Internacional

Rogerio Ceni - Se despide una leyenda

El arquero más  goleador de la historia se retiró el viernes luego de 25 años de carrera

El golero Rogerio Ceni ingresa al estadio Morumbí y saluda a los 60.000 hinchas que se reunieron para despedirlo.

El golero Rogerio Ceni ingresa al estadio Morumbí y saluda a los 60.000 hinchas que se reunieron para despedirlo. Foto: AFP

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Sao Paulo

00:00 / 14 de diciembre de 2015

Fuegos artificiales, colores en el gramado y  así 60.000 hinchas cantando entre la euforia y la pena a un mito que se va: así despidió el Sao Paulo a Rogério Ceni, el portero más goleador de la historia, que salió el viernes del Morumbi ya como exfutbolista, pero convertido en leyenda.

Hace 25 años, 1.237 partidos y 131 goles anotados que aquel adolescente espigado que venía del árido centro de Brasil aterrizó en el Sao Paulo. Ahora con 42, Ceni abandona el fútbol con una hoja de servicios que no tiene precedentes en este deporte y que su hinchada celebró en una noche de fiesta con muchos ojos vidriosos.

“Soy del Sao Paulo desde que nací y he venido para despedir a nuestro mayor ídolo. Él se identificó con el equipo en tiempos en que la mayoría juega por dinero y por fama. Ceni es el último jugador de la historia que luchó por una camisa, ya no quedan románticos”, afirmó Thiago Eliseu, un psicólogo de 33 años.  

Tantas veces postergada como temida, la retirada del mito ya no tenía vuelta atrás y nadie se la quería perder. Horas antes de comenzar la fiesta, los aledaños del Morumbi ya estaban tomados por una marea de camisas “tricolores” que ahogaba a los autos que trataban de sobrevivir a la hora punta de la mayor ciudad de Sudamérica.

Entre el olor a carne frita, los cánticos de los hinchas y los petardos que anunciaron la llegada del M1TO, como le llaman los aficionados, Herminio Augusto caminaba luciendo orgulloso su camisa conmemorativa de los 100 tantos del arquero más goleador de la historia.

“Rogério fue el Pelé del arco, un futbolista muy especial y que vamos a echar mucho en falta. Quizás no fue el mejor jugador de la historia, pero ha sido único”, afirmó este comerciante de 41 años que tiene una colección de más de 50 camisas del Sao Paulo, 20 de ellas de Ceni.

El “01” del Sao Paulo, que ya nadie volverá a vestir (el excéntrico número que durante los últimos 11 años ha adornado la elástica que llevaba vistiendo ya desde el siglo pasado) custodió el arco, marcó un gol y hasta cantó con la guitarra al hombro junto a la banda de rock que amenizó esta velada que el Sao Paulo diseñó a las especiales medidas de su jugador más fiel, y que no pasó por alto los gustos de este fan confeso de ACDC.

Y no hubo megafonía suficiente para tapar las voces de una hinchada que puso el alma para cantar por última vez: “Todos tienen portero, solo nosotros tenemos a Rogério. Portero matador”.

Desde 1990 fue jugador de un solo equipo,  el Sao Paulo

A Rogério Ceni el arco se le hacía pequeño. Vivió de sus guantes y conquistó el mundo con los 131 tantos que salieron de sus botas, pero el portero más goleador de la historia siempre regresaba a la meta del Sao Paulo, de la que solo le separó el retiro.

Entre botas, balones y pantalones cortos este líder de 42 años fue obsesionado con la perfección y se agarró a sus oportunidades como sus manos al balón.  

Desde que el espigado adolescente de 17 años de un club humilde de Mato Grosso (centro) aterrizó en Sao Paulo en 1990 transcurrieron 1.237 partidos; ningún futbolista de la historia disputó más con la misma camiseta. Fue capitán durante 16 años y conquistó 26 títulos, entre los que brillan dos Copas Libertadores, un Mundial de Clubes de la FIFA, una Copa Intercontinental, dos Recopas Sudamericanas, una Supercopa y tres campeonatos brasileños.

Aunque son los 131 goles que marcó durante su carrera (69 de penal, 61 de falta y uno en juego) los que proyectaron al mundo a este adicto a la competición que se despide como el décimo artillero de la historia del Sao Paulo.

“Es un portero excepcional, que tiene la mejor técnica con los pies que vi jamás. Además, tiene una personalidad muy fuerte”, contó Raí, otro líder en la historia dorada del Sao Paulo.

Fue campeón del mundo sin jugar

En el pacto de Ceni con la historia también quedaron cláusulas por cumplir.

Con menos de una veintena de partidos disputados con la Seleçao, el eterno capitán del Sao Paulo fue campeón del Mundo en 2002 sin salir del banco y solo se estrenó en un Mundial con los ocho minutos que disputó contra Japón en Alemania 2006. Un balance muy pobre con la camisa de la pentacampeona del mundo para alguien que nunca supo perder.  

“Rogério tuvo algunas oportunidades en la selección, pero quedó marcado por un periodo en el que el equipo estaba muy agitado, las relaciones entre ellos eran complicadas y hasta hubo una rebelión de atletas”, recordó el exfutbolista Raí.  

Como los viejos rockeros, sus músicos favoritos, Ceni coqueteó con el retiro desde que cumplió los 40, aunque siempre encontró una razón para quedarse.

Pero el 13 de mayo se le apagó el sueño cuando el Cruzeiro eliminó al Sao Paulo de la Copa Libertadores de América en los penales.

Ceni jugó 17 partidos con la selección brasileña, con la que se estrenó en la Copa Confederaciones de 1997 en un encuentro contra Arabia Saudí. En los nueve años que fue convocado por la cinco veces campeona mundial de manera intermitente nunca llegó a consolidarse, pero al menos logró alzarse con el título de campeón mundial.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia