Internacional

Uruguay e Italia son aspirantes al premio consuelo

Uruguay pondrá “toda la carne en el asador” para intentar vencer a una Italia que llega diezmada por lesiones hoy (12.00, hora boliviana) en el partido por el tercer puesto de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

Gráfico Copa Confederaciones

Gráfico Copa Confederaciones

La Razón (Edición impresa) / AFP n / Salvador y Río de Janeiro

00:16 / 30 de junio de 2013

Uruguay pondrá “toda la carne en el asador” para intentar vencer a una Italia que llega diezmada por lesiones hoy (12.00, hora boliviana) en el partido por el tercer puesto de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

Pese a que el DT celeste, Óscar Tabárez, no dio a conocer la formación que saldrá al Arena Fonte Nova, en Salvador, capital de Bahía, se espera que ésta sea prácticamente la misma que perdió 2-1 el miércoles en Belo Horizonte ante Brasil en las semifinales.

Es decir, Uruguay apostará a su tridente ofensivo de lujo, compuesto por Edinson Cavani —el mejor jugador charrúa ante Brasil y quien anotó el gol del empate parcial—, Luis Suárez y el veterano Diego Forlán, que erró un penal ante los pentacampeones mundiales cuando el partido estaba 0-0.

A ganar. “Cada vez que nos ponemos la celeste lo hacemos para ganar y para nosotros representa mucho poder quedarnos con el tercer puesto”, dijo el Pistolero Luis Suárez.

Para Uruguay sería un avance obtener el tercer lugar de Brasil 2013, porque en su anterior participación en la Copa Confederaciones, en Arabia Saudí 1997, finalizó cuarto tras perder el último partido con República Checa.

Además, agregó Suárez, “todavía tenemos la espina clavada” por no haberle ganado a Alemania “en el (partido por el) tercer puesto del Mundial” de Sudáfrica 2010, que terminó con victoria germana por 3-2 y relegó a la celeste al cuarto lugar.

Pero la empresa no será fácil para el campeón de América, porque la squadra azzurra “es una de las mejores del mundo y lo demostró el jueves cuando estuvo a punto de ganarle a España”, afirmó Suárez.

Italia viene de disputar su mejor partido en mucho tiempo en las semifinales de la Confederaciones, en la que mantuvo en jaque a la favorita España pero terminó perdiendo por penales 7-6 luego de empatar a cero los 90 minutos y la prórroga.

Sin embargo, el dramático lance ante los campeones del mundo en el estadio Castelao de Fortaleza dejó sus consecuencias en el plantel de Cesare Prandelli, que sufrió por la humedad y el calor de la capital del estado de Ceará.

El DT italiano, que ya había perdido en la fase de grupos por lesión a su delantero estrella, Mario Balotelli, y al lateral Ignazio Abate, tampoco podrá contar ante la celeste con su regista de lujo, el cerebral Andrea Pirlo, con el defensa Andrea Barzagli ni con el volante Claudio Marchisio.

“Si estuviéramos por jugar la final de un mundial haríamos todo lo posible para que pudieran jugar”, destacó el médico italiano, Enrico Castellacci, pero “ahora preferimos no arriesgarlos”.

Prandelli también tiene en duda al defensa Giorgio Chiellini, al volante Daniele De Rossi y al delantero Alberto Gilardino, que quedaron sentidos tras el lance con España.

Las ausencias de Barzagli y Chiellini —en caso de que éste no pueda estar— y la presencia del tridente ofensivo celeste llevarían a Prandelli a cambiar su línea de tres en el fondo por una de cuatro.

La otra cara del torneo

Protección policial

Un contingente de 10.600 policías protegerá hoy la final de la Copa Confederaciones entre Brasil y España en Río  de Janeiro, una cifra que casi dobla la que habitualmente resguarda a toda la ciudad.

Detrás de la selección

Siete amigos recorrieron 6.717 kilómetros detrás de la selección brasileña. Con una casa rodante o motorhome pintada de verde y amarillo estuvieron en Brasilia, Fortaleza, Salvador, Belo Horizonte y llegaron finalmente a Río.

finales de Copa Confederaciones ha disputado Brasil, la de hoy será la cuarta y la tercera de manera consecutiva. El equipo anfitrión es el actual bicampeón de este certamen.

Una final

Italia y Uruguay, que jugarán hoy por el tercer puesto, son dos selecciones “que podrían haber llegado a la final”, consideró el DT de la celeste, Óscar Tabárez. “No son finalistas porque desperdiciaron ocasiones”, dijo.

No todos  le dan bola  al fútbol  en Brasil

La seleçao se clasificó para la final de la Copa Confederaciones entusiasmando a buena parte de la población que espera con ansias el Mundial 2014, aunque, aun cuando sea el “país del fútbol”, hay muchos que se sienten ajenos a todos esos preparativos, a un año del mayor evento deportivo del mundo.

Según un estudio de Ibope, 77% de los brasileños tiene al balompié como una pasión. Y además este deporte está en el primer lugar para 82% de los hombres y 72% de las mujeres.

Sin embargo, los datos sugieren que más de 35 millones de personas en el país no le dan la más mínima importancia a lo que acontece en el césped.El universitario Jaime de Araújo, de 20 años, es parte de esos millones de brasileños.

“A pesar de que a mi familia le gusta mucho el fútbol, nunca me interesó. Y he sentido la presión no sólo de mi familia, sino también de amigos y conocidos. Así que al menos tengo que saber el resultado de los juegos de Brasil para socializar”, contó a la AFP.

Según especialistas, la relación de los hinchas brasileños con el deporte es compleja y se refleja en diversos aspectos de la sociedad.

“Concuerdo con la afirmación de que Brasil es el país del fútbol porque ese es el tema más recurrente en las conversaciones”, comenta el profesor alemán Martin Curi, doctor en Antropología que investiga la relación entre deporte y sociedad para la Universidad Federal Fluminense.

Pero muchos brasileños se sienten ajenos al campeonato nacional. Una encuesta de la consultora Pluri, especializada en mercado deportivo, reveló que 20,8% de los brasileños no son fanáticos de ningún equipo e incluso hay quienes odian al fútbol.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia