Internacional

La única diferencia es Messi

Las grandes figuras locales han sido Valdivia, Medel (el más destacado)

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Barraza / La Paz

02:13 / 04 de julio de 2015

Llegó el día, faltan horas para la final imaginada con los dos mejores del torneo: Chile, el más regular; Argentina el más brillante. Ambos con propuestas ofensivas, posesión,  juego al ras, bastante gente que puede llegar y convertir, hasta dos técnicos de la escuela rosarina de buen fútbol. Méritos y posibilidades similares. El estilo de los dos es lo que supone un choque atractivo, aunque también están los temores de uno y otro, las precauciones, la prudencia que da el saber que un error cuesta la derrota. Los dos pueden alcanzar la gloria o perder muchísimo. Nadie quiere ni pensar en este último escenario. Ambos van casi desesperadamente detrás del título. Va a ser pesada la medalla de plata.

Fantasear con la táctica de cada uno no es para el periodista, eso está en la mente de los entrenadores. Nadie más lo sabe. El análisis tiene que pasar por los nombres, las circunstancias y los antecedentes inmediatos.

Punto uno: Chile es local, imposible soslayarlo. De los 48.745 espectadores que puede albergar hoy el Estadio Nacional, al menos 45.000 serán chilenos. Javier De León, colega uruguayo, coincide en este punto: “Si se jugase en Thailandia, Serbia o Guatemala, el favorito claro es el equipo de Martino. Pero se juega en Santiago, y la localía siempre achica diferencias”. Si el partido se le vuelve en contra, la localía puede pesarle en contra a Chile, pero cuando empiezan están 0 a 0. Y ahí el aliento empuja. Es 80 a 20 a favor de Chile.

Punto dos: Chile ha jugado al ataque los cinco partidos anteriores, y todos lo enfrentaron con posturas de corte defensivo o de mucho respeto, a esperarlo. Por eso la Roja atacó con Alexis Sánchez, Vargas, Valdivia, Vidal, Aránguiz (siempre pisa el área y busca la red) y también Isla. Ahora será distinto: Argentina no especula. Y tiene a Messi, Agüero, Pastore y Di María buscando el gol. Incluso se suman las subidas de Rojo y Zabaleta. Jorge Sampaoli se verá obligado a adoptar un esquema más cauteloso y tal vez deba resignar algún hombre de punta y reforzar el medio o atrás.

Punto tres: Individualmente, las fuerzas son muy parejas. Las grandes figuras locales han sido Valdivia, Medel (el más destacado), el notable arquero Bravo, el incansable lateral derecho Isla, el certero goleador Eduardo Vargas y Charles Aránguiz. Arturo Vidal empezó para ser el hombre de la Copa, pero después del accidente decayó. En Argentina destacaron Mascherano, Biglia (la dupla del medio campo), la calidad con intermitencias de Pastore, las corridas a veces sin sentido y a veces con gol de Di María, y algunos momentos del Kun Agüero. Casi agregaríamos a Rojo, un potro de bríos notables.

Punto cuatro: Messi. Es tan importante como el Estadio Nacional. O más. Equipara la condición de local y desequilibra la pulseada. Ha sido el jugador de la Copa hasta acá, es imparable, de punta o de volante. Todos han pensado cómo anularlo. Con marca a presión, escalonada, saliéndole, esperándolo, pegándole… Iván Zamorano dice lo mismo: no hay una receta. “No existe forma de pararlo, es impredecible… Por mucho que se haga una marcación al hombre siempre saca algo distinto y marca la diferencia. Lo único seguro es que no hay que dejarlo tomar velocidad, ahí es imposible, por eso creo que es mejor esperarlo”, dice Bam Bam.  Hasta él todo es muy igualado, ahí se inclina la balanza.

Punto cinco: El factor mental. Jugará un papel decisivo. “Siento que Argentina tiene un poquito más en las virtudes y puede resolver mejor la paciencia que se necesitará para definir. Chile se siente obligado y puede ser presa del desespero”, reflexiona César Augusto Londoño, comentarista de la cadena Caracol de Colombia. De León aporta otra mirada interesante: “No olvidar que lo mental juega siempre un papel fundamental en cualquier final. Los chilenos, que dicen odiar a los argentinos, en el fondo los admiran. Si no logran superar ese sentimiento de admiración, y no tienen cabeza de campeones, lo que es para elegidos, otra vez verán pasar la Copa por la vereda de enfrente”. Roberto Acosta, hombre de radio de Bolivia, dice: “Chile tiene mucha presión encima y, a diferencia de otras veces, incluso más presión que Argentina de ganar. Además, colectivamente comenzó a funcionar mejor justo antes de la final, la confianza también juega en estos casos y Argentina agarró mucha confianza ante Paraguay”.

Punto seis: El pálpito. Que no es más que eso. “La posibilidad de la prórroga e incluso los penales están en el imaginario de más de uno, sobre todo de los que no somos chilenos ni argentinos”, se relame Alfonso Gil, redactor español de la agencia EFE. “Argentina es favorita 90 a 10 —pronostica rotundamente el excelente radialista chileno Danilo Díaz—. Existe una diferencia de plantel muy amplia, con un equipo que viene en alza, a diferencia de Chile, que posee una plantilla corta. El equipo de Sampaoli siente demasiado la ausencia de Gonzalo Jara. En los balones detenidos aéreos, Chile sufre. De todas maneras será un gran partido, porque los dos van al frente, no se guardan nada. En síntesis, nos aguarda un choque de trenes”. Álvaro Sarmiento, de ESPN radio de Panamá, opina: “Argentina debería ganar. Pero el fútbol no responde siempre a la lógica”.

Punto siete: Los merecimientos. Ambos han hecho casi la misma cosecha y han merecido avanzar en cada instancia, siendo superiores a sus adversarios. Tampoco en este punto uno puede sentirse por encima que el otro. Si hay una cabeza de ventaja argentina es que los dos últimos fueron sus mejores partidos, en tanto los dos últimos de Chile los más flojos. Pero tampoco es determinante.

Punto ocho: Las apuestas. Las grandes casas de apuestas europeas dan como favorita a Argentina por bastante margen. Pagan entre 1,65 y 2,10 el triunfo argentino contra 3,25 y 3,70 el chileno. La cadena televisiva ESPN hizo una encuesta y la gente votó 82% a 18% a favor de la albiceleste. No es real. Nosotros vemos todo muy parejo, un juego de ajedrez con una pieza que dispone de más movimientos que las otras: Lionel Messi.

Punto nueve: El deseo. Que sea un partido extraordinario que reivindique al fútbol sudamericano desde el césped, porque desde los escritorios es lamentable. Chile-Argentina. La Copa merecía una final así.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia