Marcas

Ser mamá no es el final de una carrera deportiva

Las atletas de alto nivel pueden volver a competir mejor que antes

La Razón (Edición Impresa) / AFP / París

00:00 / 02 de abril de 2015

Lejos de ser el final de una carrera deportiva de alto nivel, la maternidad se convirtió en un paréntesis banal para muchas atletas, que regresan a la competición tras ser madres con resultados iguales o mejores que antes de serlo, gracias a la preparación física y psicológica que han recibido.

“La maternidad no significa ya el fin de una carrera”, coinciden la ginecóloga Carole Maître y la psicóloga Meriem Salmi sobre todo gracias al progreso de la medicina y preparación física y mental.

Existen numerosos casos que corroboran que el deporte de alta competición y la maternidad son compatibles. Por ejemplo, la jugadora de tenis belga Kim Clijsters, ganadora del US Open en 2009 tras casi dos años y medio de ausencia (periodo en el que tuvo una hija) y convirtiéndose en la primera madre en ser número1 de la clasificación mundial del tenis.

La campeona francesa de esgrima Laura Flessel compitió hasta los ocho meses de embarazo y regresó cuatro meses después del parto, volviendo a ganar medallas olímpicas y mundiales. O también la biatleta francesa Marie Dorin Habert, doble campeona del mundo de la especialidad en marzo, seis meses después del nacimiento de su hija.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia