Miscelánea

Quinteros

Es probable que Gustavo Quinteros decidiera renunciar antes, pero aguardó el momento oportuno: y manteniendo su cuestionable costumbre de quejarse (casi siempre de los jueces, que lo expulsaron en numerosas ocasiones) encontró el argumento de peso en la actitud liguera de no concederle tantos días de trabajo como en anteriores oportunidades.

La Razón / Lorenzo Carri

00:00 / 09 de julio de 2012

Renunció pero lo hizo saber antes a una cadena internacional de televisión con asiento en Argentina, y fue coherente con su manera de proceder. Siempre le interesó más ese ámbito periodístico que el nacional, en el que descubrió (o imaginó) enemigos y confabulaciones. Los medios periodísticos argentinos le concedieron un trato preferencial, y tuvieron que reconocerle la importancia de dos empates inéditos ante la selección albiceleste.

La campaña de Quinteros con el elenco nacional —defectuosa en los números— tiene esos dos empates con Argentina en La Plata y Buenos Aires como sus días memorables, y quienes lo contraten en el futuro no dejarán de mencionar que se trata del técnico que logró para Bolivia dos resultados singulares en la propia tierra de Messi y compañía (dos marcadores —hay que darle ese mérito a Quinteros— que no hicieron olvidar el 6-1 conseguido en 2009 por el equipo de Erwin Sánchez sobre la misma selección, pero que entraron en la historia).

La renuncia de Quinteros se adelantó pocas horas a otra noticia que le hubiese gustado mencionar al dimitente, pero que figurará en su hoja de entrenador: la subida (27 lugares) en el escalafón de la FIFA, algo poco frecuente y solamente superado por el plantel que dirigía Xabier Azkargorta en agosto de 1993.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia