Polideportivo

Un año de conflictos y esperanza

La luz al final del túnel para el Comité Olímpico Boliviano (COB) apareció en el último trimestre de 2012, con la elección de Álvaro Guzmán como nuevo presidente, después de que gran parte del año transcurriera en un clima de tensión y constantes críticas a la gestión de Édgar Claure, cuyo mandato finalizó en septiembre.

Dirigentes. Álvaro Guzmán (izq.) sucedió a Édgar Claure (der.) en la presidencia del Comité Olímpico Boliviano.

Dirigentes. Álvaro Guzmán (izq.) sucedió a Édgar Claure (der.) en la presidencia del Comité Olímpico Boliviano. Foto: La Razón

La Razón (Edición impresa) / Marcos Bonilla

23:55 / 24 de diciembre de 2012

Las mutuas acusaciones de malos manejos económicos entre el extitular del COB y su tesorera, Silvia Crespo, que agudizaron en los días previos a la presencia boliviana en los Juegos Olímpicos de Londres (27 de julio-12 de agosto), marcaron el andar de la entidad en buena parte del año.

Crespo y Guzmán lideraron el grupo opositor a Claure, que, sin embargo, dos años antes habían formado un bloque para ponerle fin a un largo mandato de Jorge España.

La oposición, al margen de las persistentes denuncias de malos manejos económicos, le criticó a Claure la conducción unilateral, la falta de asambleas y sobretodo el autoritarismo con el que manejó la entidad.

Se tuvo que convocar a una asamblea extraordinaria, que se realizó el 5 de septiembre, para terminar con el fuego cruzado entre los dirigentes. En ese encuentro tanto Claure como Crespo presentaron sus informes de gestión, además se conocieron los resultados de una auditoría externa encomendada a la empresa PricewaterhouseCoopers.

Para ponerle freno a la crisis del olimpismo boliviano no sólo fue necesario convocar a la Asamblea, también la intervención del Comité Olímpico Internacional (COI), de la Odepa (Organización Deportiva Bolivariana) y de Solidaridad Olímpica.

En ese encuentro se debilitó aún más la gestión de Claure. La mayoría de los 25 presidentes asistentes a la reunión, de la que también participaron los observadores internacionales, no estuvo de acuerdo con que continúe al frente del olimpismo; además 15 federaciones rechazaron su informe de gestión y la mayoría estuvo de acuerdo con llamar a elecciones para el 5 de octubre y renovar la totalidad del directorio.

Tampoco el informe de Crespo mereció la aprobación de los asistentes.

Claure renunció a su cargo, pero puso como condición presentarse a las elecciones del 5. Así fue.

Los resultados de la auditoría externa no esclarecieron el manejo económico de la institución, pues según los dirigentes que estuvieron presentes, más que conocer detalles de los movimientos económicos se limitó a poner en evidencia sus debilidades y se recomendó que a futuro sean manejados de manera transparente para beneficio de la institución.

En el acto eleccionario Guzmán, también titular de la Federación de Tenis, fue elegido como nuevo titular del COB, recibió el respaldo de 15 de las 24 federaciones asistentes. Su mandato se prolongará hasta julio de 2014, pues sólo completará la truncada gestión Claure.

Como se dijo entonces, Guzmán tiene una difícil misión: devolverle al COB la credibilidad perdida por los supuestos malos manejos de su antecesor y de gestiones anteriores.

La columna de Marcos Bonilla Redactor de Marcas La Razón

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia