Polideportivo

Mujer, periodista y presidenta

Es hija, esposa y madre; además, periodista, profesión en la que dirige una publicación deportiva; sin embargo, hay un hecho inédito no menor: Ana María Pereyra es la presidenta del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz, en el que destaca en un mundo con mayoría masculina.

La periodista Ana María Pereyra en La Paz, cuando hizo el anuncio de la Corrida Internacional de Santa Cruz la semana pasada. Alejandra Rocabado

La periodista Ana María Pereyra en La Paz, cuando hizo el anuncio de la Corrida Internacional de Santa Cruz la semana pasada. Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Aempértegui / La Paz

00:25 / 19 de octubre de 2015

Es hija, esposa y madre; además, periodista, profesión en la que dirige una publicación deportiva; sin embargo, hay un hecho inédito no menor: Ana María Pereyra es la presidenta del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz, en el que destaca en un mundo con mayoría masculina.

La presencia femenina en el periodismo deportivo en Bolivia va creciendo. En el caso de Pereyra, su salto es mucho mayor porque dirige la agrupación de los periodistas cruceños, un círculo que, por su actividad y emprendimientos, es de los mejores en el país.

“Uno de los momentos más importantes en mi vida fue la elección de presidenta del Círculo. Dirigir a colegas varones es un honor y un orgullo. Sin duda que las mujeres no tenemos ningún tipo de fronteras por más masculino que sea un sector o ambiente de trabajo”, dice Pereyra.

Ella no tiene límites y busca mayores objetivos. Considera que al margen del talento y la capacidad que tiene cualquier mujer, ésta suele agregarle amor a lo que hace y por eso muchas veces marca la diferencia.

“Creo que porque mostré responsabilidad, sacrificio y preparación (fui elegida presidenta); la verdad es que nunca me hicieron sentir eso de ser mujer en un ambiente dominado por varones. No tuve problemas ni con deportistas, dirigentes y menos con colegas en el rubro”.

Está agradecida con los periodistas varones cruceños, de quienes dice que aprendió bastante.

“No viví ninguna mala experiencia en el periodismo deportivo y tampoco ahora en la dirigencia por mi condición de mujer, más al contrario, sentí respeto y consideración. Yo soy respetuosa, franca y trabajadora, y eso mismo he recibido”.

Afirma que le cuesta el doble o hasta el triple de sacrificio el no descuidar su hogar y atender sus otras ocupaciones. “Es muy ‘sacrificadingo’, acabo exhausta. Siempre estuve pendiente de mis hijos y no los descuidé. Creo que la mujer puede multiplicarse, aunque es duro”.

Con alegría recuerda que también fue Miss Deporte y participó en concursos de belleza, al margen de trabajar como modelo.

Pereyra cuenta que a fines de los años 80 fue elegida Reina del Deporte Cruceño, ese título le permitió conocer todas las competencias deportivas durante cuatro años, ya que asistía invitada a los eventos, y cuando salió bachiller le ayudó a decidirse por estudiar Comunicación Social y abocarse al deporte.

Mientras estaba en la universidad trabajó muchos años como presentadora del programa de televisión Facetas deportivas, conducido por Fernando Nurnberg. Y a medida que pasaron los años, creó el programa Deportivo 90 en radio Grigotá. Una vez que se tituló como periodista se dio cuenta de que en Santa Cruz no había una revista deportiva y dio luz a De primera.

Por su constante inquietud, sin duda es una periodista deportiva dinámica.

Es hija, esposa y madre; además, periodista, profesión en la que dirige una publicación deportiva; sin embargo, hay un hecho inédito no menor: Ana María Pereyra es la presidenta del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz, en el que destaca en un mundo con mayoría masculina.

La presencia femenina en el periodismo deportivo en Bolivia va creciendo. En el caso de Pereyra, su salto es mucho mayor porque dirige la agrupación de los periodistas cruceños, un círculo que, por su actividad y emprendimientos, es de los mejores en el país.

“Uno de los momentos más importantes en mi vida fue la elección de presidenta del Círculo. Dirigir a colegas varones es un honor y un orgullo. Sin duda que las mujeres no tenemos ningún tipo de fronteras por más masculino que sea un sector o ambiente de trabajo”, dice Pereyra.

Ella no tiene límites y busca mayores objetivos. Considera que al margen del talento y la capacidad que tiene cualquier mujer, ésta suele agregarle amor a lo que hace y por eso muchas veces marca la diferencia.

“Creo que porque mostré responsabilidad, sacrificio y preparación (fui elegida presidenta); la verdad es que nunca me hicieron sentir eso de ser mujer en un ambiente dominado por varones. No tuve problemas ni con deportistas, dirigentes y menos con colegas en el rubro”.

Está agradecida con los periodistas varones cruceños, de quienes dice que aprendió bastante.

“No viví ninguna mala experiencia en el periodismo deportivo y tampoco ahora en la dirigencia por mi condición de mujer, más al contrario, sentí respeto y consideración. Yo soy respetuosa, franca y trabajadora, y eso mismo he recibido”.

Afirma que le cuesta el doble o hasta el triple de sacrificio el no descuidar su hogar y atender sus otras ocupaciones. “Es muy ‘sacrificadingo’, acabo exhausta. Siempre estuve pendiente de mis hijos y no los descuidé. Creo que la mujer puede multiplicarse, aunque es duro”.

Con alegría recuerda que también fue Miss Deporte y participó en concursos de belleza, al margen de trabajar como modelo.

Pereyra cuenta que a fines de los años 80 fue elegida Reina del Deporte Cruceño, ese título le permitió conocer todas las competencias deportivas durante cuatro años, ya que asistía invitada a los eventos, y cuando salió bachiller le ayudó a decidirse por estudiar Comunicación Social y abocarse al deporte.

Mientras estaba en la universidad trabajó muchos años como presentadora del programa de televisión Facetas deportivas, conducido por Fernando Nurnberg. Y a medida que pasaron los años, creó el programa Deportivo 90 en radio Grigotá. Una vez que se tituló como periodista se dio cuenta de que en Santa Cruz no había una revista deportiva y dio luz a De primera.

Por su constante inquietud, sin duda es una periodista deportiva dinámica.

Perfil: Ana María Pereyra de Saucedo

Fecha de nacimiento: Santa Cruz, 26 de julio.

Familia: Benjamín (esposo); Benjamín y Hugo (hijos).

Es la primera mujer periodista elegida como presidenta del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz, en 63 años de existencia institucional. “Ojalá vengan más mujeres”, dice.

‘De primera’ es el ‘tercer hijo’ al que le da su atención

Su ambiente de trabajo no es el hogar, una fábrica o una oficina, sino los estadios y los campos deportivos en donde cumple su labor periodística todas las semanas del año. Esa actividad le permitió a Ana María Pereyra iniciar hace diez años su propio proyecto, la revista deportiva De primera.  

Ella sostiene que es su “tercer hijo”, por la atención que hay que darle, además se trata de la revista deportiva más antigua en la capital cruceña, que se difunde de manera ininterrumpida.

“Mis hijos y mi esposo me entienden y son mi complemento, porque no cualquiera comprende el ritmo de un periodista deportivo, sin fines de semana, con noches de fútbol, muy distinto al resto, yo diría con un gran plus de sacrificio; pese a ello, igual me animé a sacar la revista y es el sacrificio de todo un equipo para ofrecer lo mejor”, destaca.

La publicación mensual de la revista le permitió crear el Botín de Oro, galardón que se entrega anualmente al máximo goleador de la temporada de la Liga.“Ya entregamos bastantes botines en galas especiales realizadas en La Paz y Santa Cruz. Es una manera de incentivar a nuestros jugadores, es otro logro de nuestra labor”.

Por estos días, Pereyra está  abocada a la organización de la XV Corrida Internacional Santa Cruz de la Sierra, un evento tradicional del Círculo de Periodistas Deportivos de Santa Cruz como un aporte al ámbito deportivo cruceño y del país.

Fue Miss Deporte, Miss Santa Cruz y Miss Bolivia

Indica que las mujeres pueden dedicarse a diversas actividades a la vez e igual responden y logran éxitos. Ana María Pereyra es hoy una destacada periodista, y antes compitió en certámenes de belleza con igual éxito.

A mediados de los años 80 fue elegida Miss Deporte Cruceño; luego, en 1988, fue Miss Santa Cruz y por último Miss Bolivia, lo que le permitió competir en un Miss Universo.

“Fueron experiencias muy hermosas. Al inicio lo pensé bastante porque no me gustaban los concursos, sin embargo, finalmente me animé después de una evaluación con la familia”, recuerda la periodista.

Ella lo asumió como un complemento a su formación integral como persona. También le permitió conocer mucho Bolivia e ir al exterior, además de tener contacto con el pueblo y con las autoridades.

‘Ser Miss me motivó a prepararme más. Incluso hice el programa Santa Cruz de Feria, sobre la Expocruz”, rememora.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia