Dakar 2018

Anahí, la niña Maestra FIDE del ajedrez nacional

Mamani logró el título sudamericano y el puntaje necesario para convertirse en Maestra

La niña ajedrecista Anahí Mamani mueve una ficha. A su lado aparecen sus trofeos.

La niña ajedrecista Anahí Mamani mueve una ficha. A su lado aparecen sus trofeos. Foto: José Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

00:00 / 14 de diciembre de 2015

El título sudamericano de ajedrez que Anahí Mamani Fernández ganó en la categoría 11 años la semana pasada la habilita como una de las Maestras FIDE más jóvenes del país, y el ajedrez paceño vuelve a contar con una niña destacada en la disciplina.

“Todo esfuerzo tiene su recompensa, esa es la mentalidad que me inculcaron y con la que me entreno y estudio” , afirma la destacada deportista.

El dirigente Javier Monroy, presidente de la Federación Boliviana de Ajedrez, destaca que Anahí haya sido la gran figura del Sudamericano disputado en Santa Cruz.

“Tuvimos varias campeonas sudamericanas, pero lo de Anahí fue excelente, un gran éxito para Bolivia porque logró ocho puntos en nueve partidas y además el título de Maestra FIDE”, explica el dirigente nacional. La Federación ya hace los trámites respectivos en Suiza para que el título de Anahí sea reconocido.

Mamani participa de manera competitiva en esta disciplina desde hace dos años, gracias al apoyo de sus padres y al intenso entrenamiento que realiza. Ahora apunta a consagrarse Maestra Internacional (MI) y Gran Maestra (GM).

Tiene dos campeonatos nacionales en Sub-14 y Sub-12 y al menos una docena de títulos paceños. En su trayectoria también está una corona en los Juegos Estudiantiles Plurinacionales.

En Santa Cruz, la joven ajedrecista superó a rivales de Brasil, Chile, Venezuela, Colombia, Perú y compitió con la boliviana Ana Paola Condori, con quien empató en una gran partida. La ajedrecista sostiene que juega con mentalidad ganadora y ya no solo por competir como al inicio. Una anterior participación en Cali, Colombia le sirvió para adquirir más confianza.

Su dedicación al ajedrez comenzó en las vacaciones de invierno de 2013, cuando jugó en la asociación paceña, donde el profesor Marcio Maceda guió sus primeros pasos.

Para el torneo sudamericano que acabó hace poco, Javier Achinelli fue quien la entrenó de manera intensa y exigente.

“Las claves para un buen ajedrez es la concentración en la partida y conocer la estrategia y la táctica para ir desequilibrando”, dice Mamani.

Ya está habilitada para jugar un evento mundial, pero la falta de recursos se muestra como un impedimento.

“Es disciplinada, esforzada y avanza bastante rápido. Agradecemos el apoyo de su colegio, pero necesita más”, dice Israel Mamani, padre de Anahí.

Exitosa a los 11 años

Nombre

Anahí Raissel Mamani Fernández.

Nacimiento

La Paz, 13 de julio de 2004.

Familia

Sus padres son Israel y Ana y su hermano David (un año).

Curso

Está en 1º de Secundaria en el Fray Bernardino de Cárdenas.

‘Devoradora’  de libros de historias de los más grandes

Su pasión por el ajedrez llega hasta haber ‘devorado’ libros de historia de esta disciplina y conoce a íconos como el estadounidense Bobby Fisher, el azerbayano Gary Kasparov y el cubano José Capablanca.

Anahí Mamani nació 25 años o más después de que esos y otros monstruos mundiales del ajedrez dominaran este deporte; sin embargo, averiguó, leyó y hasta dio con videos de algunas partidas que jugaron esos íconos.

“Es bonita la historia del ajedrez. De estos tiempos actuales admiro a la húngara Judit Polgar, aunque ella ya se retiró, pero fue una de las mejores en mujeres. Y en varones tengo bastante admiración por el noruego Magnus Carlsen, quien también tiene un juego increíble”, detalla.

Sostiene que el ajedrez no solo es mental, sino también físico, porque igual se prepara con trotes y otros ejercicios para aguantar cuatro horas de una partida y a veces le toca jugar durante un día entre tres o cuatro.

En el plano nacional, Mamani admira a José Daniel Gemy y María Eugenia Ramírez, entre otros, aunque destaca que todos los ajedrecistas del país son esforzados y requieren más apoyo.

“Hay grandes ajedrecistas en el país, en varones y en damas y por eso mismo se cambia mucho de campeones de un año al otro, eso es lo bueno por el esfuerzo que cada uno hace, pero siempre se necesita apoyo”, dice.

Una de las tres mejores del colegio

Si hay buenas notas, hay ajedrez y deporte, de lo contrario, no, le dijeron en casa sus padres. Por eso Anahí Mamani es una de las tres mejores alumnas del colegio Fray Bernardino de Cárdenas. “‘Primero está el colegio, y el tiempo libre es para entrenar’ me dicen siempre mis papás. Por eso acabo tareas y en mi descanso practico. En vacación mucho más”, destaca la deportista.

Cuenta que eso le priva de otras actividades, pero insiste en que todo esfuerzo tiene recompensa y además ayuda con las labores de casa como cualquier otra niña.

“El ajedrez ayuda bastante en el estudio, porque ya te gusta leer mucho, ganas concentración y ejercitas la memoria. Te hace atenta y estar metida en lo que haces”, cuenta Anahí, quien agradece a los padres de su colegio Miguel Chuvirú y  René Bustamante.

Le agrada matemáticas, materia en la que ganó una olimpiada porque es rápida para resolver los ejercicios que se manejan.

De acuerdo con el coordinador académico del Fray Bernardino, Mario Castrillo, cundió una gran alegría y orgullo por los éxitos de Anahí. “Es una de nuestras mejores alumnas y también destacada en el deporte. Esto nos motiva a incentivar más la práctica de varias disciplinas”, dice el docente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia