Polideportivo

Londres 2012 para el recuerdo

El 27 de julio comenzaban los Juegos Olímpicos en Londres y un puñado de bolivianos llegaba a la capital inglesa con la ilusión de cumplir al menos con sus marcas y consigo mismo. Fue una de las delegaciones más reducidas de la historia, pero tuvo sustancia deportiva, en virtud a que todos estuvieron a la altura de las expectativas que se habían formado en torno a ellos.

La Razón (Edición impresa)

23:57 / 24 de diciembre de 2012

Los nadadores cochabambinos Karen Torres y Andrew Ruthefurd fueron los que estrenaron la participación tricolor y salieron airosos. La sirena estuvo a una milésima de su récord y el delfín logró mejorar lo suyo. Nada mal, habida cuenta que en anteriores ocasiones los nadadores nunca pudieron siquiera igualar su registro.

Fue el turno de Bruno Rojas, el joven velocista que en su primera prueba de clasificación “voló”, sorprendiendo a todos, aunque en la ronda siguiente no pudo repetir por la evidente superioridad mostrada por los rivales, uno de ellos plusmarquista olímpico y mundial. Lo del Sub-20 cochabambino fue un episodio que merece ser escrito para que se cuente a futuro. Una buena marca, similar a la que lo llevó a Londres, pero por sobre todas las cosas, se dio el lujo de ser aplaudido por el público del estadio olímpico y que las cámaras de televisión de los medios impresos registraron el cruce triunfador.

El chuquisaqueño Juan Carlos Pérez, en tiro deportivo, fue la decepción de esta presencia nacional. Casi siempre se comienza bien, pero los nervios traicionan la concentración y se termina con resultados muy por debajo de lo que pueden. Dos días, en medio de las fiestas patrias, que serán recordados por su presencia en los Juegos, antes que por los resultados obtenidos, y una lluvia de por medio cuando finalizaba su primera ronda, se convirtieron en protagonistas inesperados en esta participación.

Finalmente, la fondista Claudia Balderrama volteó todos los cronos cuando en su prueba de los 20 kilómetros marcha, bajase con más de cuatro minutos su estimado en las inmediaciones del Palacio de Buckingham. Fue la segunda mejor latinoamericana de la prueba y demostró que su preparación en las alturas de Chacaltaya no fue en vano. Fueron muchos días y horas de entrenamiento para adquirir la resistencia y velocidad que le posibilitó no desfallecer y aspirar a un buen lugar.

En medio de los escándalos que se originaban en La Paz, con las apariciones en la prensa de la señora Silvia Crespo, en su condición de tesorera, denunciando irregularidades en el COB, se hicieron sentir en el equipo Bolivia. Créase o no, este episodio, como el que Juan Cotumba supuestamente fue borrado de la nómina, distrajo en alguna forma a los bolivianos olímpicos y al mismo tiempo configuró una división interna. Es que el Secretario General del COB era opositor al presidente y estaban hospedados en el mismo hotel. Apenas se dirigían la palabra y sus respectivas agendas no coincidieron en buena parte de esas tres semanas en las que disfrutaron el ambiente de la fiesta olímpica (con todo pagado por supuesto).

Pero más allá de todas las miserias que se produjeron, estuvo la nobleza de nuestros atletas y, en lo personal, fuimos fieles testigos de su entrega por representar al país de la manera más decorosa posible.

Esperemos que Río 2016 sea diferente y que para esta justa logremos más que una simple participación o la meta de muchos, que es la de cumplir con su marca, cuando lo que se necesita es un salto cualitativo y cuantitativo mayor. Todo es posible si preparamos adecuadamente con nuestros mejores atletas este nuevo ciclo olímpico que comenzó con el adiós a Londres 2012.

La columna de Fernando Nürnberg Director Facetas Deportivas

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia