Marcas

La vuelta al mundo de Paulinho

Pese a estar ya en la lejana Guangzhou, Paulinho siguió con mucha atención la elección del nuevo seleccionador en 2016. Socios en los mejores años del Corinthians, sabía que podía entrar de nuevo en el radar, y subió el ritmo.

Paulinho.

Paulinho. Foto: AFP

La Razón Digital / Rosa Sulleiro, AFP / Sochi, Rusia

23:05 / 14 de junio de 2018

Hace tres años, Paulinho se marchó a China a curarse las heridas. Quería alejarse de todo, de su fracaso en el Tottenham, de la vergüenza del 7-1 y de las constantes dudas sobre una carrera que un día también él quiso parar. Hasta que llegó Tite y lo cambió todo.

Pese a estar ya en la lejana Guangzhou, Paulinho siguió con mucha atención la elección del nuevo seleccionador en 2016. Socios en los mejores años del Corinthians, sabía que podía entrar de nuevo en el radar, y subió el ritmo.

En Asia había conseguido el dinero y la tranquilidad que buscaba tras dos años negros, pero apenas superados los 25 a este volante imprevisible todavía le quedaba mucha pólvora.

"Cuando salí del Tottenham hacia China sabía que iba a distanciarme, pero mi mayor objetivo era jugar", contó el miércoles desde Sochi.

Después de la llegada del profesor Tite no es que comenzara a trabajar más. Mantuve mi alto nivel en China porque tenía la seguridad de que sería observado".

Y no se equivocó.

Cumplido su destierro con Dunga, Tite le llamó en su primera lista, la de su delicado debut en las eliminatorias y con la 'canarinha' fuera de los puestos para Rusia.

Una decisión que sorprendió a muchos, que ya daban a Paulinho por amortizado para la primera línea, como los hinchas del Tottenham que le nombraron el peor fichaje de la historia de su club en la revista FourFourTwo.

'Único'

Pero no era la primera vez que el 'Indio', como le llamaban de pequeño por sus orígenes indígenas, convivía con la desconfianza. De hecho fue su compañera durante gran parte de una carrera que, como tantos otros brasileños, comenzó en una escuela de fútbol sala de Sao Paulo y le llevó a probar en la liga de Lituania y Polonia siendo todavía un adolescente.

Fueron los primeros fracasos para este centrocampista de gesto duro, que regresó a casa sin dinero ni ganas de seguir.

"En ese momento, pensé en dejarlo", contó en un reportaje emitido por la TV Globo.

Aunque no lo hizo. Fichó por el modesto Bragantino y acabó en el Corinthians, el equipo del alma de su familia. Allí coincidió con Tite y ambos se hicieron protagonistas de la temporada histórica de 2012, cuando el 'Timao' conquistó la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes, creando una conexión que les ha traído hasta Rusia.

"Paulinho es un jugador único y especial", escribió recientemente el técnico en la revista The Players' Tribune.

"Hay una broma entre los jugadores de la selección brasileña, siempre que estamos entrenando centros al área grande, nuestros atacantes dicen: 'Ok, haremos lo máximo para llegar hasta el balón, pero sabemos que, no importa lo que pase, Paulinho va a llegar de la nada y marcará gol", contó.

Hundido

Impulsado por el éxito en el Corinthians, Paulinho fue una de las estrellas del triunfo eufórico de la Copa Confederaciones de 2013. Todo le sonreía por fin al hijo de doña Érica, que fue fichado por el Tottenham, antes de que empezara a torcerse su suerte.

Su llegada a Londres no fue fácil y ya regresó tocado para el Mundial de 2014, donde perdió la titularidad y la confianza de una hinchada cada vez más crítica.

Eso no le impidió salir a ocupar el lugar de Fernandinho cuando Brasil ya perdía 5-0 contra Alemania en las semifinales del Mundial. Jugó 45 minutos para el olvido y quedó marcado de por vida.

"[Después de aquello] No puedes estar bien, me di cuenta de que iba a estar así durante un tiempo", contó sobre su abatimiento.

Harto, buscó refugio en China, hasta que Tite le trajo de vuelta, y él respondió con números. Se puso en forma, le refrescó la memoria a los brasileños con su triplete contra Uruguay y llega al Mundial como tercer artillero de la era Tite.

La espectacular resurrección de la Seleçao le puso en el radar del Barcelona, que la temporada pasada pagó 40 millones de euros para traerle de China ante la sorpresa general.

Una vez más, su vida daba un giro inesperado y rodeado de dudas.

"Mi carrera siempre fue así, superando adversidades. En varios sitios hubo desconfianza, crítica, pero nunca dejé de ser profesional y respetar a todos. Es difícil llegar a la selección, pero ahora también es difícil salir", afirmó el miércoles.

En el mejor momento de su vida, Paulinho ya no quiere irse a ninguna parte. (14/06/2018)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos