Marcas

¿Por qué se naturalizan?

Unos por la coyuntura futbolística, otros formaron familia y se quedaron en Bolivia

Referentes. Ricardo Fontana y Eligio Martínez, exfutbolistas que se establecieron en el país hace muchos años y se naturalizaron bolivianos.

Referentes. Ricardo Fontana y Eligio Martínez, exfutbolistas que se establecieron en el país hace muchos años y se naturalizaron bolivianos. La Razón-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

01:39 / 07 de febrero de 2014

La reciente naturalización como boliviano de Damián Lizio salió en tiempo récord. Bastó su regreso al país después de haber jugado el anterior semestre en Kuwait para que Bolívar y él se pongan en campaña de hacer las gestiones y obtener la resolución final de un trámite que normalmente demora más.

El jugador de la Academia comentó que le ayudó mucho su matrimonio con la ciudadana boliviana Tona Ibáñez y tener un hijo con ella. Admitió, sin embargo, que de todo el trámite se ocupó la dirigencia de Bolívar.

Como esta historia hay otras de futbolistas extranjeros que también se hicieron bolivianos; en algunos casos por conveniencia del momento y en otros porque realmente querían hacerlo al sentirse parte de esta tierra, en la que decidieron quedarse.

Varios de ellos son jugadores emblemáticos como por ejemplo Ricardo Fontana, el exzaguero atigrado y de la selección boliviana. Desde hace 39 años es ciudadano boliviano, sus hijos nacieron aquí y también sus nietos.

“Cada uno ve lo que más le conviene y en mi caso me ofrecieron hacerlo. Yo ya estaba muy bien en el país, era joven y comenzaba a formar mi familia. Lo decidí y bueno, ya llevo 40 años”, afirmó el Tano. Sostuvo que en su caso y el de varios amigos suyos como Juan Américo Díaz (+), Juan Farías, Luis Liendo, Luis Galarza y Eligio Martínez, entre algunos, optaron por su naturalización porque decidieron hacer su vida en suelo boliviano.

“De ese grupo del que hablo se dio una química especial con el país, con la gente, y por eso nos quedamos. También sé de muchos que se naturalizaron y se fueron, pero como dije, no soy quién para juzgar aquello, pues cada quien ve lo mejor para su familia”, añadió Fontana.

Un caso similar es el del segundo goleador de la historia liguera, el formoseño Juan Carlos Sánchez, quien también es boliviano desde hace 30 años y refrenda su cariño con el país al mencionar que es “más camba que la yuca”.

“Mi esposa es de Montero, mis hijos también. Yo también ya soy de acá. Me naturalicé un año antes de debutar en la selección, lo hice en 1984 y al año ya jugué en la selección. Así no hubiese vestido la casaca verde, igual yo iba a ser ciudadano boliviano porque mi familia es de acá y por todo el cariño que siempre recibí”, contó el exgoleador. La lista de quienes se naturalizaron es extensa, también la de quienes no lo hicieron y decidieron quedarse, como lo hicieron los brasileños Sandro Coelho y Celio Alves, entre otros.

“Al inicio me sentí triste, pero también comprendí que la ciudadanía se te da cuando tu convives. Serán 20 años que estoy acá y me siento un boliviano más”, aseguró Coelho. En contrapartida, se dieron otros casos en los que se naturalizaron pero tomaron otros rumbos fuera del país, algunos de esos casos son de los exseleccionados Fernando Ochoaizpur y Carlos Leonel Trucco.

Lizio dice que se naturalizó en 45 días

El miércoles de la pasada semana, el delantero de Bolívar Damián Lizio obtuvo la resolución final que lo acredita como ciudadano boliviano, por naturalización luego de —según relata— aproximadamente 45 días de trámite. El futbolista contó que ya en 2012 hubo la intención de hacerlo. Comenzó las gestiones y una vez que regresó al país, el mes pasado, siguió con los papeleos.

“Me siento contento por la posibilidad que me dieron los dirigentes, quienes me propusieron e hicieron las gestiones. En Argentina mi familia me apoya por la decisión, al igual que mi esposa.  Ya salieron los documentos y ahora hay que prepararse bien para poder buscar un lugar en el equipo”, señaló.

Su naturalización salió en tiempo récord si tomamos en cuenta que en otros casos, como los de los argentinos Alejandro Schiapparelli  y Marcelo Aguirre, exjugadores de Oriente, y a quienes les ofrecieron la posibilidad para jugar en la selección en la Copa América de 2011, los trámites no siguieron.

El país los atrapó y también la selección

‘Ya había hecho mi familia’: Luis Galarza, exarquero

“Yo viví más tiempo, pero me naturalicé allá por 1974, ya son 40 años. Lo hice porque estaba con pareja y años después nació Sergio, y estaba decidido a vivir en Bolivia”.

‘Solo decidí vivir en el país’: Norberto Kekez, exzaguero

“Llevaba seis años jugando en el país, luego vinieron mis hijos, los dos cochabambinos. Entonces, con mi familia boliviana, solo decidí vivir aquí y soy un boliviano más”.

‘Lo hice por cooperar a Blooming’: Víctor Hugo Andrada, exvolante

“Inicialmente lo hice por cooperar con Blooming, para permitir que llegue otro extranjero. Como boliviano luego jugué en Chile y también en la misma Argentina”

‘Yo no juzgo por qué lo hacen’: Ricardo Fontana, exzaguero

“Me naturalicé en 1975, ya estaba por casarme y luego vendrían mis hijos y la selección. Si otros lo hicieron solo por jugar, bueno, yo no juzgo por qué lo hacen”.

‘Mi familia y la selección’: Alex da Rosa, exvolante

“Se dieron las cosas para naturalizarme, pasaba un buen momento en todo aspecto, mi familia y la selección. Entonces mi suegro y la Federación me ayudaron en el trámite”.

‘Hay una gran injusticia’: Luis Cristaldo, exvolante

“Yo siempre fui boliviano porque crecí y viví acá desde chico, lo malo es que en la Liga no hacen valer las leyes, igual te cuentan como extranjero. Hay una gran injusticia”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia