Miscelánea

Esperando el año 2014

Los partidos de la Eurocopa que finalizó ayer pusieron de relieve algunos criterios arbitrales que no deberían ser desdeñados.

La Razón / Lorenzo Carri

02:56 / 02 de julio de 2012

Vimos jueces justamente severos con los manotazos, con los empujones, con las cargas ilícitas por la espalda: faltas que muchas veces se perdonan en el fútbol de nuestra parte del mundo porque (lo dice alguna de esas frases que andan por ahí y tienen éxito) “el fútbol es un juego de roce”.

Varios fueron los árbitros que sancionaron oportunamente esos conatos de violencia o mala leche (no son otra cosa), pero muy pocos los que se atrevieron a sancionar las mismas infracciones en las áreas: de ahí que en una treintena de encuentros solamente se cobraran tres o cuatro penales.

La FIFA pondrá ahora sus ojos en el Mundial de 2014, a los efectos de encontrar una solución tecnológica (ya era hora, no?) para los goles que no fueron y se sancionaron como tales, y los que fueron (como ese de Ucrania en la Eurocopa) y no subieron al marcador.

Un comentarista europeo se preguntaba, con respecto a esa anécdota tan dolorosa para los ucranianos, qué hacen esos señores (cuarto y quinto juez en torneo europeos) que, en la “única vez que el balón traspasa la línea y es rechazado por un defensor, no se enteran y no levantan la mano” para ayudar al juez principal.

Moraleja: el resonante torneo que acaba de finalizar dejó mucho para aprender, para aplicar de verdad, y también para revisar. Porque no todo es color de rosa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia