Mundo

Argentina sanciona leyes de identidad y eutanasia

Derechos. El país ya legisló en 2010 el matrimonio igualitario

eLLAs. La ley de identidad sexual les permite elegir entre ‘él’ y ‘ella’.

Ellas. La ley de identidad sexual les permite elegir entre ‘él’ y ‘ella’.

La Razón / AFP - Buenos Aires

00:00 / 13 de mayo de 2012

La aprobación por parte del Congreso argentino en una sola jornada de las leyes de identidad de género y de muerte digna profundiza los derechos individuales en un país que dio un paso clave en 2010 al legislar el matrimonio para personas del mismo sexo.

“Los dos temas constituyen un abordaje en la reafirmación de la autonomía y de los derechos individuales”, dijo a la AFP la senadora oficialista Sonia Escudero, presidenta de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.

La funcionaria estimó que estas normas reflejan “una ampliación de la conciencia de los ciudadanos” sobre temas como el que afecta a la comunidad transexual y travesti, al advertir que en Argentina está integrada por “unas 22 mil personas, que tienen una esperanza de vida de 35 años y de las cuales el 97% están en estado de prostitución”.Género. La Ley de Identidad de Género, que autoriza a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido, fue sancionada la noche del miércoles por el Senado con 55 votos a favor, una abstención y ninguno en contra, tras haber sido votada en noviembre por la Cámara de Diputados.

Una vez que entre en vigencia, el cambio de sexo, ya no necesitará el aval de la justicia para ser incluido en la cédula de identidad. Los servicios médicos deberán incluir operaciones y tratamientos para la adecuación del cuerpo.

“Esta ley ‘despatologiza’ (dejar de considerar patológico), descriminaliza, devuelve y reconoce derechos vulnerados”, destacó a la AFP la psicóloga María Eva Rossi, una travesti de 45 años que se dedica a la docencia en un instituto de formación en su natal Bahía Blanca, una muy conservadora ciudad de 300 mil habitantes, a 630 km al sur de Buenos Aires.

Esta “formadora de formadores”, como se define, que en 2010 presentó sin suerte un recurso de amparo para poder cambiar su sexo y nombre en su carnet de identidad, espera que entre en vigencia esta ley para dejar oficialmente de llevar nombre de varón.

María Eva, quien eligió su nombre inspirada en su abuela que la dejaba disfrazarse de mujer, en la enfermera que le puso las inyecciones de hormonas, en la mítica Eva Perón y en la primera mujer según la Biblia, se dio cuenta de su identidad en 2010 tras vivir como “varón gay” durante 40 años en Buenos Aires y Nueva York. Alivio para los enfermos terminalesLa ley de ‘muerte digna’ permite evitar el dolor de prolongar la vidaAFP - Buenos Aires

El Senado sancionó por unanimidad el miércoles la ley de “muerte digna”, que otorga a los pacientes con cuadros terminales e irreversibles el derecho a rechazar procedimientos que prolonguen la vida, pero produzcan dolor y sufrimientos.

   La norma contempla las llamadas “directivas médicas anticipadas” con las que el paciente consiente o rechaza determinados tratamientos médicos.   “Esta ley es buena porque apunta a proteger y respetar la voluntad de la persona cuando no puede ejercerla”, señaló Juan Carlos Tealdi, especialista en Bioética, quien advirtió, no obstante, que se debe trabajar “para cambiar una cultura y los mitos, porque la ley no es mágica”.

   En cambio, Nicolás Lafferriere, director del Centro de Bioética, Persona y Familia, cercano a la Iglesia Católica, advirtió: “No matar. Respetar la inviolabilidad de la vida humana y que prohíbe toda acción dirigida a quitar deliberadamente la vida”.

   La ley de “muerte digna” se sancionó bajo impulso de casos mediáticos como el de Melina González, una joven de 19 años que en estado terminal clamaba por “una medicina humanizada”.

   “Es un día muy especial después de haber padecido un calvario y de peregrinar y enfrentarme con una sociedad necia e hipócrita”, dijo Susana Bustamante, madre de Melina. El sexo y la muerte en la vida políticaEn una misma semana, en los dos extremos del continente americano, dos pronunciamientos políticos demostraron la centralidad del respeto de los derechos humanos más fundamentales, el de vivir y morir, para la supervivencia y la aprobación política de los gobernantes. A la sanción sin un solo voto en contra en la República Argentina de las leyes de Identidad de Género y de Eutanasia (etimológicamente, “buena muerte”, en griego) se sumó la declaración pública, en televisión, mirando a cámara, del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a favor de que dos personas del mismo sexo puedan casarse.

La Argentina ya ha votado esa ley. Que es una simple reforma del Código Civil:  los cónyuges pueden casarse, sin el requisito de que sean de distinto sexo. Es por ello que el matrimonio se ha vuelto una institución abierta a todas y   a todos: se ha vuelto “igualitario”. No le faltaron, al demócrata Barack Obama que busca su reelección presidencial el 6 de noviembre contra un rival republicano y homofóbico, Mitt Romney, las acusaciones de oportunismo. Pero también tiene qué perder, porque el voto homofóbico es muy disciplinado. En otro plano, en el partido opositor, el Republicano, ya se oyen voces de que deben humanizarse: en el respeto a la vida humana está su propia sobrevida política. Alfredo Grieco es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia