Polideportivo

‘El deporte amateur está relegado’

Gloria Rodolfo Aliaga es un histórico del deporte boliviano. Ve con pena el olvido que sufren varias disciplinas

La Razón / MARCOS BONILLA / LA PAZ

03:38 / 16 de julio de 2012

Rodolfo Aliaga Saravia, una de las glorias de nuestro deporte, cumple hoy 75 años (La Paz, 16 de julio de 1937). Fue uno de los mejores, sino el mejor jugador boliviano de básquetbol de todos los tiempos. También brilló en el voleibol y tuvo su paso por el fútbol. Un deportista polifacético de los que hoy en día no existen.

Le tocó vivir la mejor época del básquet en el país, y la “época de oro del deporte boliviano”, que —según cuenta— se extendió entre las décadas del 50, 60 y 70. Ahora ve con dolor y pena que el deporte amateur haya sido relegado por completo.

 “Me alegro de haber estado ligado al deporte en ese tiempo, porque en general todas las disciplinas como el fútbol, voleibol, básquetbol, automovilismo, boxeo, el golf, te-nían un buen nivel. Había excelentes equipos, excelentes jugadores que destacaban no solamente en nuestro medio, también cuando les tocaba ir al exterior”.

En cambio ahora es diferente. La mayoría del deporte está olvidado y es un convencido de que en gran medida es “por la dejadez de los dirigentes deportivos” y también “por el poco interés de la juventud en practicar los otros deportes”.

Considera que “son los dirigentes los que tienen que ver la forma de planear una estrategia, dar algún incentivo, para que la gente se dedique a practicar todas las disciplinas deportivas y éstas no sea relegadas”.

Es un “lástima” que al básquetbol, al voleibol y a las otras disciplinas “no se les dé el lugar que le corresponde”. Recuerda, por ejemplo, que “habían excelentes boxeadores como Cornelio Yapura. El boxeo llenaba el coliseo y ahora no sé qué pasa”.

Lo mismo ocurría con el atletismo, “habían atletas de prestigio como Johnny Pérez, montón de gente que se podría nombrar. En el golf, los hermanos Corzo; en el tenis Pacho Gorostiaga, y así tantos otros deportistas que han hecho una época excelente en nuestro deporte en Bolivia; sin embargo ahora no se nombra, no se resalta, no hay ninguna noticia positiva en nuestras disciplinas”.

Cree que la prensa deportiva también tiene algo que ver en lo que sucede, porque “le pone mucho énfasis al fútbol; y en otras disciplinas han bajado sus publicaciones y sus comentarios”.

¿La solución? Cambiar las estructuras del deporte boliviano, “se necesita gente joven, a nivel de dirigentes, que tengan otra visión de nuestro deporte”.

También se debe aprovechar que ahora se cuenta con mayor infraestructura, pues en su época de deportista la infraestructura era casi inexistente. “Veo con satisfacción que este Gobierno está dotando de campos deportivos, tanto canchas de fútbol como complejos deportivos. De manera que los dirigentes no tienen que quedarse con los brazos cruzados”.

Empezó jugando al fútbol

No obstante de que es considerado un símbolo del básquetbol boliviano, ídolo de Ingavi y destacado futbolista de la selección boliviana, Rodolfo Aliaga empezó jugando al fútbol en su barrio: Miraflores. Recuerda que fue en 1946, cuando todavía era un niño. “Junto con un grupo de amigos empezamos a practicar el deporte. Lo hacíamos desde las 06.00, con las famosas tejetas”.

Su primer Club fue Always Ready en un campeonato nacional infantil, que se jugó “en los ruedos del Olympic, en San Pedro, donde llegué a obtener mi primera distinción con un diploma de ese campeonato”.

Varios años después fue invitado a jugar en la Primera División del Club Ingavi, que entonces militaba en la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP).

Su pico más alto como futbolista llegó entre 1967 y 1968, cuando integró el primer plantel de The Strongest. Una lesión en la columna lo obligó a dejar el fútbol.

Sus primeros pasos en el básquetbol los dio en su colegio: La Salle. El destacado Roberto Ayllón Chávez fue uno de sus descubridores, quien la primera vez que lo vio jugar le dijo que tenía pasta de basquetbolista.

Así empezó su exitosa carrera en el básquet. Su primer equipo fue La Salle, brilló en Ingavi y también en la selección nacional.

En 1956 también empezó a incursionar en el voleibol. Fue invitado a jugar en el club Sportmen, en el primer campeonato oficial que se jugó en La Paz.Igualmente destacó en esa disciplina, lo que le llevó a ganar varios campeonatos paceños con su equipo y posteriormente ser llamado a la selección nacional.

Un agradecido de su familia y de Roberto Ayllón Chávez

Todos los reconocimientos y logros que Rodolfo Aliaga  ha conseguido en su carrera deportiva y también en el plano profesional  los atribuye a su familia, a la que siempre se refiere con mucho cariño. También tiene palabras de agradecimiento para Roberto Ayllón Chávez, otro destacado del básquetbol y el hombre que lo descubrió.

“Soy inmensamente feliz por haber llegado a la cumbre, a lo que yo me había propuesto como deportista, he adquirido varias experiencias, he tenido momentos muy felices como también momentos amargos; pero lo principal es que cumplí con la meta que me había trazado, especialmente para felicidad de mi familia”.Cuenta que sus padres (César Aliaga y Betty Saravia) fueron los primeros en respaldarlo, los que siempre lo incentivaron. Se acuerda que fueron sus papás los que compraban periódicos “y me hicieron unos álbumes muy lindos que los tengo en mi casa”.

También recibió el apoyo de sus hermanos, su esposa Lucy Delgado, quien ya falleció, y posteriormente de sus hijas: Ximena, Alexandra, Karina y Jaqueline. Aunque no lo vieron jugar. expresa que por sus nueve nietos y su bisnieta “doy mi vida”.

No se olvida de agradecer a su maestro Roberto Ayllón, “a quien le debo mucho”, y también reconoce que “la prensa ha sido uno de los pilares de mi actividad deportiva, que me dio aliento con sus comentarios”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia