Internacional

La artillería albiceleste en su fulgor

La Razón (Edición Impresa) / Óscar Dorado Vega / La Paz

02:25 / 01 de julio de 2015

Partido como tal solo hubo, si de expresión de lucha se trata, en los minutos finales de la fracción inicial. En ese pasaje Barrios descontó y Bobadilla desperdició el empate con un bombazo elevado.

Antes, Argentina sacó ventaja de dos goles —Rojo y Pastore— gracias a un expediente tan sencillo como incontrastable: jugar muy bien. La relación de la albirroja y el balón era poco menos que caótica. Para colmo, perdió a González y Santa Cruz por lesión y todo se le puso demasiado cuesta arriba.

Imaginamos que luego del intermedio veríamos un cotejo de ida y vuelta. Error. Solo se hizo de ida, en el carril de tránsito albiceleste, que a los siete minutos ya estaba cuatro a uno arriba luego de un doblete de Di María.

De ahí en más un genuino e inesperado paseo futbolístico. Y este dato lo revela: el arquero Romero solamente tocó la pelota en la última acción, producto de un tiro libre que lo encontró bien ubicado. En cambio Villar se revolcó más de una vez y, de hecho, evitó que Messi dijera presente en el marcador, sin ignorar que el capitán participó, en la gestación, de casi todos los tantos.

La contundencia se completó gracias a aciertos de Agüero e Higuaín. Entonces el marcador  —absolutamente insólito para una semifinal— tomó características tenísticas.

Despertó Argentina. Avisó ! El subcampeón del mundo mostró sus cartas de cara a la final. Fue dueño del encuentro durante más del 90% de su desarrollo. Acumuló atributos favorables (entre una que otra falencia esporádica del medio hacia atrás) para reiterar que es, sin duda, el gran candidato al título. Deberá reconfirmarlo el próximo sábado. A menos, claro, que Chile diga otra cosa.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia