Marcas

La máquina de entrenar

Tecnología El Borussia Dortmund se dotó de una máquina para mejorar la rapidez y la precisión de sus jugadores

La Razón / Julio Peñaloza Bretel

00:00 / 12 de agosto de 2013

Footbonaut se llama el artefacto concebido por el inventor berlinés Christian Güttler que cuenta con una superficie de césped sintético de 14 metros cuadrados en el que un jugador debe situarse en el centro del espacio para recibir disparos de balón de ocho robots desde los cuatro puntos cardinales. Debe controlar y marcar goles en unas ventanas de 1,40 metros cuadrados que se van iluminando de manera alterna a su alrededor.

Esta revolucionaria máquina de entrenamiento individualizado en el contexto de la preparación para el alto rendimiento, es por ahora exclusivamente utilizada por el Borussia Dortmund y sobre la que su entrenador Jürgen Klopp afirma que se trata del “aparato de entrenamiento perfecto para la recepción y el control que permite trabajar la rapidez, la concentración y el rendimiento físico, lo que da lugar a una gran combinación”, y que, según los medios alemanes, se constituyó en el “arma secreta” de los aurinegros para lograr maximizar, a través de la repetición de los ejercicios que promueve, el rendimiento del equipo especialmente en la posesión y el contraataque.

“Es como si tuvieras a diez compañeros de equipos alrededor de ti con la única misión de darte balones. Algo que es imposible de hacer en un campo de entrenamiento para mejorar la precisión y la rapidez”, afirma uno de los jóvenes valores del club, el australiano Mustafá Amini.  

La footbonaut tiene un costo aproximado de un millón de dólares y ahora que ha comenzado la nueva temporada de la Bundesliga, otros equipos de la Primera División han mostrado su predisposición de emular al Dortmund, debido a las comprobadas bondades de este sistema robótico que, entre otras cosas, ha ayudado a que el bicampeón de las dos anteriores temporadas, fuera subcampeón tanto en el último torneo germano como en la Champions League.

Los especialistas coinciden en afirmar que este aparato ayuda a un trabajo físico completo en los aspectos cardiorrespiratorio, de  reforzamiento muscular y de coordinación; pero más allá de sus cualidades estrictamente físico-deportivas, será bueno reconocer, una vez más, que tenían que ser los alemanes quienes la concibieran y probablemente terminen propagándola más allá de sus fronteras, y digo esto a propósito de los apabullantes resultados obtenidos en la última versión de la Champions League que tuvo como protagonistas en la final de Wembley a los dos mejores equipos teutones de los últimos años.

Las cadenas televisivas especializadas en deportes encargadas de las grillas programáticas para América Latina siguen disputándose las transmisiones de las ligas inglesa, española e italiana, y lamentablemente, hasta ahora, no hay informaciones acerca de la posibilidad de ver el torneo nacional de clubes europeo más perfecto, que cuenta con la combinación entre los precios de localidades más baratos de Europa y por consecuencia los estadios más concurridos durante las temporadas, donde se está practicando un fútbol que en el último semestre les ha sacado por lo menos una cabeza de ventaja a sus similares donde hay muchas estrellas, tremendo marketing, chismografía para rifar, pero ninguno con la seriedad de la maquinaria alemana que se está armando hasta el último detalle para invadir con su selección a Brasil en la próxima Copa del Mundo.  

No contentos que los significativos avances conseguidos en materia organizativa, de presentación impecable de cada espectáculo futbolístico y de preparación de sus equipos con el fortalecimiento de las divisiones menores con profesionales captados en distintos países europeos, la Bundesliga 2013-2014 ofrece con el Bay Arena, estadio del Bayer Leverkusen, el primer escenario multimedia en el que los asistentes a cada cotejo tendrán servicios adicionales informativos en sus tabletas y celulares, desde la transmisión en tiempo real en quinientas pantallas estratégicamente distribuidas hasta los prolegómenos con lo que suceda en los vestuarios, minutos antes de que los equipos se dirijan al campo de juego. Con planificación hasta el más insignificante detalle en todos los aspectos, el fútbol alemán se reafirma como vanguardia del fútbol del siglo XXI y ahora se nota más porque tiene en sus filas a los últimos campeón y subcampeón del máximo torneo europeo de clubes. Julio Peñaloza Bretel es periodista y asesor de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

¿Será necesaria semejante tecnología?

Las máquinas no ganan partidos ni campeonatos, pero en manos de los alemanes se convierten en poderosos instrumentos transformadores y optimizadores del buen entrenamiento, tal como lo ha demostrado el Borussia Dortmund, que apaleó en cuatro partidos al siempre pretencioso Real Madrid en la Champions 2012-2013, en la fase de grupos, y en partidos por semifinales.▶▶▶Pero los grados de previsión alemana en el fútbol no sólo están relacionados con el perfeccionamiento en la preparación de los equipos, sino que también se vinculan al comportamiento y al compromiso al que los espectadores alemanes son inducidos, sobre todo a aquellos fanáticos propensos a los desmanes. Así tenemos que en el mismo estadio del equipo amarillo y negro, el Signal Iduna Park, se encuentran instaladas entre las graderías, dos celdas para los revoltosos de uno y otro equipo, aquellos que osan transgredir las normas del buen comportamiento, modelo de seguridad que debería ser copiado a este otro lado del mundo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia