Miscelánea

La Razón / Lorenzo Carri

00:13 / 24 de septiembre de 2012

No se trata solamente de que los dos equipos recién ascendidos hayan llegado a los primeros sitios del torneo de la Liga, porque uno de ellos, Wilstermann, tuvo muchas veces un lugar de privilegio o de vencedor en estos treinta y cinco años.

No se trata de que siete u ocho equipos se hayan juntado arriba (esto lo escribo el sábado y tal vez las cosas no hayan cambiado mucho cuando usted lea esto), porque algo de esto vimos en el torneo Clausura que se jugó hace unos meses.

Y, finalmente —salvo Nacional Potosí y La Paz FC, que tienen otra preocupación y muy grande— los diez equipos restantes proclaman que van a rehacerse de caídas o repetirán sus recientes victorias, y entonces debemos ser cautos porque faltan muchas jornadas y más de treinta puntos en juego.

Lo que llama la atención, o alarma, es la discontinuidad en el rendimiento; el vaivén que hoy produce un triunfo aparatoso y dentro de una semana puede derivar en una derrota inexplicable.

Más que paridad, el fútbol de la Liga se caracteriza por sus altibajos; todos los equipos tienen una dosis mayor de miedo que de confianza; y los entrenadores, en su mayoría, no deben dormir con mucha tranquilidad.

A un observador neutral le parecería divertido este certamen que no tiene candidatos seguros, pero hay hinchas de verdad, de esos que miran y piensan, que se van cansando de sufrir o esperar en vano.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia