Internacional

Con la cabeza bien puesta

El fútbol de Bolivia necesita eliminar a Liga y Asociación Nacional

La Razón (Edición Impresa) / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

00:02 / 03 de julio de 2015

No es culpable Mauricio Soria de la irregular actuación de la Selección absoluta en Chile 2015. Ni siquiera por sus criticados cambios de último minuto en los oncenos inicialmente previstos. En realidad la gran culpable es la historia de omisiones sistemáticas y periódicas con respecto de políticas de fomento al deporte boliviano en términos generales. Ni Soria, ni cualquier otro seleccionador de turno es el responsable para que el país no produzca desde hace por lo menos una década, futbolistas con verdadero estatus competitivo internacional, al extremo que el bicampeón nacional de hoy se las rebusque para reconquistar a su goleador en temporadas pasadas, y que fuera de nuestro país les ha aportado casi nada a los equipos de los que ha formado parte.

Jugadores de mediados de los 70 hacia los 80 con la calidad de Erwin Romero, Ovidio Messa, Carlos Aragonés o Miguel Aguilar no han vuelto a surgir. Tampoco aparecieron más tarde, después de Milton Melgar, Marco Etcheverry, Erwin Sánchez, Julio César Baldivieso o Luis Cristaldo. Ni hablar de aquellos volantes centrales que fueron inamovibles en los equipos en los que jugaron como Eduardo Angulo o Vladimir Soria. Y en el sector defensivo todavía debemos recordar a Mario Rojas, Ricardo Fontana o Miguel Rimba. Y si la memoria no me es esquiva, los últimos dos futbolistas destacados sin lugar para objeciones son Joaquín Botero y Luis Gatti Ribeiro. Es probable que en el capítulo de los arqueros, Rómel Quiñónez llegue a los niveles de José Issa, Griseldo Cobo, Carlos Conrado Jiménez o Luis Galarza.

En esta nueva época debemos seguir saludando con profundo respeto el profesionalismo de Ronald Raldes que logró superar una fractura de clavícula en tiempo récord, para seguir siendo el capitán del último lustro y anotar el gol inaugural contra Ecuador en esta cuadragésima cuarta Copa América en la que se superó la barrera de la fase de grupos con un empate y un triunfo, y que podría ser útil como envión motivador para ingresar en eliminatorias con miras a Rusia 2018.

El fútbol de Bolivia necesita eliminar a la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB) y a la Asociación Nacional de Fútbol  (ANF) y esto no significa, como algunos mareadores de perdiz pretenden forzar, promover la desaparición de los clubes llamados profesionales y de las asociaciones departamentales. Todo lo contrario. Para su fortalecimiento es prioritario acabar con estructuras político-burocráticas que a ningún buen lugar conducen como ya está suficientemente demostrado. El fútbol boliviano debe contar con un solo presidente —el de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF)— y ampliar su Comité Ejecutivo de cuatro a seis miembros, tres representando a los clubes de la división mayor y otros tres representando a las nueve asociaciones departamentales, con la garantía de que manteniéndose la paridad puede viabilizarse una gobernabilidad con acento deportivo, técnico y gerencial, dando lugar a la desaparición de parcelas de poder que solo sirven para mantener la estructura institucional como un botín político en el que se manifiestan las rivalidades, las animadversiones obsesivas y el estancamiento absoluto.

La representatividad debiera ser regional y en lo posible debieran buscarse caminos para la toma de decisiones consensuada sobre quién debería ser el presidente cada cuatro años con la siguiente estructura: Se mantienen las dos vicepresidencias encargadas a un dirigente que represente a los clubes profesionales y otro a las asociaciones departamentales. Continúan vigentes los cargos de Tesorero y Secretario General y se añaden dos secretarías técnicas, la una encargada de los torneos y competencias de la división profesional y la Selección absoluta, la otra de los torneos y competencias de las asociaciones y las selecciones juveniles en todas las categorías exigidas por FIFA. Estos siete componentes de la máxima instancia ejecutiva del fútbol boliviano debieran ser rentados por reunión y representaciones oficiales fuera del país, tal como hacen las transnacionales, la banca y en general todas las empresas privadas. Y de ahí para abajo debiera contarse con el personal especializado en cada área que responda con eficacia y puntualidad a las grandes políticas decididas en el Comité Ejecutivo.

Los tres miembros de cada ala, matando primero a esa hidra tricéfala y perniciosa, debieran ser representantes de la zona de las llanuras y amazónica —Santa Cruz, Beni, Pando—; andina cordillerana —La Paz, Oruro, Potosí—, y la zona de los valles y el Chaco —Cochabamba, Chuquisaca y Tarija—. Para el caso del fútbol profesional, tal como se presenta el tablero de los 12 clubes, tendríamos por lo tanto a un miembro designado por Blooming, Oriente Petrolero, Sport Boys; un miembro que represente a Bolívar, The Strongest, San José, Real Potosí, Nacional; y un miembro elegido por Wilstermann, Universitario, Ciclón, Petrolero. De esta manera se acabarían las cuotas de poder, y se generaría un equilibrio que debería reproducirse de la misma manera con las nueve asociaciones que representan a los nueve departamentos del Estado Plurinacional.

Con un escenario despejado de tantas instancias que en lugar de soluciones genera entrabamientos permanentes, sería muchísima más expedita la discusión acerca de ingresos por esponsorización, derechos televisivos e ingresos a través de los programas de desarrollo y fortalecimiento como el Goal o Generación de Recursos Propios. Ojo: Ésta es una idea preliminar, expuesta de manera muy general —y a título personal— desde el lugar de la experiencia periodística y no desde otro. Parece sencillo, pero conociéndonos como nos conocemos, serán nuevas generaciones dirigenciales muy probablemente las que deban ensayar opciones constituyentes parecidas, para cambiar de verdad, para tener musculatura y autoridad con la que se le pueda reclamar al Estado su participación y compromiso en la asignatura del deporte, más allá de la construcción de canchitas sin proyecto alguno de desarrollo sostenible.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia