Polideportivo

A sus 77 años Burgoa aún es un apasionado

Hincha de Bolívar desde sus ocho años, ganó el Gran Premio en 1966

Paceño. Jorge Burgoa, expiloto y actual dirigente de Bolívar.

Paceño. Jorge Burgoa, expiloto y actual dirigente de Bolívar. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón / Eugenio Aduviri / La Paz

01:34 / 02 de enero de 2012

Jorge Burgoa Alarcón cumplió ayer 77 años (1 de enero 1935), fue uno de los protagonistas del Rally Londres-México.

Willy Bendeck, en cambio, falleció cuando competía en una carrera en Santa Cruz al año siguiente de esa prueba internacional.Mientras que Dieter Hubner —quien actualmente radica en La Paz— siguió compitiendo y fue uno de los grandes campeones del automovilismo boliviano.

Cuando en 1970 corrió el rally, Burgoa ya tenía título de abogado. Actualmente es presidente del Tribunal de Honor del club Bolívar, elegido junto con Mario Paz  Zamora, Iván Alemán, Guillermo Monje, Alfredo Rojas y Fernando Rivera.

Afirma que es hincha del club académico desde sus ocho años, cuando comenzó como cuidador de ropas y controlador de planillas de los jugadores en el estadio Teniente Andrada. Estuvo en  la “operación retorno” del plantel  luego del descenso y llegó a la vicepresidencia del club, cuando Jorge Lonsdale era el presidente.

Su pasión por el automovilismo se inició en 1960, debutó en el Circuito Ciudad de La Paz en El Alto, en un Ford. En 1966 ganó de punta a punta el Gran Premio Nacional. Además se adjudicó las Vueltas a los Yungas de 1967 y 1968.

“Tuve más alegrías en el deporte que en la política”, dice, pues fue ministro de Trabajo en el gobierno de Juan Pereda y alcalde de La Paz en 1990 (Jaime Paz Zamora).

Recibidos como héroes en el país

La participación de Bendek, Hubner y Burgoa en el Rally Internacional Londres-México 1970 despertó una gran euforia en el país, empezando por el presidente gral. Alfredo Ovando Candia, cuyo avión sirvió para transportar algunos repuestos.

Tras ingresar por La Quiaca a territorio boliviano, la carrera pasó por Potosí, Oruro y La Paz, y siguió hacia Desaguadero para continuar por el Perú.

“El Presidente Ovando nos dijo que su avión privado nos iba a llevar repuestos. Llegamos a un acuerdo con el piloto para que su seña sea llegando a cada aeropuerto mostrando la bandera nacional. Cuando estábamos en Ecuador, el avión volaba y hacía sus señas. Fue otro apoyo espiritual”, afirma.

Burgoa contó que la fiesta “era increíble en las rutas del país”, incluso en Iscayachi tuvieron que bajarse del auto para bailar, comer y festejar con la gente del lugar que les brindaba su cariño.

“Cuando llegamos acá (a La Paz) en el Palacio de Gobierno nos dieron la condecoración por el esfuerzo que hicimos en la travesía.

También nos dijeron que nos  iban a reconocer como a los campeones sudamericanos del 63 (de fútbol) pero no pasó nada de eso”.

Fue la primera vez y la última que se desarrolló un Rally Mundial por esas rutas, porque luego ya no hubo otro similar”.

Burgoa todavía recuerda que cuando los tres llegaron al país después de concluida la carrera, tuvieron que hacer una gira por varios departamentos para ser reconocidos: “Estuvimos en Beni, Santa Cruz, Cochabamba, en todo lado. Fue una seguidilla de fiestas.  La gira duro entre 15 a 20 días tras el Rally”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia