Internacional

Así nació el torneo más antiguo del mundo

Se disputó por primera vez en 1916, solamente con cuatro selecciones. El próximo año cumplirá el centenario

Expectativa. Una toma panorámica del estadio Parque Pereira, durante el partido Uruguay-Chile en el Sudamericano de 1917.

Expectativa. Una toma panorámica del estadio Parque Pereira, durante el partido Uruguay-Chile en el Sudamericano de 1917.

La Razón (Edición Impresa)

08:21 / 10 de junio de 2015

La Copa América nació hace casi 99 años. Los cumplirá cuando en Chile 2015 falten dos días para que se juegue la gran final de la cradragésima cuarta edición. Tuvo un debut más que alentador, tanto que luego de conocerla, las asociaciones que la crearon y las que fueron llegando de a poco juraron nunca más alejarse de ella, sino hacerla crecer. Con el tiempo sufrió un par de desplantes de sus invitados, otras veces la pasearon sin sede fija por todo el continente cada vez que salía al ruedo, pero fue creciendo y llegó a tener la solidez que hoy se le reconoce al certamen de fútbol de selecciones más antiguo del mundo.

La Copa América de selecciones nacionales como se la conoce en la actualidad está por cumplir 100 años, nació el 2 de julio de 1916 cuando la Argentina decidió crear un torneo de fútbol para festejar el Centenario de su Independencia, invitando a Brasil, Uruguay y Chile a disputarlo.

El gran país austral atravesaba un momento de esplendor económico y era el faro cultural de América Latina. Buenos Aires era una hermosa capital de definido estilo europeo. Argentina celebró dicho jubileo con gran pompa y en el marco de los festejos tuvo lugar el deporte. Se dispuso la celebración de un magno torneo con todas las asociaciones de fútbol que hasta ese momento había en el subcontinente.

El cuadrangular denominado Campeonato Sudamericano de selecciones enfrentaría en primera instancia al anfitrión con Chile y a Brasil con Uruguay llevando a los vencedores a la final. Pese a llegar al partido por el título la fiesta no fue completa para el país organizador porque el trofeo se lo llevaron sus vecinos uruguayos, quienes vencieron en el encuentro final.

Envalentonado por la afluencia de público, un dirigente uruguayo propuso crear la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF, hoy también conocida como Conmebol), una entidad que asocie a todos los países del continente que posean una asociación de fútbol y que asuman el compromiso de participar y organizar dicho torneo cada año.

El visionario dirigente Héctor Rivadavia Gómez, quien había sido presidente del Montevideo Wanderers y de la Asociación Uruguaya de Fútbol, puso en marcha la creación.

Ya fundada la CSF —el 9 de julio de 1916— se decidió que la sede del siguiente torneo fuera el país del campeón vigente, Uruguay. Para ello, la Confederación Sudamericana de Fútbol adquirió un trofeo para entregar al campeón: se trataba de una copa de plata con base de madera, adquirida en una joyería de Buenos Aires con un costo de 3.000 francos suizos... Uruguay aprovecharía su localía y alcanzaría el bicampeonato.

Eran tiempos con dificultades diversas, por ejemplo para el traslado, que se limitaba a las vías marítima, terrestre y al ferrocarril; escasez de asociaciones, y la condición de jugadores, quienes actuaban con permisos de sus empleos. Algunos ni siquiera podían ir por esa razón.

El selecto grupo de cuatro participantes se abriría recién en 1921 permitiéndole a Paraguay participar de la CSF y disputar el torneo de ese año que ganaría por primera vez la Argentina. Bolivia (1926) y Perú (1927) fueron los siguientes en incorporarse.

Luego del Mundial de 1930 una guerra de egos entre las federaciones de Argentina y Uruguay llevó a una suspensión del torneo, el cual volvió a disputarse en 1939 en Perú, con la novedad de que esta vez serían seis las selecciones participantes, puesto que se sumaba Ecuador.

Esta edición fue la primera ganada por el conjunto inca, que aprovechando su localía derrotó a Uruguay en la final.

A partir de esos años, el evento comenzaría a entrar en una etapa de gran desorganización. El campeonato se jugaría sin intervalos fijos de tiempo y muchos eventos serían no oficiales, a pesar de ser considerados actualmente como válidos por la Conmebol. Su disputa fue irregular, el intervalo podía ser de dos, tres o cuatro años e incluso en 1959 se jugó dos veces.

Tanto manoseo le quitó seriedad y prestigio al evento, de manera que muchas selecciones se negaron a participar de ella o algunas enviaron representativos de menor valía (Brasil presentó en 1959 a la selección del Estado de Pernambuco).

En 1987 se produjo un cambio fundamental: se reconquistó la Copa, que había caído en el olvido, y se ordenó nuevamente la disputa en una sola sede fija, cada dos años.

Además se reglamentó la participación de las diez asociaciones obligatoriamente. Y fue así que el torneo recuperó su esplendor.

A partir de 1993 se dio lugar a la participación de selecciones invitadas de otros continentes. Dos desde entonces.

Uruguay lidera el palmarés con 15 conquistas, pues en 2011, en el torneo celebrado en Argentina, logró romper la paridad que había justamente con el seleccionado anfitrión del anterior evento, que se mantiene con 14.

Muy atrás viene Brasil con ocho, aunque haber ganado cuatro de las últimas seis lo posiciona como candidato para la que viene. Y completan el listado de campeones Paraguay y Perú con dos y Bolivia y Colombia con uno, en tanto que Chile, Ecuador y Venezuela son los únicos que nunca la alzaron.

Pese a tantos años de disputas y a tantos amores y desamores, ella —la Copa— tiene el extraño honor de ser la única disputada pero jamás besada por los considerados máximos jugadores del mundo. Caprichosa, reacia, en fin… casi como una mujer, puede contar que jamás estuvo en los brazos del brasileño Pelé ni en los del argentino Diego Maradona. En Chile 2015, estará hoy el sucesor de éstos, el mejor del mundo en la actualidad. ¿La podrá tener Lionel Messi?

Los países

La Copa comenzó con cuatro países: Argentina, Chile, Brasil y Uruguay. En 1921 Paraguay hizo su estreno, en 1926 apareció Bolivia, en 1927 se agregó Perú y en 1939, Ecuador. Colombia se sumó en 1945 y en 1967 ingresó Venezuela.

Oficiales

Hubo torneos denominados “extraordinarios” en los que no estuvo en juego la Copa, por no estar en el calendario previsto originalmente, pero igual fueron considerados oficiales.

Las sedes

Son 43 los campeonatos disputados: nueve en Argentina, siete en Uruguay, seis en Chile, seis en Perú, cuatro en Brasil, tres en Ecuador, dos en Bolivia y uno en Paraguay, Colombia y Venezuela, más otros tres sin sede fija.

El primer gol

El 2 de julio de 1916, el atacante uruguayo José Piendibene, apodado El Maestro, le marcó al arquero chileno Manuel Guerrero el primer gol en la historia de la Copa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia