Internacional

La estrella Neymar fue eclipsada en el partido definitivo

El futbolista del Santos fue insuficiente y Brasil volvió a perder el oro

EFE / Londres

00:03 / 12 de agosto de 2012

Neymar volvió a quedarse a medio camino, estancado en la enésima acometida de Brasil por derribar el maleficio olímpico y acceder a lo alto del podio con la medalla de oro al cuello.

Neymar, del que se espera más de lo que advierte, permanece en el mismo lugar que sus predecesores. En la orilla del éxito en los Juegos. A la sombra del vencedor. Tal y como pasó con históricos como Bebeto, como Romario o como Ronaldo. Triunfadores en casi todo, pero incapaces de echar por tierra la negativa trayectoria en unos Juegos.

El acierto de su compañero Leandro Damiao, ariete del Internacional de Porto Alegre, nubló los números de Neymar. Damiao acabó el torneo con seis goles. Tres más que el aún jugador del Santos, que se debate entre dejar Brasil o dar el salto a Europa. Wembley contempló una versión distinta de Neymar. En su primera final trascendente con la selección de Brasil, el atacante de 20 años se estrelló.

En la tercera final olímpica del fútbol brasileño, tras la de Los Ángeles 1984 y Seúl 1998, tampoco fue la vencida. Neymar buscó en Wembley lo suyo y lo de los demás. Cuando se atrevió, con el uno contra uno, salió airoso más de una vez. Apretó  y pudo marcar.

Asumió la responsabilidad que se presume de una estrella. Salió malparado de una acción con el meta José Corona y no se rindió. En ocasiones fue demasiado individual. Pretendió su brillo más que el del resto. Y su luz decayó con el paso del tiempo. Con la necesidad de su equipo, ansioso por marcar y evitar una nueva derrota desapareció en el tramo final, abrumado por las urgencias.

Los datos

Goleador

La Bota de Oro, el premio por ser el máximo goleador del torneo, es la consolación que se lleva Leandro Damiao del torneo, en el que ha marcado seis goles.

Sin perder

México se consagró campeón olímpico invicto. Su campaña fue de cinco victorias y un empate sin goles (en su debut ante Corea del Sur).

Peralta, hombre-gol del ‘Tri’

Oribe Peralta fue uno de los tres 'veteranos' convocados por México, junto al defensa Carlos Salcido, de 32 años, y al guardameta José Corona, de 31, para los Juegos Olímpicos. El trío respondió a las expectativas y cumplió con su misión a la perfección. El portero paró, el defensa defendió y el atacante marcó. Guiados por estos tres futbolistas, el 'tri' logró el mayor éxito en su historia futbolística, un honor sólo reservado a unos pocos países.

Si bien nadie discutió la convocatoria de Corona y de Salcido, muchos sí aseguraron que México echaría de menos a 'Chicharito' Hernández, un goleador contrastado y con una labrada reputación en Europa. Si bien es cierto que a un delantero hay que medirle por su número de goles, también hay que hacerlo por la importancia y la trascendencia de los mismos.

Peralta marcó en tres encuentros: en el último de la primera fase ante Suiza y que decidió el liderato del grupo B, en el de semifinales ante Japón, que le dio el pase al encuentro por el título y por la medalla, y en la final ante Brasil. Así, el delantero mexicano tomó los galones dejados Giovani dos Santos, lesionado en semifinales, en los dos últimos encuentros del torneo y se echó el equipo a la espalda.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia