronado como el “nuevo Pelé”, buscará brillar bajo la camiseta catalana junto al argentino Lionel Messi, el mejor jugador del mundo al que seguramente sueña con reemplazar un día.

Torres y Fred, a cinco goles

Bota de oro

El delantero español Fernando Torres ganó la Bota de Oro que le acredita como mejor goleador de la Copa, con cinco tantos, los mismos que el brasileño Fred, declarado Bota de Plata, y seguido de su compatriota Neymar (4 dianas) con la de bronce.

Guante de oro

El brasileño Julio César recibió el Guante de Oro  al mejor portero. Solo encajó tres goles, dos de Italia en la primera fase y uno de Uruguay en  la semifinal.

Juego limpio

La FIFA otorgó a España el premio al juego limpio de la Copa, el trofeo que reconoce a la Roja como el equipo que recurrió menos al juego violento.

El primer paso para buscar el sexto título mundial

El capitán de Brasil, Thiago Silva, levantó el trofeo, que hace que los aficionados empiecen a pensar en el hexacampeonato mundial como anfitrión en 2014. Poco después los jugadores mostraron sus medallas y la copa en la tradicional vuelta olímpica en el Maracaná.

Era un día para la historia: el 30 de junio de 2002, Luiz Felipe Scolari ganó el quinto título mundial de Brasil en Corea-Japón. Once años después, el mismo técnico conquistó la cuarta Confederaciones, tercera consecutiva, y se colocó con legitimidad la camiseta de favorito al Mundial del próximo año.

Scolari reasumió el desafío a finales del año pasado y comenzó a armar el equipo ayer ganador. No en vano es llamado el técnico “especialista” en armar selecciones triunfadoras.

Los 73.531 hinchas en el Maracaná, que desde la propia interpretación del himno nacional demostró que jugarían bien su papel de jugador “12”, rompieron sus gargantas con cada gol.

Y así sonó el silbato final. España se quedó sin el único título que le falta. ¿Algo bueno? Quizás, si se cree en brujas, es que podrá evitar la presunta maldición de que quien gana la Confederaciones, pierde el Mundial.

Fue el final de tres semanas  de protestas en las calles

EFE

Brasil, el autodenominado “país del fútbol” y dueño de cinco títulos mundiales, culminó ayer, en la final de la Copa Confederaciones, casi tres semanas de manifestaciones que han tenido en su epicentro a la FIFA.

En estas tres semanas, las protestas se extendieron por todo el país por un descontento social que engloba el Mundial de 2014, la corrupción y otros numerosos asuntos.

Los incidentes registrados ayer en Río de Janeiro en las inmediaciones del Maracaná tenían como blanco principal la organización de la Copa Confederaciones y el Mundial, torneos asignados a Brasil por el empeño del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Miles de personas, en dos manifestaciones sucesivas a las puertas del Maracaná, alzaron su voz contra el despilfarro que ellos creen que ha habido en la organización de los torneos deportivos, los desalojos de familias pobres que vivían cerca de los estadios y contra la elitización del fútbol.

Durante la competición, que de forma irónica ha sido llamada en algunos medios como “la copa de las manifestaciones”, las protestas se intensificaron progresivamente en las seis ciudades sedes y, en especial, donde se jugaban partidos de Brasil.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia