Internacional

Entre la pasión y la terapia

Europa Son tiempos en que las transmisiones nos permiten seguir a la vez ligas como la española, la inglesa o la italiana

Jugador del Manchester. Foto: AFP

Jugador del Manchester. Foto: AFP

La Razón / Julio Peñaloza - La Paz

01:04 / 05 de noviembre de 2012

Con la penetración televisiva de las grandes ligas europeas a todos los hogares futboleros del planeta, los tiempos de fin de semana han cambiado en los últimos años si se quiere seguir las ligas española, inglesa, italiana, y si hay adicción al juego transmitido en directo por la pantalla chica, podrían añadirse partidos de los campeonatos alemán, francés y holandés,  en tanto la diferencia horaria con nuestra América obliga a ajustar los relojes despertadores para estar entre las siete y media de la mañana y las dos de la tarde atentos a lo que pasa en las canchas británicas, y a finiquitar el almuerzo de manera expeditiva para estar desde la primera hora de la tarde hasta más o menos las cinco cuando terminan de jugar el Barcelona, el Real, el Atlético de Madrid y sus adversarios y los equipos de la Serie A del Calcio.

Este último fin de semana comencé con el empate conseguido por los galeses del Swansea frente al Chelsea cuando expiraba el partido, que como único equipo no inglés de la Premier juega por segundo año consecutivo en el torneo más importante de la Gran Bretaña y en el juego del sábado, exponiendo una gran calidad marcando territorio como local con una muy sólida propuesta ofensiva que tuvo su premio cuando el español Pablo Hernández emparejó el marcador, mientras el Manchester United se imponía al Arsenal (2-1) para pasar a comandar la tabla de posiciones. Los dos partidos enseñan como en ningún otro torneo, que se juega con el mismo fuego hasta en tiempo adicional, pues otro español, Santi Cazorla, con un soberbio disparo cruzado sacándose marcas fastidiosas puso el gol del descuento para los cañoneros de Londres.

A continuación se iniciaba el partido del Barcelona frente al Celta de Vigo, un adversario respondón que ejecutó contraataques que le complicaron la vida a la zaga conformada por Mascherano y Busquets, pero otra vez,  la incomparable capacidad blaugrana para entrar tocando en el área rival con precisión milimétrica permitieron a Adriano primero y a Villa después recordarnos el viejísimo truco de tocarla y correr algunos metros para esperar la devolución y mandarla a guardar: En el caso del gol de Villa, Iniesta metió un pase preciso devuelto con maestría de taco para que desde la línea de fondo enviara el centro retrasado a ras de piso para que el mismo “Guaje” concluyera el movimiento cara a cara frente al portero. Golazo, para mirar una y mil veces, y a los pocos minutos saber que mientras tanto el Valencia le cortaba la racha al Atlético de Madrid, ganándole 2-0 en un accidentado partido en el que Radamel Falcao fue pisado por Soldado en la cabeza y que el mismo goleador colombiano sufriera dos faltas penales no sancionadas por el árbitro.

Como ya había apuntado la semana anterior, el Barcelona tiene cada siete días alguna novedad que aportar a su catálogo de éxitos y récords: Tito Vilanova al mando del equipo ha cosechado 28 de 30 puntos superando los inicios de torneo de las anteriores cuatro temporadas de su colega y amigo Pep Guardiola y de esta manera dejar atrás lo hecho por el holandés Louis Van Gaal en las temporada 97-98.

Urgido por neutralizar una tristeza profunda, muy personal, sin llegar al extremo de la evasión engañoza, rebobiné mi película futbolera de toda la vida y comprobé desde una dimensión diferente y nueva para mí por qué tiene tan grande sentido esa esclarecedora frase del técnico italiano Arrigo Sacchi: “El fútbol es lo más importan te de lo menos importante”. Pues bien, la Premier y el Barcelona hicieron de mi pasión, por unas horas, una terapia lúdica reconfortante porque cuando el juego pasa por el alto rendimiento, los grandes equipos y los grandes jugadores son capaces de invitarnos a viajar hasta lo más elemental de nuestra infancia cuando jugábamos con la pared a falta de amigos, esa que después serviría para pasarla y recibirla como hicieron Iniesta y Villa para comunicarnos que lo más sencillo de una jugada puede convertirse en lo más extraordinario y sorprendente del juego.

Otro récord del Barza: 28 de 30 puntos

Esta semana no escribiré sobre el Barcelona” pienso a la hora de planear esta columna de lunes, pero lo que el equipo catalán termina haciendo en la cancha cada sábado o domingo se convierte en inevitable referencia periodística, así que no hay manera, porque en la última fecha, frente al Celta de Vigo, Messi, a 24 horas de haber recibido el nacimiento de su primer hijo, y sus compañeros, han producido una nueva marca ya que en diez partidos ha perdido nada más que dos puntos (frente al Real Madrid) y con la derrota del Atlético a manos del Valencia es ahora el líder invicto y en solitario de la Liga española.▶▶▶Los que dicen que hay descompensaciones defensivas, debido a ausencias como la de Puyol o Piquet, son inmediatamente compensados con los estragos que se gestan de la mitad para adelante, y esto termina siendo más vistoso cuando los rivales salen al campo a intentar responder una superioridad indiscutible con mucho coraje y convicción como hicieron los de Vigo el sábado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia