Marcas

Los nuevos aires de Argentina

Eliminatorias. Alejandro Sabella parece ser el DT que la albiceleste estaba buscando para dar paso a la renovación

Selección argentina

Selección argentina Foto: EFE

La Razón / Julio Peñaloza / La Paz

03:38 / 10 de septiembre de 2012

Parecen haber quedado definitivamente superados los crispados ciclos a cargo de Diego Armando Maradona y Sergio Batista que se estrellaron contra la superioridad de sus eventuales rivales en Sudáfrica 2010 y en la Copa América del pasado año. Sabedores del juego, sus entrecijos, trampas e insondables códigos de vestuario, no pudieron, en cambio, administrar los exacerbados egos de algunas de sus figuras que descompusieron el ambiente en Ezeiza con inexplicables exclusiones como la de Juan Sebastián Verón o la porfía para alinear a Carlos Tevez que no aceptaba con inteligencia y madurez que Messi hay uno sólo.

Luego de notables campañas al mando de Estudiantes de la Plata que hace dos años perdió por casi nada la final de la Copa Mundial de Clubes frente al Barcelona, luego de obtener la Copa Libertadores, Alejandro Sabella ha sido bendecido por el poder de Julio Grondona, presidente de la AFA, que inmediatamente al mando, empezó a demostrar que dirigir un equipo de fútbol si bien pasa por los dibujos y el pizarrón, comienza, en primerísimo lugar por la armonización de sensibilidades para que jugar sea en lo posible un placer y no un sufrimiento plagado de gestos nerviosos y propensión a la intolerancia: Si el grupo no está unido hay más garantías de fracaso que de otra cosa.

Sabella combina la renovación de la retaguardia con la ratificación de la zona de gestación ofensiva. Con la gran ventaja de su continua renovación de valores Argentina puede prescindir de los De Michelis, Burdisso, Cambiasso y el mismo Zanetti, que por ahora son reemplazados por jugadores de una nueva generación como Campagnaro, Fernández, Garay, Rojo y Braña, que en el partido frente a Paraguay demostraron gran sintonía con los alineados de mitad para adelante, bien parados y llamativamente coordinados en todos los movimientos ofensivos en los que Messi por fin ha sido puesto donde corresponde, pero sobre todo encuentra notable conexión con la extraordinaria movilidad de Di María que gira y gira en el doble rol de volante ofensivo, junto con Lio, y delantero definidor en sociedad con Lavezzi e Higuaín.

En partidos preparatorios frente a Suiza, Brasil y Alemania, Messi marcó todos los goles que no pudo anotar en los anteriores ciclos y cambió las muecas de fastidio por un gesto distendido que tuvo su pico más alto en el soberbio tiro libre con el que batió a Justo Villar para consolidar una victoria que en momento alguno estuvo en riesgo, a pesar de los esfuerzos paraguayos siempre encomiables de dar batalla aunque la superioridad del rival fuera expuesta durante los noventa minutos de juego.

Con la pelota bajo control permanente, el técnico encontró márgenes para introducir cambios —Biglia, Palacio, Guiñazú— emitiendo inequívocas señales en sentido de que su apuesta pasa por la renovación y que seguramente podrán ser llamados de Europa, Sergio Agüero y Carlos Tevez, éste último siempre y cuando admita las reglas en un nuevo contexto en el que la cultura de la camarilla y el culto al profe, son cosas que no parecen interesarle a este Sabella sereno y de bajo perfil que ha hecho felices a los cordobeses que acudieron al estadio Mario Alberto Kempes para ser testigos de los significativos cambios en la celeste y blanco que exhibió momentos de brillantez y eficacia, haciendo honor a sus múltiples recursos manejando el balón y su muy concentrada tarea cuando se trataba de recuperarlo.

Argentina se enfrenta mañana a una tonificada selección peruana que dio vuelta el marcador para imponerse a Venezuela, con figuras de calidad y alta competición como Farfán, Vargas, Guerrero y Pizarro. Ciertamente, el rival será mucho más exigente, y será en este juego en el que se elevarán las exigencias a una defensa que tiene a Gago en el medio como hombre de contención con mucha experiencia y oficio y seguramente, más adelante también a Mascherano, valor fundamental como equilibrador de tareas entre defensa y ataque.

Colombia va a otra prueba de fuego

José Pekerman tiene que estar satisfecho y el equipo que dirige muy entonado luego de liquidar en la caldera de Barranquilla al considerado mejor equipo de Sudamérica, cuarto en Sudáfrica 2010 y campeón de Argentina 2011 (Copa América), pero deberá tomar todas las previsiones para enfrentar a domicilio a Chile, segundo en la tabla de posiciones, que si bien ha perdido hace un par de semanas frente a Ecuador en Nueva York (0-3) es uno de los candidatos a clasificarse a Brasil 2014, gracias a la base dejada por Marcelo Bielsa y la posta bien recibida por su colega Claudio Borghi.

Colombia ha logrado trepar al quinto lugar de la tabla, con Venezuela desplazada al sexto puesto (y un partido más) al salir derrotado por Perú en Lima. La tabla de posiciones informa que siete de las nueve selecciones sudamericanas —Argentina, Chile, Ecuador, Uruguay, Colombia, Venezuela y Perú— tienen opciones de clasificarse por lo que la lucha se hace más atractiva y encarnizada.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia